Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Algunos sí hemos conseguido salir de la crisis, arriesgando, aprendiendo..."

"Cerramos la empresa en Jaén porque no teníamos posibilidades. Vinimos a Londres y hoy tengo un gran trabajo. Creo que otra vida es posible en estos tiempos"

Me llamo Celeste Ortega, tengo 33 años y desde hace casi tres vivo y trabajo en Londres como Digital Project Manager.

Les escribo porque cada día, aunque esté en otro país, leo a diario su periódico para saber cómo van las cosas por España. La verdad es que tengo una mezcla entre preocupación e indignación por la sección que han abierto de "nimileuristas". Déjenme que me explique.

Entiendo que hay que dar voz a los que están indignados o perdidos en esta situación actual, pero, ¿no deberíamos intentar contar también las historias de éxito para alentar a los que tienen intención de mejorar pero no saben cómo? Es decir, no veo historias de éxito de jóvenes normales que sí que han conseguido salir de la crisis, no ser mileuristas, arriesgando, aprendiendo, saliendo de la zona de confort y dejando atrás muchas cosas por el camino... Yo creo mucho más en la inspiración y el refuerzo positivo que en la pena, y en contar una y otra vez la misma historia.

Yo soy de Jaén, ciudad castigada por el paro, no tengo padres ricos, ni tres masters, sólo mi cabeza, mi carrera de publicidad y relaciones públicas y ganas de salir adelante. Después de tener mi empresa en Jaén durante cinco años nos vimos obligados a cerrar y no teníamos futuro ni posibilidades de ningún tipo. Fue entonces cuando decidimos venir a Londres. Llegamos aquí con un par de maletas a un hotel, así que fue como empezó nuestra aventura inglesa. Hoy tengo un gran trabajo, me siento realizada, y lo que es aún mejor, aprendo cada día.

No creo que sea ejemplo de nada, pero sí creo que otra vida es posible en estos tiempos de crisis, y creo que la sociedad ya está lo suficientemente castigada, creo que hay que cambiar el chip a lo positivo, y por supuesto creo que hay que animar a nuestros jóvenes, inspirarlos y darles más puntos de vista.

Hoy hace sol en Londres, la vida puede ser bella, sin ser perfecta y desde luego esa es la idea que habría que transmitir a los jóvenes que están perdiendo la esperanza.

Atentamente,

Celeste Ortega