Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 14.700 propuestas de cambio del 15-M

Los indignados catalogan todas las ideas recopiladas en urnas en la acampada de Madrid

Los ciudadanos piden mayoritariamente la supresión de los privilegios de los políticos

Concentración del 15-M en la Puerta del Sol en mayo de 2011.
Concentración del 15-M en la Puerta del Sol en mayo de 2011.

El Movimiento 15-M ha hecho su propio barómetro del CIS. Y con una muestra bastante más amplia. Los sondeos del Centro de Investigaciones Sociológicas se elaboran con 2.500 encuestas, y el que los indignados han hecho de sí mismos llega aproximadamente hasta los 14.600 participantes. En total, han presentado 14.679 propuestas o ideas para cambiar el sistema. Los miembros del 15-M las recogieron en una decena de buzones instalados en la acampada de la madrileña Puerta del Sol del año pasado. Casi un año han trabajado en catalogarlas: el resultado es una especie de radiografía del pensamiento indignado.

Ese pensamiento es esencialmente político. En las miles de papeletas que se introdujeron en las precarias urnas de madera o cartón los ciudadanos pidieron mayoritariamente lo que el 15-M ha clasificado como "supresión de los privilegios de los políticos". Hasta 741 papeles sugerían, por ejemplo, que se limite a uno los cargos políticos por persona, que se eliminen las dietas “exageradas” de los representantes públicos o que se prohíban los cargos de libre designación.

FOTOGALERÍA ver fotogalería
Fotogalería: las propuestas de los indignados, de su puño y letra.

"¡Listas abiertas! Hay gente que vale en todas partes, también gente que no. ¿Por qué tenemos que tragarnos un pack?", escribió alguien de su puño y letra en un trozo de papel improvisado. Otras 242 personas apoyaron esa idea. Las propuestas eran espontáneas, no respondían a ninguna pregunta. "Los políticos que roben dinero público, que lo devuelvan o que no salgan de la cárcel", puso otro. Hasta 624 papeletas reclamaron medidas más duras contra la corrupción.

Así, los indignados lanzaron sus ideas sobre política (33%), economía (22%) y medio ambiente (15%), según la estadística que han elaborado ellos mismos, y que han colgado en la Red de forma detallada para que cualquiera la consulte, en su página de Tomalaplaza.net. El trabajo hace otras cuatro clasificaciones más de las ideas: un 13% se refieren a educación, un 10% a temas sociales, un 4% a la organización interna del 15-M y un 3% a cultura.

Reforma de la Ley Electoral y dación en pago

Entre las veinte iniciativas más repetidas destaca también la reforma de la ley electoral (628 peticiones), la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores (475), que se regule el sistema financiero (424) —ahí se incluye la dación de la vivienda a cambio del crédito impagado y la nacionalización de la banca— o que se utilicen más las energías sostenibles (352). Hasta 330 piden democracia más directa vía referendos y 128 eliminar la Monarquía.

En 42 papeletas los indignados escribieron: queremos un partido del 15-M

Helena Hidalgo e Irene Jarrín son dos de las artífices de la espontánea macroencuesta, que se ha ocupado de gestionar la llamada Comisión de Propuestas del 15-M. Lo primero que quieren dejar claro es que lo que reflejan las papeletas solo es representativo de lo que quería la gente que se indignó el año pasado. No de lo que quiere el 15-M. "A nosotros nos ha servido como punto de partida para trabajar, pero en nuestras asambleas se han votado ideas distintas", explica Helena, cámara de 28 años.

El sondeo es una foto fija del mes de mayo de 2011. La celebración de las elecciones autonómicas y municipales pudo influir en que la segunda petición más demandada fuera la reforma de la ley electoral. En la página web que han lanzado después para que los ciudadanos sigan enviando sus ideas para mejorar el sistema (propongo.tomalaplaza.net) los resultados ya difieren. Lo más solicitado ahora es que se celebren referendos para los temas políticos "de especial trascendencia".

El resultado es una especie de radiografía del pensamiento indignado

¿Qué quieren hacer con todo lo recopilado? Poco más que difundirlo, responden. Y seguir alimentándolo. "Hemos experimentado con una nueva herramienta que llena el vacío que hay en el sistema actual con unas vías democráticas no propositivas, sino simplemente delegativas", defienden. Nada de llevar esa marea de iniciativas de alguna forma al Parlamento, nada de intentar que el Gobierno o algún representante político se haga eco de ellas. "Esta es nuestra forma de hacer política", reivindica Irene, ingeniera de 32.

Según su propia encuesta, algunos sí que creen que la única vía es cambiar el sistema desde dentro. En 42 papeletas los indignados escribieron: "Queremos un partido del 15-M".

Más información