Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Vuestra huelga es nuestra huelga”

Líderes sindicales europeos apoyan la convocatoria y la identifican con la defensa de la democracia en Europa

Apoyo de las principales centrales continentales y americanas

Agentes de la Policía Nacional vigilan las entradas a la Puerta del Sol, en Madrid, durante la jornada de huelga general del 29-M.
Agentes de la Policía Nacional vigilan las entradas a la Puerta del Sol, en Madrid, durante la jornada de huelga general del 29-M.

“Vuestra huelga es nuestra huelga”. Con esta frase pronunciada ayer en Madrid por el dirigente sindical belga Rudy de Leeuw se resume el apoyo de las principales centrales sindicales europeas al paro general convocado por las centrales españolas para hoy 29 de marzo.

Los derechos laborales de los trabajadores de Europa son el sustrato básico del modelo europeo de paz social y convivencia democrática. Agredirlos es hostigar la democracia y truncar la paz social en Europa. Defenderlos, es defender la estabilidad democrática continental: la huelga general convocada en España, es pues una medida de defensa democrática que los sindicatos de los trabajadores europeos apoyan. Este razonamiento resume asimismo lo manifestado por líderes de las principales centrales sindicales de Europa, concretamente de Alemania, Francia, Italia y Bélgica, así como los comunicados de otras latinoamericanas, convocadas en Madrid a un acto de solidaridad con la Huelga General del 29 M a mediodía del miércoles 28 en la sede de Comisiones Obreras de Madrid de la calle de Lope de Vega. Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, secretarios generales de CCOO y de UGT, respectivamente, oficiaron como anfitriones de los líderes sindicales europeos.

En la asamblea tomaron la palabra Wolfgang Lütterbach, de la DGB alemana; Friederich Imbrecht, de la Central General de Trabajadores de Francia; Marcel Grignard, de la Confederación Democrática Francesa de Trabajadores; Fausto Durante, de la CGIL italiana y Rudy de Leeuw, de la Federación General del Trabajo de Bélgica. Asimismo, intervino Javier Doz, secretario de organización internacional de Comisiones Obreras, que introdujo el acto y Manuel Bonmatí, del departamento internacional de Unión General de Trabajadores.

A juicio de Wolfgag Lütterbach, representante de la principal central sindical alemana, “en Europa, ni los Estados ni los Gobiernos son capaces de enfrentarse a la ofensiva del capital financiero contra el estado de bienestar y la democracia, por lo que son precisamente los sindicatos los que han asumido su defensa”. Según el dirigente sindical alemán, “la huelga general convocada en España es una manifestación clara de esa lucha por la democracia y por la defensa del modelo social de bienestar”. Más adelante ofreció un relato: “en el cuento del conejito y la culebra, ésta atemoriza a aquel amenazando con atacarle; la política europea, ha sido el conejito rehén del miedo a la culebra, que son los mercados y el capital especulativo. Pero en esta batalla que va a librarse, avisamos que ni los sindicatos ni los trabajadores vamos a ser el conejito”, anunció Lütterbach.

Hasta 1.200.000 despidos en Italia

Por su parte el portavoz de la CGIL de Italia, Fausto Durante, saludó la llegada de un nuevo Ejecutivo a su país, “no porque nos guste el Gobierno de Monti sino porque, ahora, los gobernantes de Italia no se dedican a pasar las semanas en sus villas con prostitutas y menores”, comentó en alusión al mandato de Silvio Berlusconi. Y añadió: “en Europa sopla ahora un viento conservador y de derechas que cree que va a resolver la crisis más grave desde 1929 anulando las conquistas sindicales de los trabajadores. En muy poco tiempo”, agregó Durante, “Monti ha demostrado que persigue arrebatar derechos a los trabajadores fijos a cambio de escasas concesiones a los desempleados”, denunció.

Calificó como “leyenda urbana” la supuesta ausencia de despidos en Italia, “donde en los últimos años ha habido 1.200.000 personas despedidas de sus trabajos”; y más adelante, el representante italiano rechazó las reformas laborales como “innecesarias”; hizo después un llamamiento a la unidad sindical trabada en Italia entre su central sindical, CGIL con la UIL y la CSIL y mostró “la solidaridad del sindicalismo italiano con el español y con la huelga general”.

Guiños de Sarkozy a la extrema derecha

Según el representante francés de la Confederation General du Travail , CGT, Frèderic Imbrecht, “la adopción gubernamental de medidas económicas está cada vez más relacionada con el retroceso de la democracia”. Criticó las políticas europeas “basadas en la reducción del déficit en detrimento de las políticas sociales, de los estatutos de los trabajadores y de los salarios”.

