Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE reclama un pacto de “unidad nacional” ante Bruselas y los mercados

Propone un frente político, social y empresarial para recuperar la marca España

Rubalcaba ya ha hablado con CiU y tanteará ahora al resto de grupos

El PSOE votará a favor del plan de austeridad europeo, pero pide cambios

Valenciano admite que algunas decisiones del Gobierno de Zapatero fueron "un error"

El PSOE reclama un pacto de “unidad nacional” ante Bruselas y los mercados Ampliar foto

España está “en su momento más difícil desde la Transición”; Europa, “en proceso de suicidio”. Y hay que actuar rápido porque todo —si la UE se refuerza o desaparece, y si la economía española resiste el acoso de los mercados— se va a decidir ya, “en estas semanas”. Es el diagnóstico de la ejecutiva federal del PSOE, reunida de forma extraordinaria “por la gravedad de la situación”, y que trasladó la vicesecretaria general, Elena Valenciano. A punto de cumplirse una semana de un anuncio de rescate que no parece haber resuelto nada, los socialistas proponen, una vez más, un pacto. En esta ocasión, un gran acuerdo de “unidad nacional” para reivindicar la imagen real de España que implique al PP y al PSOE pero también al resto de grupos parlamentarios, sin exclusiones, y a los sindicatos y la patronal. Esta noche, en Castellón, Valenciano admitió que el PSOE es "parte" de la situación de crisis "gravísima" y ha asegurado que al frente del gobierno "algunas decisiones se tomaron tarde y otras fueron un error".

“En España este es el momento de la unidad nacional. Es increíble que el presidente del Gobierno no llame a todas las fuerzas políticas. Su única respuesta es esconderse. Los socialistas haremos todo lo que esté en nuestra mano para contribuir a esa unidad nacional”, dijo Valenciano. Fuentes del PSOE señalan que debe ser el Gobierno, no la oposición, quien tome la iniciativa de esa especie de frente español unido para responder ante Europa y resistir a los mercados, pero asumen que el PP, con mayoría absoluta aplastante en las instituciones, no siente ninguna necesidad de buscarlo.

Por si acaso, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha empezado a tantear a otros dirigentes políticos de la oposición. Hace dos semanas se reunió con el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, en su despacho de la Cámara baja, y ambos salieron pidiendo públicamente al Gobierno que promueva “grandes acuerdos”. Ahora Rubalcaba se acercará al PNV, UPyD y el grupo de IU-La Izquierda Plural para explorar su posición ante un acuerdo de esa naturaleza, si es que algún día se produce.

En paralelo, otros dirigentes del PSOE se acercan a responsables del PP. El presidente de los socialistas y de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, aprovechó, por ejemplo, la despedida de Javier Arenas como presidente del PP andaluz, anunciada esta semana, para hablar con él el jueves en el Parlamento andaluz y trasladarle esa propuesta de los socialistas de pacto nacional, según fuentes del partido. Y el propio Rubalcaba ha reanudado la comunicación con el presidente Rajoy, aunque no han hablado en los últimos tres días.

Elena Valenciano. ampliar foto
Elena Valenciano. EFE

La oferta de pacto, en cualquier caso, no implica que los socialistas cesen en sus críticas al Ejecutivo. Valenciano arremetió contra la “mezcla de triunfalismo y oscurantismo con la que se ha manejado el presidente” y aseguró que ese comportamiento “ha perjudicado la credibilidad de España”. Añadió que “el presidente ha tomado a los españoles por tontos y les ha contado una fantasía [sobre el rescate] que se ha deshecho en 24 horas”, y concluyó: “Rajoy ha conseguido su primer gran consenso: irritar a todos. A los ciudadanos, a los mercados y a los Gobiernos [de la UE]. Lo que menos necesita España es una crisis de liderazgo”.

El PSOE, que el día que se anunció el rescate lo tachó de “mala noticia”, señala ahora que solo empezará a “surtir efectos positivos” cuando se conozcan las condiciones que lleva aparejadas, porque entonces terminará la incertidumbre. Valenciano apremió al Gobierno a que desvele “de una vez” qué ha negociado o está negociando con Bruselas: “El anuncio de rescate no ha servido para contener el castigo de los mercados. Esa oscuridad [sobre las condiciones] está aumentando la desconfianza y el recelo hacia España”. En lo que sí están de acuerdo los socialistas con el Gobierno es en que “no tiene sentido empezar a hablar de un segundo rescate”, porque el que ya se ha aprobado será “suficiente para recapitalizar el sistema financiero, que es el principal problema”. “España se ha ganado el derecho a que se confíe en ella y no se merece el castigo que está recibiendo”, subrayó la número dos del PSOE.

También tuvo mensajes para la UE, que vive su mayor crisis “en 50 años” y va a decidir en estas semanas “su ser o no ser”. “La cuestión no va a ser más o menos Europa; va a ser: o más Europa, o no Europa”. A la UE le reclamó Valenciano algo parecido a lo que reclama a Rajoy: “una respuesta europea, unida, contundente”. En tres pasos: “un giro en la política económica, con estímulo al crecimiento”; un “salto en la unidad política y económica” para crear una “Europa federal”; y un cambio en sus “farragosos” mecanismos de decisión.

El giro en la política económica que exige el PSOE a la UE no impedirá que el próximo jueves los socialistas voten en el Congreso a favor del pacto fiscal europeo, el documento por el que los países miembros se comprometen a reducir el déficit con medidas de austeridad. Valenciano anunció ese voto favorable, aunque añadió que su grupo presentará una enmienda para que el documento, en una disposición adicional, abogue por las “políticas de crecimiento y empleo”.

La número dos del PSOE no quiso pronunciarse sobre las cruciales elecciones griegas de mañana: “Vamos a esperar a que voten los griegos. Es exagerada la presión que están teniendo. Hay que respetarles. Imagínense que fuéramos nosotros”.