Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
el 'caso nóos'

Urdangarin dio un pelotazo de 300.000 euros en bolsa sin adelantar ni un euro

Díaz de Mera entregó al juez un informe de lo ocurrido y el contrato firmado con el duque

Domingo Díaz de Mera, amigo de Iñaki Urdangarin, le facilitó un negocio redondo a cuenta de las acciones de una inmobiliaria, con las que el duque de Palma ganó 300.000 euros sin necesidad de adelantar un solo euro. En su declaración ante el juez que investiga el caso Nóos, Urdangarin aseguró que esos beneficios procedían de “asesorías verbales sobre cuestiones muy diversas” que le reportaron 300.000 euros en su cuenta corriente.

El juez citó a Díaz de Mera para aclarar ese ingreso y el empresario desmintió la versión dada por Urdangarin al juez. Díaz de Mera cree que el yerno del Rey “debe estar confundido”, ya que tiene copia del contrato que firmó en su día con la empresa Global Consulting Partner, que es el origen de ese beneficio de los 300.000 euros.

Díaz de Mera entregó al juez un pormenorizado informe de lo ocurrido y el contrato firmado con el duque de Palma donde relata lo siguiente:

Glogal Consulting Partners adquirió en mayo de 2006 el compromiso de comprar 50 millones de acciones de la inmobiliaria Inmocaral al precio de 2,20 euros y mantener esa inversión durante al menos seis meses. Global Consulting decidió transferir a otras personas el riesgo de una operación en la que había que invertir 110 millones de euros.

La fórmula de derivar el riesgo de la operación a inversores privados era doble. A Urdangarin, amigo de Díaz de Mera, le ofrecieron facilitarle la financiación de su inversión a través de préstamos con bancos. De los beneficios que reportara la inversión (si la acción de Inmocaral se apreciaba y vendían) se restarían de los gastos de financiación del préstamo. El resultado final entre el coste del préstamo (devolución del principal más los intereses” y los beneficios obtenidos al vender las acciones se asignaría al partícipe que percibiría el remanente si era positivo o tendría que abonar la diferencia si el resultante fuese negativo.

De esa manera, Urdangarin no puso un euro —tan solo el riesgo de que la operación saliera mal, porque hasta el préstamo se lo facilitó Díaz de Mera— y ganó 300.000. El duque de Palma participó en la operación de Inmocaral con 136.364 acciones por 300.000 euros que se vendieron en 2007 (un año después) por 677.047 euros. Entre los costes de adquisición (300.000 euros que nunca tuvo que desembolsar), los gastos del préstamo (10.404 euros) y la retención del 18%, a Urdangarin le quedaron limpios 300.646 euros. Cuando el juez le preguntó por este ingreso aludió a asesoramientos verbales a Díaz de Mera. Pero Díaz de Mera lo negó ante el juez y presentó el contrato del pelotazo en bolsa.