“En Europa, ni los Estados ni los Gobiernos son capaces de enfrentarse a la ofensiva del capital financiero contra el estado de bienestar y la democracia", sostiene un líder sindical alemán

Denunció luego que Nicolás Sarkozy -cuya política calificó de “calamidad”- “intenta ocultar, bajo los horribles crímenes racistas recientemente registrados en Toulouse, las reivindicaciones laborales que están en juego en estas futuras elecciones del 22 de abril” y atacó “los guiños hechos por él a la extrema derecha para reducir la inmigración”, además de “la política de austeridad generalizada”. Tras proponer que los sindicatos “permanezcan vigilantes (ante las agresiones) contra la democracia y el progreso”, Imbrecht concluyó: “La huelga general española cuenta con la solidaridad sindical francesa y europea”.

Disponibilidad al diálogo de las centrales en España

Para Marcel Grignard, de la CFDT de Francia, “la lucha contra el paro es un prioridad europea, al igual que lo es la lucha contra esos contratos precarios de un año y sin derechos que pueden culminar en la puesta en calle de los contratados”, contratación que la lucha sindical logró detener en Francia. Pasó luego a resaltar que “nadie puede desdeñar en España la disponibilidad permanente al diálogo social que los sindicatos españoles CCOO y UGT han demostrado, porque en la Unión Europea, el diálogo social tiene un papel central”.

Y remachó: “necesitamos una gobernanza social que refuerce el papel de los representantes de los trabajadores, un esfuerzo económico y presupuestario orientado al pleno empleo, así como la fijación de garantías en materia de condiciones laborales con objeto de que lo social ocupe el papel que ha desempeñado durante los últimos 50 años en la consolidación de la paz y la democracia europeas”.

De Leeuw: “Hartos de pagar siempre el pato”

El sindicalista belga Rudy De Leeuw se dirigió a la asamblea para decir: “vuestra huelga es nuestra huelga y vuestras reivindicaciones son las nuestras”. Y añadió: “si uno de cada dos jóvenes en España carece de trabajo eso no es culpa de los sindicatos, sino de una crisis creada por unos especuladores financieros que se beneficiaron del dinamitado de un sistema de controles estatales reguladores de la actividad económica y financiera”.

De Leeuw agregó: “Se han envalentonado ahora para conseguir lo que no lograron en estos 50 años últimos y quieren destruir el modelo de Estado de Bienestar construido, para oponerle una Europa sombría basada en la desigualdad, el desempleo, los despidos, la inseguridad laboral y la reducción del gasto público. Con estas políticas”, dijo De Leeuw, “se estimula el populismo de extrema derecha, la discriminación racial y la xenofobia.

Ya estamos hartos de que siempre debamos ser los mismos (los trabajadores) quienes paguemos el pato”, señaló, para anunciar: “Hay una alternativa de progreso. Se encuentra en una política industrial encaminada hacia el desarrollo sostenible, hacia políticas de empleo y de formación”. El líder sindical belga concluyó su intervención con una referencia al lema de los sindicatos belgas: ““Juntos somos más fuertes”. En España podéis contar con nosotros”.

Manifestaciones contra la reforma en América Latina

Manuel Bonmatí, del área de internacional de UGT, reveló que “pese a que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha dicho que la dignidad de nuestro país no debe ser interferida por nadie, el señor Blanchard, jefe de Gabinete de los economistas del Fondo Monetario Internacional, ha estado asesorando recientemente al Gobierno español”.

“Cuando no se dice la verdad en democracia, la democracia se debilita”, sentenció. Posteriormente, Bonmatí anunció que “en países de toda América Latina, el 29 de marzo (por hoy), frente a las Embajadas españolas va a haber manifestaciones contra esta reforma laboral en España”. Recordó luego que “el derecho a la huelga es un derecho constitucional que nadie puede negar y que debe exigirse su respeto”.

Lenguaje y estrategia común

Cándido Méndez, secretario general de la Unión General de Trabajadores, saludó a los sindicalistas europeos presentes en Madrid para expresar su apoyo solidario a la huelga general, “apoyo que nosotros sabemos, pero que es necesario que todo el mundo conozca”.

Afirmó luego que, “a diferencia de otras instituciones democráticas europeas, en las que cada una va por su cuenta, y pese a las diferencias nacionales existentes entre los distintos países del continente, las organizaciones sindicales europeas hemos conseguido dotarnos de un lenguaje y de una estrategia comunes” en referencia a la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

“Sabemos que la Unión Europea se escora hoy por derroteros muy peligrosos”, dijo, para apuntar que esta organización europea “fue un proyecto surgido en la posguerra mundial con el propósito de afianzar la paz, la libertad y la democracia, pero”, matizó Méndez, “las fuerzas del mercado no podían elevar los niveles de progreso social y fue Jacques Delors quien decidió incorporar el diálogo social e integrarlo entre aquellos objetivos. En aquellas fechas”, prosiguió Cándido Méndez, “surgió la CES”.

