Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro mineros se encierran en el Ayuntamiento de Cangas de Narcea

"Son padres de familia que están defendiendo su futuro y su trabajo", afirma el alcalde, del PP

En el día en el que las cuencas mineras están llamadas a la huelga general, cuatro mineros solicitaron esta mañana encerrarse en el Consistorio de Cangas de Narcea, en Asturias, y el alcalde, del PP, les ha cedido el salón de plenos. Estos trabajadores afirman que no se irán hasta que se solucione el conflicto de la minería y el regidor, José Luis Fontaniella, ha afirmado a este diario que podrán quedarse “bajo la premisa de que no interfieran en la función del Ayuntamiento y sabiendo que son padres de familia que están defendiendo su futuro y su trabajo”.

Cuando la Corporación necesite ese espacio, los cuatro trabajadores deberán salir al pasillo hasta que vuelva a quedar libre. Será el único momento en el que abandonarán el salón, en el que llevan desde las once de la mañana. “Hemos decidido encerrarnos aquí para ver si así nos hacen caso”, apunta Óscar Argüelles en una conversación telefónica. Él y sus tres compañeros son vecinos de Cangas de Narcea y aseguran contar con el apoyo de toda la comarca. Durante el tiempo que mantengan la protesta, familiares y amigos les abastecerán de lo que necesiten. Óscar tiene la esperanza de que medidas como esta sirvan para solucionar el conflicto en la minería del carbón.

Ese conflicto viene derivado de la decisión del Gobierno central de recortar este año las subvenciones al carbón en un 63%. Preguntado por la medida adoptada por su partido, Fontaniella afirma que la entiende porque el Ejecutivo “está ajustando todo lo que puede para sacar el país adelante y poder crear empleo”. Reconoce sin embargo que en su municipio, “la economía y el empleo pasan por la minería y la agricultura” y que en este caso, él se debe a sus ciudadanos.

Este encierro en Cangas de Narcea se suma a los que los mineros mantienen en los pozos Candín y Santiago, en Asturias, y en el pozo Santa Cruz del Sil, en León. Otros trabajadores del sector están encerrados en la Delegación de la Junta de Castilla y León en Palencia y en la Diputación de León.