Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 15-M CELEBRA SU ANIVERSARIO

La primera jornada de protesta del 15-M concluye con el desalojo de Sol

La Puerta del Sol de Madrid ha ofrecido la misma imagen abarrotada de hace un año

Durante la madrugada la policía ha desalojado a los indignados en Madrid

Más de 20.000 personas han marchado en Barcelona, según Interior, y 30.000 en Madrid

Con un grito mudo, una modalidad de minuto de silencio inventada por los indignados, la Puerta del Sol de Madrid volvió a vibrar a las doce de la noche como ya lo hiciera hace un año. La plaza ofreció este 12 de mayo la misma imagen abarrotada de doce meses atrás, cuando un movimiento desconocido y espontáneo tomó las calles bajo el nombre del 15-M. Decenas de miles de indignados (30.000 según la policía) colapsaron hasta la madrugada el Kilómetro Cero, epicentro y punto emblemático de la protesta que celebra su aniversario. Solo al llegar la madrugada la plaza se fue vaciando y poco antes de las 5.00, cuando quedaban aún unos cientos de indignados, la policía ha irrumpido en la plaza, ha cerrado el acceso a Sol y ha desalojado a los indignados.

La participación, según Interior

El Ministerio del Interior ha difundido los siguientes datos de participación en las protestas por el aniversario del 15-M:

  • Madrid: 30.000 personas
  • Barcelona: 22.000 personas
  • Valencia: 8.000 personas
  • Sevilla: 2.000 personas
  • Málaga: 2.000 personas
  • Córdoba: 1.000 personas
  • Alicante: 5.000 personas
  • Valladolid: 2.000 personas

El grupo que se mantenía en la plaza dispuesto a pasar la noche ha tratado de resistirse a los agentes sentándose en un corro y agarrándose de las manos, pero la policía ha ido dispersándolos. A continuación se han vivido escenas de tensión entre agentes y manifestantes en las calles aledañas. A las seis de la mañana todos los accesos a Sol estaban cerrados y el cerco alcanzaba la Gran Vía, pero sobre las siete y media se ha reabierto el tránsito. La estación de metro y cercanías de Sol también han amanecido cerradas, aunque poco después los trenes han vuelto a efectuar paradas en el kilómetro cero.

Los agentes han detenido a al menos 18 personas, según fuentes policiales, que también han destacado que hay dos policías heridos. La Policía Nacional ha advertido a los manifestantes que a las 5.30 permanecían en los accesos a la Puerta del Sol de que si no despejaban la zona serían sancionados ante la Delegación de Gobierno. 

En Valencia y en Cádiz también se han efectuado desalojos casi de manera simultánea a la intervención policial en la capital y un par de horas antes ya se había repetido la escena en Palma de Mallorca, con el desalojo de unas 200 personas.

Manifestantes del 15-M en la calle Balmes, en Barcelona. ampliar foto
Manifestantes del 15-M en la calle Balmes, en Barcelona.

Tras la acción policial, y a la espera de lo que pase este domingo durante la segunda jornada de celebración del primer aniversario del 15-M, el movimiento hizo este sábado una demostración de fuerza con marchas multitudinarias en más de 80 ciudadades en plena oleada de recortes del Gobierno de Mariano Rajoy.

Las frases, los lemas

¡Devolved el país, a los ciudadanos!

¡Son maleantes, los que cazan elefantes!

¡Es mentira! ¡Sí hay dinero! ¿Quién lo tiene? ¡Los banqueros!

¡Apaga la tele, enciende tu mente!

¡El próximo parado, será el diputado!

¡Que no, que no tenemos miedo!

¡Con este Gobierno, vamos de culo!

¡La ley de extranjería, a la reina Sofía!

¡Mariano, que no llegas al verano!

Pasadas las siete de la tarde los indignados madrileños llegaron a la Puerta del Sol, el punto final de las marchas que partieron de varios puntos de la comunidad. La afluencia de manifestantes fue también masiva en Barcelona, donde más de 45.000 personas, según los Mossos d'Esquadra (22.000 según Interior), salieron a las calles a reivindicar que otro sistema es posible.

En otros puntos clave, como Valencia, Sevilla o Bilbao, los manifestantes tomaron también las calles, después de un arranque un tanto flojo, marcado por el intenso calor veraniego que está haciendo en todo el país.

Los indignados de Valencia han echado abajo las vallas y han tomado la Plaza del Ayuntamiento

En la atestada Puerta del Sol apenas funcionó Internet, los furgones policiales, que eran decenas se quedaron reducidos a siete, y dos helicópteros estuvieron vigilando constantemente desde el aire el desarrollo tranquilo de la protesta. Los manifestantes desafiaron pacíficamente el horario impuesto por la Delegación del Gobierno, que había permitido la concentración solo hasta las diez de la noche. La policía se mantuvo a la expectativa hasta la madrugada, siguiendo la "estrategia flexible" que había anunciado Interior, y no entró en acción hasta cerca de las cinco de la mañana.

Durante el día la plaza hirvió de actividad, con cánticos, batucadas y proyecciones en las paredes que decían "Sin escuela pública muchos no hubiéramos puesto tildes en esta frase". De la estatua ecuestre de Carlos III colgaron varias pancartas, y un euro gigante a los pies del caballo. La primera tienda de campaña quedó apostada junto a la estatua de Carlos III.

Ambiente nocturno en la Puerta del Sol.