"Se están cediendo enormes parcelas de soberanía presupuestaria europea a burócratas sin legitimidad democrática", avisa el líder de UGT

Sin embargo, añadió el líder de UGT, “hoy sabemos que aquel camino se está desandando, sabemos que la democracia en Europa está en peligro, como ha reconocido el ex canciller alemán Helmut Schmidt coincidiendo con el pensador alemán Jürgen Habermas. Se están cediendo enormes parcelas de soberanía presupuestaria europea a burócratas sin legitimidad democrática alguna”, prosiguió, “y eso puede tener como consecuencia que Europa se debilite y contraiga el riesgo de desempeñar un papel irrelevante”.

Más adelante, destacó Cándido Méndez que “Europa no puede ser el problema, sino la solución: el Sur de Europa no puede ser la carne de cañón de esta involución política europea y sabemos que quieren empezar estas reformas laborales por el sur para acabar luego por el norte”. Reveló también: “ahora puedo decirlo: España está en primera línea de riesgo en relación con los mercados internacionales” y apuntó que “medios económicos como Financial Times sitúan el fin de esta crisis en torno a 2019 ó 2020”, frente a las promesas gubernamentales.

“Cuando ellos aseguran o preguntan si el modelo de la huelga como instrumento reivindicativo está obsoleto”, inquirió Cándido Méndez, “hay que responderles si el modelo innovador que ellos preconizan es el de Lehman Brothers, de quien el ministro de Economía ha sido su representante en España: lo obsoleto realmente es impedir el ejercicio del derecho democrático a la huelga”, aseguró. “Por eso”, dijo “vamos a ejercerlo, renunciando a la resignación y lanzando un potente mensaje democrático: “Este país tiene que seguir adelante, los trabajadores queremos que se cuente con nosotros y concebimos la huelga general como un ejercicio de reafirmación democrática”. En cuanto al presidente del Gobierno, Cándido Méndez dijo que Rajoy “tiene ahora la oportunidad de demostrar que este no es un Gobierno elegido por el Fondo Monetario Internacional, no sea que vayamos a creer que los políticos democráticamente elegidos se comportan como representantes de aquel”.

Toxo: “La huelga, un derecho constitucional”

Ignacio Fernández Toxo, líder de Comisiones Obreras, aseguró por su parte que los trabajadores europeos “se ven hoy sometidos a una indeseable dinámica a la que sólo es confrontada por el movimiento sindical”. Se refirió también a que “la huelga general está siendo vivida como una especie de trauma por la patronal y también por instituciones públicas, como si no estuviera regulada por un derecho constitucional”. Denunció que “el Instituto General de la Seguridad Social solicita mediante un correo que las personas que vayan a participar en la huelga, lo comuniquen previamente”. “¿A los efectos de qué?” se preguntó Toxo.

“¿Es libre o no el derecho de huelga?”, se planteó, dentro de su crítica a procedimientos que definió como de intimidación contra la ciudadanía; “es el Ministerio de Empleo quien difunde estos mensajes”, puntualizó, “como ese video que se han sacado, que constituye una infamia plagada de mentiras. Si quieren saber quién va a participar en la huelga”, añadió, “que lo confirmen en el conteo posterior; de momento, esto va a ser denunciado ante los tribunales”. Ignacio Fernández Toxo subrayó: “como el miedo no ha funcionado, pretender intimidar a la gente de estos modos, pero que no les quepa duda que mañana (por hoy) va a haber una gran huelga -porque ya no caben la resignación ni la apatía- y manifestaciones en 120 lugares de España, durante la mañana y la tarde”.

El dirigente de CCOO pidió a los parados “que asistan a las manifestaciones convocadas”. Se refirió posteriormente a que “hubo gente que de buena fe creyó que el Gobierno, con 5,3 millones de parados, debía tomar decisiones”, si bien señaló que estas personas “se han dado cuenta del verdadero contenido de la reforma”, en una presumible alusión a las elecciones andaluzas. Más adelante, el líder de Comisiones Obreras denunció que las transformaciones emprendidas ahora en Europa “tienen gran calado ideológico, ya que tratan de transformar el modelo de convivencia social que, por una alianza entre la Socialdemocracia y la Democracia Cristiana europeas, ha funcionado tras la Segunda Guerra Mundial, en la que Europa construyó un modelo de democracia asentado en la idea de un política social. Sin embargo”, reveló, “han llegado a la conclusión de que les resulta imposible mantener el derecho del trabajo como determinante de la organización social europea”.

Por otra parte, destacó Fernández Toxo que “la política de austeridad emprendida en Europa, intenta reducir el papel de la educación y la sanidad públicas, la atención ciudadana a la que las Administraciones están obligadas por ley. Igualmente, el desarme fiscal debilita el modelo y todo ello facilita un viraje hacia la privatización”. Hizo referencia luego a que “en el (reciente) congreso de Atenas, el movimiento sindical europeo ha dicho que la meta es ganar la hegemonía social y hay que convertir la lucha contra las reformas en un nuevo impulso político y social, que impida el desmantelamiento del estado del bienestar”. Y concluyó: “El futuro se puede ganar. La huelga general en España es una inversión de futuro de los trabajadores en beneficio del conjunto de la sociedad. Esta huelga, la vamos a ganar”.

Más información