Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba, ‘pillado’ cuando se quejaba de filtraciones en el PSOE

El líder socialista le dice a Madina que ya sabe quién es la filtradora, "Maru"

Asiente cuando este le pregunta si la despedirá

Fue su tarjeta de presentación: “Para que hablemos con profundidad y con sinceridad de todos los temas os pido que no haya filtraciones a los medios de comunicación de lo que aquí tratemos”. Esta fue la petición de Alfredo Pérez Rubalcaba en la primera reunión de la ejecutiva federal en Madrid, después de salir elegido secretario general del PSOE. El enfado de Rubalcaba al ver publicado ayer en El Mundo algunos de los asuntos tratados supuestamente en la ejecutiva del día anterior quedó al descubierto en una grabación cogida por las cámaras de Telecinco en el Congreso. La información se titulaba: “El PSOE, dividido ante el apoyo a Rajoy sobre Bankia y la reforma financiera”. Varios dirigentes del PSOE desmintieron este martes, en privado, que esa discusión se produjese y sobre todo que tuviese ese carácter de división.

Este martes Rubalcaba convocó al grupo parlamentario en el Congreso. Y fue entonces, cuando estaba ya sentado, cuando se dirigió al secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, y le planteó: “Tendré que echar al filtrador o filtradora, que se sabe quién es. Se ve ahí”.

Madina le pregunta: “¿Quién es?”. Y Rubalcaba pronuncia solo el nombre de “Maru”, en alusión, como todo el mundo interpretó, a la dirigente madrileña Maru Menéndez, secretaria de Organización del PSM, mano derecha del secretario de Organización del partido en Madrid, Tomás Gómez, y miembro de la ejecutiva federal.

Madina le inquiere sobre si de verdad la piensa echar, le pide que lo piense en frío y Rubalcaba asiente con la cabeza.

Hasta en el entorno de Rubalcaba aceptan que Menéndez, con un carácter muy afable, no es una persona que filtra el contenido de las reuniones a los medios de comunicación en ninguna circunstancia. Aunque también añaden otra apostilla para señalar presuntos culpables de lo sucedido: “Sí le ha podido contar a Tomás Gómez lo que se ha hablado en la ejecutiva”.

A última hora de la noche el líder del PSOE habló con Menéndez y la situación parecía que se había suavizado. Pero Gómez exigió más: “Lo que corresponde en este momento es, si se ha hecho ese comentario, que automáticamente se pidan disculpas a Maru Menéndez y se defienda públicamente lo que es, una persona leal, íntegra y de valores”.