Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS

Aguirre: “El Estado autonómico fracasó en la integración de Cataluña y Euskadi”

La presidenta madrileña vuelve a cuestionar el modelo: "Todos saben que hay que reflexionar"

"El Estado autonómico se crea para tratar de integrar mejor a Cataluña y País Vasco, en cambio ese objetivo no se ha conseguido". La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto a poner en cuestión el Estado de las autonomías al recordar que fracasó en su principal objetivo, "la integración" de esas comunidades, y se ha convertido en un modelo económicamente insostenible en tiempos de crisis. "Todos saben que hay que reflexionar sobre el Estado autonómico", ha agregado.

"También es verdad que en tiempos de bonanza los Gobiernos autónomos hemos hecho inversiones muy importantes", ha reconocido Aguirre. La dirigente popular ha señalado, por otro lado, en la cadena SER que "la política económica del Gobierno va bien encaminada". "La tendríamos que haber hecho hace mucho, aunque la medicina se puede dar más de golpe que en pequeñas dosis", ha concedido.

El PP madrileño, con la presidenta a la cabeza, lleva tiempo alentando ese debate, aunque algunos de sus dirigentes lo nieguen públicamente. Lo afirmó el secretario general, Ignacio González, el domingo en una entrevista con este periódico. "No es un problema de que alguien esté cuestionando ningún modelo constitucional, autonómico, etcétera", apuntó González. "Eso es absolutamente falso", aseguró antes de agregar que "es adonde han querido llevar unas declaraciones de la presidenta en la que solamente puso como ejemplo de necesidad de racionalizar la Administración el que no se puede tener cuatro o cinco niveles administrativos interviniendo en la misma cuestión".

Aun así, el número dos de Aguirre admitió que si llegaran a devolver las competencias en Sanidad, Educación o Justicia a la Administración Central, lo harían "por una razón única y exclusivamente: la racionalización de la Administración". Y añadió: "Entendemos que hacerlo es una de las reformas que necesita nuestro país para funcionar de una manera más eficiente. Porque eso es ineficiente, es caro y además dificulta muchísimo a los ciudadanos la gestión. Las reformas tienen que profundizar por ahí en los próximos años".

El pasado 10 de abril, Aguirre abrió la caja de los truenos la piedra tras reunirse con Mariano Rajoy y revolucionó el debate en el PP con una propuesta que nadie en este partido había planteado nunca: la devolución de las competencias de sanidad y educación al Estado. Fue el primer Ejecutivo de José María Aznar el que culminó en 1998 ese traspaso. Y los populares, desde entonces, nunca han planteado devolverlas. Solo UPyD lo pedía. El Gobierno oficialmente no dijo nada, aunque ya entonces trasladó que eso no está en sus planes.

"Los sindicatos caerán como el Muro de Berlín"

Un día después de las manifestaciones del Primero de Mayo, la presidenta de Madrid ha vuelto también a arremeter contra los sindicatos. "O cambian o yo les auguro que caerán como el Muro de Berlín", ha reiterado al insistir que "están muy anticuados". 

"Si no hay piquetes ni coacciones no salen", ha asegurado además Aguirre sobre la asistencia a las marchas, antes de responsabilizar a CC OO y UGT de una imagen dañina para España. "¿Qué imagen debemos dar para generar confianza y que nos presten los mercados, una algarada?", se ha preguntado para agregar: "No salen ya ni los liberados", ha afirmado Aguirre a propósito de las manifestaciones de ayer.

Aguirre utilizó esa la misma palabra , "algarada", para referirse a las protestas en la clausura del congreso regional del PP madrileño en el que recibió todavía más apoyos que en el cónclave anterior. La presidenta habló arropada por los suyos y en presencia de Rajoy, aunque su arremetida contra los sindicatos y la oposición fue más allá de la del propio presidente del Gobierno, que se limitó a señalar  que "deberían callarse después de lo que nos han dejado".

En términos parecidos se ha pronunciado hoy el vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos, Floriano, quien, ha asegurado, no entiende "tanta manifestación”, cuando durante los mandatos de José Luis Rodríguez Zapatero (“mientras subíamos de 2,5 millones de parados a 5,3") "nadie salió a la calle para protestar”. “Los sindicatos nunca han querido dialogar con el Gobierno del PP”, ha afirmado el dirigente de Génova, que también ha acusado a Alfredo Pérez Rubalcaba de tomar "decisiones bajo su influencia”.

¿Ministros socialdemócratas?

Fiel a su estilo habitual de no morderse la lengua, Esperanza Aguirre ha dejado hoy varias perlas dialécticas en su entrevista en la SER. La conversación con Carles Francino ha terminado, de hecho, con una frase de la presidenta madrileña con la que parecía sugerir hasta una cierta satisfacción en acometer recortes. Aguirre ha explicado que todos los viernes celebra una reunión para estudiar dónde puede recortar. "¡Y estoy encontrando unas partidas maravillosas!", ha exclamado. En otro momento de la entrevista ha azuzado de nuevo a Rajoy para que acelere los ajustes con un símil médico: “La medicina se puede dar más de golpe que en pequeñas dosis".

La dirigente popular ha dicho también en tono jocoso que es posible que en el Gobierno exista “algún ministro socialdemócrata”, en referencia a las voces que han surgido en el Ejecutivo que cuestionan que España pueda salir de la crisis solo con políticas de austeridad. “En Madrid no tengo ninguno”, añadía divertida.

Los sindicatos han vuelto a ser, como es habitual, blanco de sus críticas. La presidenta de Madrid ha minimizado la asistencia a las manifestaciones de ayer por la celebración del Primero de Mayo, a las que acudieron 47.000 personas solo en Madrid según los cálculos de este periódico. Según ella, apenas hubo manifestantes. "No salen ya ni los liberados", ha dicho Aguirre con sorna antes de añadir, ya sin guasa, que los ciudadanos solo se movilizan si están coaccionados por las organizaciones sindicales. “Si no hay piquetes ni coacciones no salen", ha concluido.

Más información