Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
LOS PLANES DEL EJECUTIVO

El PP se desmarca de Guindos por apuntar a un copago en sanidad

"El Gobierno es partidario de la gratuidad de la sanidad", asegura Carlos Floriano

Deja entrever que este tipo de declaraciones del ministro causan malestar en el partido

El vicesecretario de Organización del Partido Popular, Carlos Floriano, durante la rueda de prensa. EFE

El Gobierno tiene una aplastante mayoría absoluta lograda hace solo unos meses, pero este lunes ofreció una imagen de división interna inesperada. Tanto, que incluso el número tres del PP, Carlos Floriano, se permitió una especie de desautorización nada menos que del ministro de Economía, Luis de Guindos. Este último dijo en la cadena SER que habría que abrir el debate sobre si se debe proveer de “todos los servicios sanitarios gratuitos a un señor que gane 100.000 euros”. Aunque Guindos insistió en que no está hablando de copago, el debate sobre esta fórmula se disparó de nuevo. Y Floriano señaló que esas palabras del ministro “se enmarcan” exclusivamente “en una reflexión personal”.

Floriano, encargado de comparecer como portavoz del PP cuando no lo hace la secretaria general, Dolores de Cospedal, rectificó a Guindos asegurando que su propuesta no está sobre la mesa. Pocas horas después, el Gobierno hizo pública una nota en la que señalaba que el recorte en sanidad y educación será de 10.000 millones, lo que dejaba las palabras de Floriano en el aire. Guindos es, con Álvaro Nadal, la persona de mayor confianza de Rajoy en asuntos económicos, el hombre que más le ha asesorado en todos estos años en la oposición. Ambos tienen hilo directo, y las propuestas del ministro suelen acabar abriéndose paso. En este asunto del ahorro en el gasto sanitario, y especialmente en el farmacéutico, todo está encima de la mesa en este momento, según fuentes gubernamentales.

El fallo de coordinación política o de comunicación entre el Gobierno y el partido fue evidente hoy, en una jornada de caos en los mensajes. Floriano se remitió una y otra vez al plan de la ministra de Sanidad, Ana Mato, y dejó entrever que este tipo de valoraciones públicas del titular de Economía crean malestar dentro del partido. “El ministro hace una reflexión de carácter personal sobre esa materia. Pero insisto: la ministra de Sanidad y el propio presidente ya se han pronunciado al respecto”, reiteró Floriano.

La titular de Sanidad defendió el domingo en una entrevista en La Razón una hoja de ruta que pasa por las reformas de la cartera de servicios, la adopción de la tarjeta única y la creación de una central de compras. Pero con los nuevos anuncios de recortes que se produjeron por la tarde, y que Mato no había cuantificado hasta ahora, todo vuelve a estar en el aire.

En todo caso, la medida anunciada por Guindos, tomada tal cual, apenas afectaría al 1,2% de los contribuyentes, que son los que según la memoria de la Administración Tributaria referida a 2009 (la última disponible), declararon una base imponible superior a 96.000 euros. En total, son menos de 253.000 las personas que se verían afectadas por la llamada progresividad en la contribución a la sanidad.

Floriano defendió los ajustes del PP en materia sanitaria “para garantizar su sostenibilidad”, rechazó el copago y aseguró que el Gobierno y su partido siempre han sido partidarios de “la gratuidad en la sanidad”. En la misma línea, el responsable de Sanidad y Asuntos Sociales del partido, José Ignacio Echániz, aclaró que las medidas de ajuste que va a adoptar el Gobierno no afectarán a la calidad del Sistema Nacional de Salud, que mantendrá “los mismos servicios” pero “de forma más austera, más barata, y aprovechando mejor los recursos”.