Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Monti: “… es culpa de España”

Con el agravante de la reincidencia, el primer ministro italiano culpa de la subida de la prima de riesgo italiana a la mala gestión de Rajoy, y no a su reforma laboral

El primer ministro italiano, Mario Monti, durante su visita oficial a Egipto. EFE

A partir de ahora, Mariano Rajoy tendrá que asistir a las cumbres europeas con un chaleco antibalas o, como mínimo, antipuñaladas por la espalda. Las críticas a la situación económica de España de Nicolas Sarkozy y Mario Monti le han sentado como un tiro al presidente español. Y si lo del presidente francés puede encontrar un atenuante en su agónica lucha por mantenerse en el Elíseo, lo del primer ministro italiano tiene el agravante de la reincidencia. Monti ya se despachó a gusto contra las políticas de Rajoy el pasado 24 de marzo, durante un foro empresarial: “España está dando a toda Europa motivos de preocupación. A través del contagio, nos puede afectar a nosotros”. Ahora lo ha vuelto a hacer. La prensa italiana cuenta que, a bordo del avión que lo traía a Roma desde El Cairo y visiblemente enojado, el ex comisario europeo atribuyó el aumento de la prima de riesgo italiana a su colega Rajoy: “…es culpa de España”.

Según los periodistas presentes en el vuelo, Monti –que últimamente está perdiendo la flema que lo caracterizaba— quiso dejar claro que la caída del 5% de la bolsa de Milán y la subida de la prima de riesgo por encima de los 400 puntos no se deben a su controvertida reforma laboral, sino a la mala gestión de Rajoy y a las críticas a su gestión por parte de la presidenta de los empresarios italianos, Emma Marcegaglia. Según Monti, las críticas de la presidenta de Confindustria son especialmente peligrosas: “Tiene una enorme influencia sobre los mercados. [Marcegaglia] quiere entrar en política y para hacerlo nos ataca, pero así traslada a los mercados la sensación de que los empresarios desconfían del Gobierno”.

Lo curioso del asunto es que, como sucediera a finales de marzo, el Gobierno italiano ha querido poner tiritas a la herida provocada por Monti. En una extraña nota de prensa de solo una frase, el Palacio Chigi, sede de la presidencia del Gobierno, niega que el primer ministro haya comentado “ni directa ni indirectamente” las causas de la subida de la prima de riesgo. Cuesta creerlo porque los principales periódicos italianos reproducen en sus portadas las mismas palabras de Monti, pronunciadas --¿habría que poner presuntamente?-- a bordo del avión en el que, el martes por la tarde, regresaba de su apretada gira por Oriente Medio. Unas palabras que, además, sostienen la misma tesis defendida horas después por Corrado Passera, ministro de Desarrollo Económico. Los causantes, según Passera, de que la prima de riesgo italiana se haya vuelto a disparar “se llaman Alemania y España”, unidos a los malos indicadores macroeconómicos de los Estados Unidos y China.

Como ocurriera en marzo, las declaraciones de Monti han provocado la protesta del Gobierno español, que ya entonces exigió una rectificación. Y, de nuevo, la sede de la presidencia del Gobierno italiano ha elaborado una nota –en esta ocasión más canija- quitándole hierro al asunto. Es de prever que, la próxima vez que coincidan en alguna cumbre, Monti vuelva a presentar sus excusas y Rajoy se las acepte. El problema es que el primer ministro italiano hizo esas declaraciones a la misma hora que Rajoy huía por la puerta de atrás del Senado. Y, si algo tiene Monti, es audiencia en Europa…

Más información