En Barcelona, unas 45.000 personas, según Interior, entraron en la plaza de Cataluña, en una de las protestas más multitudinarias de todo el país, junto a la de Madrid. En la capital catalana triunfaron los brazaletes de "ciudadano", en protesta por por los brazaletes de los mossos de paisano. Un hombre fue detenido por agredir a un agente, según informaron los Mossos d'Esquadra. En las pancartas, humor y pareados: "60 millones para la Iglesia y si te pones enfermo, agua bendita". "Mariano, que no llegas a verano".

En Bilbao, después de una hora y media de recorrido y unos 3.000 manifestantes, se leyó un comunicado en defensa de los servicios públicos en la Plaza Arriaga. "Ekin dezagun! Actuemos!", es el lema de la protesta. Muchos de los participantes vistieron sombreros amarillos, "el color del 15M en Euskadi", explicaron. "Más elefantes y menos gobernantes", se escuchó de la multitud, y "Con goles de Llorente, esto no se arregla", corearon los manifestantes a su paso por una enorme valle en la que el jugador del Athletic protagonizaba un anuncio.

El momento del grito mudo.

Las marchas en las tres capitales vascas se desarrollaron con total normalidad, según informó la Ertzaintza, que no recibió ningún tipo de aviso. Los convocantes anunciaron que hoy recibirán al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Palacio Euskalduna, donde este fin de semana se celebra el Congreso del PP vasco.

También en Santiago la manifestación de indignados llegó a su destino, la Plaza do Obradoiro. Los miembros del 15-M celebraron una asamblea multitudinaria sentados en el suelo, en la que repasaron las iniciativas llevadas a cabo este año. En la marcha se escucharon gritos contra la reforma laboral del Gobierno. Sus compañeros de Ourense, unas 1.000 personas, terminaron en la Plaza Maior. En Vigo fueron unos 6.000, según la policía.

Los miembros del 15-M de Valencia hicieron caso omiso de la prohibición de entrar en la plaza del Ayuntamiento, que estaba vallada y custodiada policialmente porque a media noche estaba prevista una mascletá en honor a la Virgen, que finalmente se suspendió. Los indignados tiraron las vallas que la cercaban y entraron, mientras que la policía se limitó a proteger el material inflamable. El equipo pirotécnico recogió entre aplausos el material y varias personas desplegaron dos tiendas de campaña. "Revolución, revolución" gritaban. La plaza fue rebautizada el año pasado como "Plaza del 15 de Mayo", en una foto que abrió EL PAÍS y que recientemente ganó el Premio Ortega y Gasset de periodismo.

"Si esta protesta radical supone agresión a bienes o personas, la Policía tendrá que intervenir"

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha asegurado hoy que la policía disolverá la concentración "radical" si se producen incidentes: "Si esta protesta radical supone agresión a bienes o personas, la Policía tendrá que intervenir, y según dice la legislación vigente, cuando en el transcurso de la manifestación se producen actos ilícitos la policía estaría legitimada a poderla disolver incluso".

Los manifestantes ya han rebasado el toque de queda de las diez de la noche que había impuesto la delegación del Gobierno para la concentración en la Puerta del Sol. La policía no ha intervenido para disolverles, pero cosa distinta será si los activistas intentan acampar. "(Los agentes) van a evitar que haya acampadas porque son actividades ilegales, no se puede acampar en el centro de la ciudad y yo me voy a encargar de que la ley se cumpla. Esto no es en absoluto contradictorio con que el 15-M se pueda concentrar y celebrar su aniversario", ha declarado Cifuentes.

En Palma de Mallorca, al cabo de dos horas de caminata la manifestación llegó a las ocho de la tarde a su meta, la plaza España. De las más de 3.000 personas que salieron a las calles a indignarse, varios centenares de manifestantes se quedaron a dialogar en una asamblea. La bandera de Islandia ondea en la estatua ecuestre del Rey conquistador del siglo XIII, Jaume I. Entrada la madrugada se ha producido el desalojo cuando la policía ha sacado, uno a uno, a medio centenar de indignados de la plaza de España, informa Andreu Manresa.

Un poco más retrasados fueron en Sevilla, donde la cabecera de la manifestación entró en torno a las nueve en la plaza de la Encarnación, el final de la marcha. Cientos de personas recibieron a los manifestantes con aplausos en la plaza. La Delegación del Gobierno en Andalucía informó de que, según la policía, en las capitales andaluzas semanifestaron cerca de 12.000 personas. Las protestas más numerosas han sido en de Sevilla, Málaga y Almería, con 2.000 manifestantes en cada una.

Protestas globales

La onda expansiva del movimiento indignado se dejó sentir por todo el mundo. Lisboa, Londres, Frankfurt, Atenas, Roma y otras ciudades europeas vieron salir a las calles a sus ciudadanos para manifestar su indignación, unos con carácter general y otros, con las situación de sus propios países, como fue el caso de portugueses, griegos e italianos.

Con información de Marta Fernández Maeso, Andreu Manresa, Inés Pérez, Pilar Álvarez, Carmen Pérez-Lanzac, María Hervás, Cristina Vázquez, Ignacio Touza, Manuel Cuéllar, Natalia Bravo, Santiago Fuertes, Manuel Planelles, Ana Alfageme, Clara Blanchar, Araceli Guede, Francisco Javier Barroso y Antonio Jiménez Barca.

Más información