Política
Micropolítica

El día que el presidente dejó de serlo

Mariano Rajoy ha decido esconderse en el día más importante de su presidencia

Rajoy ha evitado nombrar y pedir el rescate. Pero al final se lo han impuesto, aunque De Guindos niegue que lo es. Le han explicado mal la teoría de los marcos mentales. Omitir la palabra sirve –a veces- para impedir un determinado marco de pensamiento, pero cuando este está muy instalado, el silencio o la ignorancia no sirve para desactivarlo. Todo lo contrario: quedas en evidencia y agudizas la soledad o la desorientación. Y la falta de coraje en las palabras, se convierte en un lastre grave para el liderazgo político.

 El Scrabble es un juego de mesa muy popular en el cual cada jugador intenta ganar más puntos mediante la construcción de palabras. Las palabras pueden formarse horizontalmente o verticalmente y se pueden cruzar siempre y cuando aparezcan en el diccionario. Con las mismas letras de la palabra rescate, puedes construir la palabra “recetas”. Coincidencias caprichosas… e involuntariamente reveladoras.

 Este rescate conllevará unas duras recetas. Rajoy que no pidió el primero, va a tener que imponer las segundas de manera dolorosa a la sociedad española a través de las condiciones que se van a imponer a sus instituciones financieras. Un triste destino. “Que no paguen justos por pecadores”, ha pedido el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero el pecado es, también, un poco de todos.

Mariano Rajoy ha decido esconderse en el día más importante de su presidencia. Ha optado por la peor decisión posible. No es la primera decisión de comunicación equivocada en esta crisis. Los ciudadanos no se lo van a perdonar. Tampoco los socios europeos. En cambio parece que, finalmente, va a mantener su viaje al partido inicial de España en la Eurocopa. Hasta la fecha y hasta el momento sigue confirmada su asistencia en la agenda pública de La Moncloa.

Su desafío a la razón y a la sensibilidad es impropio de un gobernante. O ha perdido el sentido común, ése del que tanto hacia gala, o su capacidad para insultar a la inteligencia de sus conciudadanos es superior a cualquier pesadilla. Con su arrogancia nos ha perdido el respeto. Recibirá la misma moneda por parte de la ciudadanía.

Hay algo peor todavía que esconderse. Es mirar para otro lado y hacerse el despistado. Un líder no se lo puede permitir. Pero Rajoy parece que sí puede. Haciéndolo, renuncia al liderazgo político para refugiarse en su condición natural, la que nunca parece que ha abandonado: la de registrador. Rajoy se convierte, simplemente, en un notario de la crisis y del rescate. Cuando se renuncia a ser presidente, no esperes que nadie te respete como tal. El foso se abre a sus pies. El presidente ha dimitido de su responsabilidad. No podrá mantener la credibilidad. Un día triste para España y para la política.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Ha sido un debate de servicios mínimos”

Joaquín Prieto, periodista de Opinión de EL PAÍS, analiza el pleno sobre corrupción del Congreso

UGT y CC OO también se sienten atacados por Confebask

Las centrales denuncian que el documento hecho público por LAB cuestiona la libertad del sindicalismo sociopolítico

Brandão, condenado a un mes de cárcel por su cabezazo a Motta

El futbolista del Bastia agredió al jugador del PSG en el túnel de vestuarios durante un partido el pasado mes de agosto Ya había sido sancionado con seis meses de suspensión en la liga francesa

La Policía desmantela una timba de póquer con 470.000 euros en juego

En la mesa jugaban siete personas, una de ellas un menor

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana