Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama pide el rescate de los bancos y medidas de alivio económico a España

El presidente de EE UU ha subrayado la dureza de las medidas de Mariano Rajoy

Ampliar foto
Rajoy y Obama, en la cumbre de la OTAN. EFE

En su más directa implicación hasta la fecha en el debate sobre la salida de la crisis europea, el presidente Barack Obama ha declarado esta noche en Chicago que es urgente la recapitalización de los bancos amenazados de insolvencia y la implementación en España de políticas monetarias y de otro tipo que den alivio a los ciudadanos sometidos a duros planes de ajuste presupuestario.

 “Es preciso asegurarse de que los bancos son recapitalizados en Europa, de forma que los inversores tengan confianza. Y tenemos que asegurarnos de que hay una estrategia de crecimiento que acompañe a la necesidad de disciplina fiscal, así como una política monetaria que promueva que países como España e Italia, que han puesto en marcha duros objetivos y duras políticas, ofrezcan también a sus ciudadanos una perspectiva de mejora económica, creación de empleo, incremento de ingresos, aunque tome algún tiempo”, manifestó Obama en una rueda de prensa, al término de la cumbre de la OTAN.

Con estas palabras, Obama toma claramente partido de lado de quienes en Europa tratan de compensar la política de austeridad con otras de estímulo económico y de promoción del empleo, y pone una extraordinaria presión sobre Gobiernos, como el de España, que han centrado su estrategia en la contención del déficit y la estabilidad fiscal. Hoy mismo, en Chicago, el presidente Mariano Rajoy insistió en que defendería esa misma política en el Consejo Europeo que se celebrará mañana.

Obama afirmó que cree que, en estos momentos, “existe un amplio consenso, desde el presidente Hollande hasta la canciller Merkel, en que un tratamiento equilibrado es lo que se necesita” para hacer frente a los problemas europeos, y añadió que confía en que esa orientación sea confirmada en el Consejo de mañana. El presidente se ofreció a colaborar con Europa en lo que sea preciso en esa dirección, con “asistencia técnica o ideas sobre como estabilizar los mercados”.

Obama manifestó que la experiencia de la propia crisis económica en EE UU en 2008 demuestra que actuar “de forma contundente” desde un principio es más eficaz que hacerlo “a pequeños pasos”, por lo que animó a los europeos a hacer lo mismo de forma inmediata. Recordó que la crisis europea dura ya más de dos años, pero estimó que en estos momentos aprecia “un nuevo sentido de urgencia”. No precisó qué instrumentos deben utilizarse para la recapitalización de los bancos o a qué actuación contundente se refería, pero parece claro que está reclamando una acción más enérgica de parte del Banco Central Europeo y del fondo de rescate bancario.

El presidente norteamericano expresó su deseo de que Grecia pueda seguir en la eurozona, pero no descartó que tenga que abandonarla. Incluso sonó relativamente pesimista al respecto, por lo que pidió medidas para evitar las consecuencias negativas que podría tener la salida de Grecia. “Necesitamos poner en marcha cortafuegos que aseguren que los países fuera de Grecia que están haciendo las cosas bien, no se vean perjudicados porque los mercados estén nerviosos”, reclamó.