Política
los viajes de lujo del presidente del Supremo

El presidente del Supremo pasó gastos de 20 viajes a Puerto Banús en tres años

El fiscal abre una investigación, mientras Gómez Benítez amplía la denuncia

El denunciante señala que no hay constancia de actos oficiales en Marbella

Dívar comenzó a pagar sus gastos en 2011, cuando el vocal pidió información

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, viajó 20 veces en fines de semana largos —la mayoría de ellos de cuatro días o más— al mismo hotel de lujo en Puerto Banús (Marbella, Málaga), desde noviembre de 2008 hasta marzo de este año, sin que en las fechas en las que se realizaron los viajes se tuviera constancia de actos oficiales que los justificaran. Los gastos que Dívar cargó a los presupuestos del Consejo General del Poder Judicial por esos periplos se elevan a 18.654 euros.

Así figura en la ampliación de la denuncia que el vocal del Poder Judicial José Manuel Gómez Benítez presentó este jueves mismo en la Fiscalía General del Estado con información de otros 14 desplazamientos como complemento al escrito de denuncia por presunto delito de malversación de caudales públicos por seis viajes que interpuso el pasado 8 de mayo.

El fiscal del Estado, Eduardo Torres-Dulce, firmó este jueves un decreto por el que abre diligencias informativas para examinar la documentación que sobre esos primeros seis viajes denunciados remitió el Consejo del Poder Judicial. La denuncia original de Gómez Benítez se refería únicamente a seis desplazamientos, por importe total de 5.658 euros, todos en fin de semana, pero no pudo aportar las facturas porque solo pudo consultarlas y tomar nota de ellas en presencia del secretario general del Consejo, Celso Padrón. Las diligencias de investigación de la fiscalía para comprobar si los hechos revisten características de delito serán tramitadas por el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Juan José Martín Casallo.

Los indicios aportados por el vocal Gómez Benítez —catedrático de Derecho Penal en la Universidad Complutense—, podrían constituir un delito del artículo 433 del Código Penal, que castiga con multa de 6 a 12 meses y suspensión de empleo o cargo público por un periodo entre 6 meses y 3 años a la autoridad que destinare a usos ajenos a la función pública los caudales o efectos puestos a su cargo por razón de sus funciones.

Caso de que así lo apreciara el teniente fiscal del Supremo, deberá dar cuenta de la denuncia a la Sala Penal de este Tribunal, que es la competente para conocer de los procesos contra aforados como el presidente del Consejo.

Carlos Dívar y Eduardo Torres-Dulce, en el Consejo del Poder Judicial, en febrero pasado. / LUIS SEVILLANO

En la ampliación de la denuncia, Gómez Benítez señala que adjunta el resumen de gastos que le ha proporcionado el Consejo de 11 viajes más a Málaga, realizados por Dívar en fines de semana —cuatro de jueves a lunes, uno de jueves a martes, dos de viernes a domingo, uno de viernes a martes y tres en periodos más prolongados que incluyen el fin de semana— que fueron realizados fuera del periodo al que se refería la denuncia original. Los fines de semana de cuatro días son conocidos en el Consejo y el Tribunal Supremo como “semana caribeña”, ya que realmente se acude al lugar de trabajo únicamente tres días por semana.

A esos 11 nuevos viajes de fin de semana hay que añadir los seis originales y otros tres viajes más comprendidos en el periodo de tiempo al que se refería la denuncia —de septiembre de 2010 a noviembre de 2011—, pero cuya documentación nunca fue aportada a Gómez Benítez. Las facturas y restantes documentos correspondientes a esta nueva serie de viajes de fin de semana a Puerto Banús no ha sido facilitada todavía.

Del extracto proporcionado por el secretario general del Consejo hay cinco viajes, los últimos cuatro desde noviembre de 2011 y el realizado entre el 6 y el 8 de noviembre de 2009 en que Dívar no cargó al consejo los gastos de desplazamiento en AVE a Málaga. Según la denuncia original, Dívar se desplazaba desde Madrid en AVE, clase club, y luego se trasladaba a Marbella con su séquito integrado por dos o tres coches oficiales y entre cinco y siete escoltas, cuyos gastos también pagaba el Consejo.

El hotel en el que suele alojarse Dívar.

En 10 de los viajes, Dívar no facturó al Consejo los gastos de alojamiento y manutención —es de suponer que los abonó él mismo—, aunque en todos menos en dos incluyó los gastos por atenciones protocolarias, las consabidas cenas para dos personas en restaurantes y hoteles de lujo de Marbella, como Puente Romano, el Marbella-club Golf Resort &Spa o el Hotel Casino Torrequebrada. Fuentes del Consejo señalaron que Dívar comenzó a pagar los gastos por desplazamientos, hospedaje y manutención desde noviembre de 2011, cuando el vocal Gómez Benítez se interesó por el detalle de sus facturas de gastos.

Las mismas fuentes consideran muy difícil que Dívar pueda justificar como actos oficiales 20 viajes de fin de semana largo a Puerto Banús. La investigación está ya en manos de la Fiscalía del Supremo.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana