Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
el caso dívar

Revilla: “Si Dívar dice que le hemos invitado a Cantabria, miente”

El expresidente de Cantabria desmonta la coartada de Carlos Dívar sobre uno de sus viajes

El exconsejero de Turismo, quien supuestamente le invitó: "No recuerdo haberlo hecho nunca"

El presidente del Supremo trataba de justificar su primera versión sobre un viaje, también falsa

El expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

Una nueva institución desmonta la coartada de Carlos Dívar sobre uno de sus viajes a cargo del erario. El anterior Gobierno de Cantabria, presidido por Miguel Ángel Revilla, afirma que no invitó al presidente del Tribunal Supremo a ningún acto que justificara su viaje entre el 23 y el 25 de julio de 2010 a esa comunidad —por el que cargó 1.045 euros al presupuesto del Consejo—, tal y como Dívar ha justificado hoy en una nota de la presidencia del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El propio Revilla lo ha confirmado en conversación telefónica con EL PAÍS: “Si ese señor dice que le hemos invitado, miente, porque no es cierto”.

“El viaje comprendido entre el 23 y el 25 de julio de ese mismo año [por 2010], que se menciona en la información aludida, tuvo por objeto atender una invitación oficial de la Consejería de Turismo de Cantabria”, dice el comunicado que Carlos Dívar ha difundido hoy a los medios, después de que este periódico informara de que había aportado datos falsos para justificar otros 12 viajes de fin de semana a cargo del erario. Se trataba de una visita a Santillana del Mar, según Dívar, para la que se alojó en el Parador de Limpias.

La explicación del presidente del Supremo, de hecho, trataba de justificar su primera versión, que también se había demostrado falsa. El presidente del CGPJ había asegurado que viajó a Bilbao entre el 23 y el 25 de julio de hace dos años para asistir a la toma de posesión de Juan Luis Ibarra como nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Pero el acto de toma de posesión de Ibarra, al que sí acudió Dívar junto al lehendakari, Patxi López, se celebró en otra fecha: el lunes 10 de mayo de 2010.

"Si la Consejería de Turismo realizó una invitación oficial al presidente del Supremo, lo lógico es que yo, que era el consejero, estuviera informado"

El presidente del Supremo reconoce, en el comunicado enviado a primera hora de la tarde, que efectivamente el acto de toma de posesión de Ibarra se celebró el 10 de mayo de 2010, y no cuando él había sostenido. A renglón seguido, cambia su versión y afirma que en esas fechas de julio estuvo de visita en Santillana del Mar, localidad cántabra a la que acudió, según escribe, para "atender una invitación oficial de la Consejería de Turismo de Cantabria".

Revilla lo niega de forma rotunda: “Ni yo ni mi consejero de Turismo le hemos invitado. ¡Que nos enseñe la carta!”. El expresidente de Cantabria asegura además que no conoce personalmente a Dívar. “Yo solo le he visto una vez, en el funeral de Leopoldo Calvo-Sotelo”, defiende. “Por Cantabria no lo he visto en mi vida, jamás”, zanja.

El exconsejero de Turismo de Cantabria Javier López Marcano, quien debía haber ordenado la invitación a Dívar, también ha negado a EL PAÍS que lo hiciera. “No recuerdo haberle invitado nunca”, asegura reiteradamente López Marcano. El desmentido del cargo público a quien Dívar atribuye la invitación llega incluso al absurdo: "Si la Consejería de Turismo de Cantabria realizó una invitación oficial al presidente del Supremo, lo lógico es que yo, que era el consejero de Turismo entonces, estuviera informado de ello".

Con la invitación de Cantabria, Dívar trataba de justificar su primera versión sobre uno de los viajes, que también se había demostrado falsa

Otros indicios apuntan a que el viaje oficial de Dívar a esa comunidad no se produjo. Como que no existe ningún comunicado del servicio de prensa del Gobierno de Cantabria del viernes 23 de julio de 2010 (el único día en el que podía haberse producido, porque los otros días en los que supuestamente estuvo fueron sábado y domingo) en el que se mencione.

El presidente del Supremo —cuyo sueldo es de 130.152 euros anuales—cargó como gastos al Consejo por ese viaje el desplazamiento (645,94 euros), el alojamiento (222,18 euros), la manutención (99,7 euros) y las atenciones protocolarias (77,22 euros): 1.045 euros pagados por las arcas públicas. El "cercano Parador de Limpias", en el que Dívar asegura que durmió, está a más de 70 kilómetros de Santillana.

Los Ayuntamientos de Marbella y Málaga también echaron abajo las coartadas de los viajes del presidente de los jueces españoles. Los dos consistorios, ambos gobernados por el PP, no quisieron confirmar a EL PAÍS que el motivo alegado por Dívar para justificar unos gastos endosados al Consejo General del Poder Judicial fuera cierto en cuanto a las fechas y la convocatoria de las que hablaba.

Más información