Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición clama por que el Gobierno vaya a aprobar más recortes sin debate

El Congreso espera un pleno extraordinario en julio para convalidar decretos

Ampliar foto

Va a ser un verano de mucho trabajo en el Gobierno. Esta es la previsión del portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, que sabe por qué lo dice. No hay concreción de los planes inminentes del Gabinete de Mariano Rajoy pero sí que habrá reformas aprobadas en Consejo de Ministros en el mes de julio que el Parlamento tiene inexorablemente que convalidar. En fuentes parlamentarias se da por seguro que la subida del IVA y las reformas de la Administración se plasmarán en sendos decretos que el Gobierno aprobará en su reunión del Consejo del próximo día 20. A partir de esa fecha, el Parlamento tiene 30 días para su convalidación. Ante este marco, los grupos de oposición han puesto preventivamente el grito en el cielo. “No debería haber ni un solo recorte más sin debate; el presidente tiene la legitimidad de las urnas pero no tiene la legitimidad política de aprobar recorte tras recorte sin debate alguno”. Esta es la queja de los portavoces de Izquierda Plural (IU, ICV, CHA), Joan Coscubiela y José Luis Centella.

La liebre la soltó el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al anunciar el lunes en Sevilla, en un acto de partido, que ahora va a “pisar el acelerador” de las reformas. En efecto, se refiere a los nuevos decretos ley que tiene en marcha. Puede aprobarlos con su mayoría pero no puede impedir la queja sonora de la oposición, irritada al vislumbrar la aprobación de nuevas reformas cuando no ha habido ocasión de debatir los recortes de sanidad y educación, ni de celebrar el debate del estado de la nación, ni sobre la intervención de Bankia.

El ansia de debatir de todo lo pondrá de manifiesto la oposición al completo en la comparecencia obligatoria del presidente del Ejecutivo el próximo día 11, para dar cuenta de la pasada cumbre europea de los días 28 y 29 de junio.

Los portavoces consultados reconocen que tratarán de sacar a esa jornada de debate el máximo rendimiento. Así, el presidente del Gobierno, aunque abrirá el debate con la narración y resultados de esa cumbre, en la que en principio España e Italia, con ayuda de Francia, vencieron las resistencias de Alemania sobre el rescate bancario, debe estar preparado para un examen de todas las reformas. La oposición, además, le preguntará por los recortes previstos para pocos días después. “El Gobierno ha incumplido con su obligación de explicar medidas de gran calado económico y que afectan a todos”, como “la ayuda europea a la banca o los decretos sobre sanidad y educación”, se queja Soraya Rodríguez, portavoz del Grupo Socialista.

No parece que en el debate europeo del 11 de julio se vaya a satisfacer la curiosidad sobre qué es lo próximo que viene en materia de ajustes. El presidente tiene previsto extenderse sobre las intensas jornadas de los días 28 y 29 con forcejeo hasta la madrugada con final aparentemente feliz para España, como ha adelantado el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso. Los grupos supieron en la Junta de Portavoces que la semana siguiente, entre el 17 y el 19, habrá un pleno con sesión de control al Gobierno.

"El presidente tiene la legitimidad de las urnas pero no tiene la legitimidad política de aprobar recorte tras recorte sin debate alguno”, se quejan los grupos de izquierda

Después, los diputados estarán pendientes de que se les convoque a otra sesión plenaria para convalidar los decretos con las nuevas medidas. “Estaremos de guardia”, reconocen en el Grupo Popular sin precisar más. “En julio vendrán nuevas vueltas de tuerca para los derechos de los ciudadanos”, prevé Joan Coscubiela, de Izquierda Plural.

Más información