Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba exigió por la mañana las comparecencias y Rajoy lo eludió

El presidente apuesta por un rediseño político de Europa y del BCE para superar la crisis

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha dicho nada esta mañana sobre Bankia. En su primera comparecencia en el Congreso desde que se sabe que habrá que aportar más de 20.000 millones de euros a la entidad bancaria, el presidente del Gobierno no ha hecho mención alguna al asunto.

Rajoy ha hecho como si no escuchara la referencia que Alfredo Pérez Rubalcaba ha incluido en su pregunta. El líder socialista preguntaba sobre Europa, pero ha pedido transparencia al presidente del Gobierno para que comparezcan los exgestores de Bankia, para que se conozca lo que ha ocurrido y para que "no se pierda ni un euro al final de la operación". "Dejen que esta Cámara actúe con transparencia", ha afirmado el secretario general del PSOE, informa Efe.

Además, Rubalcaba ha insistido en llevar una posición común a Europa: "Hay muchas cosas que nos separan, pero creo que Europa nos debe unir y deberíamos acordar un plan de crecimiento para que [usted] lo pueda defender en la cumbre europea", ha afirmado, informa Europa Press.

Pero el presidente se ha ceñido a la respuesta que llevaba preparada por sus colaboradores y ha respondido únicamente al texto literal de la pregunta, hablando solo de Europa y de la última cumbre europea informal. Rajoy ha detallado sus planes para Europa, sin hacer referencia, ni explícita ni implícita, a Bankia y a la crisis del sistema financiero español. Sí ha aludido a la petición de consenso: "Es importante y estoy dispuesto a hablar con usted cuando lo estime oportuno y conveniente, y con cualquier miembro de esta Cámara", ha subrayado, según informa Europa Press.

"Dimisión retroactiva"

Exactamente lo mismo ha hecho a continuación la vicepresidenta, Soraya Saenz de Santamaria, con la única diferencia de que ha convertido su respuesta a la oposición en una petición de "dimisión retroactiva" del anterior Gobierno, toda una innovación política en la exigencia de responsabilidades pasadas. Es decir, no ha adoptado ningún compromiso de transparencia y ha echado la culpa de la situación actual a Zapatero.

La portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, le preguntaba sobre la política de comunicación del Gobierno y las comparecencias de Bankia, y la numero dos del Ejecutivo le ha contestado con una crítica al Gabinete anterior, como si los socialistas siguieran aún en el banco azul del hemiciclo. Ha dicho que el anterior Gobierno ocultó dos meses el déficit, ha recordado que entonces se desviaban las comparecencias a una subcomisión, ha mencionado la Caja de Castilla-La Mancha y las ayudas públicas y ha pedido a los socialistas que se pongan de acuerdo entre ellos. Pero nada de Bankia y mucho menos de las comparecencias solicitadas y la transparencia exigida.

Quien sí ha dado más detalles ha sido el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, que también se ha referido esta mañana a la crisis de la entidad bancaria nacionalizada para asegurar que el PP está dispuesto a admitir más comparecencias para aclarar qué ha pasado. Pero ha rechazado que entre los convocados vaya a estar el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que ayer presentó su dimisión. "Tenemos mucho interés en que se sepa todo lo que ha pasado, pero de una forma ordenada y no causando más riesgos", ha dicho Alonso.

Por otra parte, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría ha negado en los pasillos del Congreso la información que hoy publica el diario británico Financial Times, según la cual el BCE habría rechazado el plan de España para el rescate a Bankia. Desde el Ministerio de Economía se ha señalado a la agencia Efe que el Gobierno no ha propuesto ninguna fórmula al BCE. "No hemos pedido en ningún momento medidas de apoyo al BCE. La fórmula que maneja el Gobierno para recapitalizar Bankia es que el Tesoro acuda a los mercados", han asegurado a la agencia fuentes del ministerio.