Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
PRIMERA POLÉMICA INTERNA EN GOBIERNO Y PP

La Moncloa forzó que el marido de Cospedal renunciara a Red Eléctrica

Cospedal rectificó sobre su marido tras conocer el malestar de Rajoy

El escándalo indigna al PP y al Gobierno mientras la ‘número dos’ niega presiones

El Gobierno aborta los intentos de colocar a familiares

Ampliar foto

El Gobierno y el PP se enfrentan a su primera crisis interna desde que ganaron las elecciones. El escándalo público generado por la noticia de que el marido de Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro, había sido nombrado consejero de Red Eléctrica, una empresa privada controlada por la participación pública, con un sueldo de hasta 180.000 euros al año, ha llegado directamente al Ejecutivo. Solo unos pocos conocían su nombramiento, señalan fuentes del Ejecutivo, que insisten en que nunca habría llegado a ser consejero de Red Eléctrica si no es con el visto bueno del presidente. Sin embargo, cuando se armó el escándalo, se extendió el malestar, que llegó incluso a Mariano Rajoy. El presidente, según coinciden diversas fuentes gubernamentales, hizo llegar ese malestar a Cospedal. Y el marido decidió a última hora de la tarde del jueves comunicar que renunciaba a ese puesto.

Soraya Sánez de Santamaría, tras el último Consejo de Ministros.

Esta es la versión más extendida en el Gobierno y en el partido, que insisten en que si no hubiera habido movimiento de La Moncloa López del Hierro habría seguido adelante. Sin embargo, el entorno de Cospedal insiste en desmentirla de forma tajante, y asegura que nadie llamó ni pidió nada y que fue él por su propia voluntad, para no perjudicar a su esposa, quien decidió dar marcha atrás. “El que diga lo contrario miente”, llegan a asegurar.

De hecho, estas fuentes señalan, para reforzar su argumento, que no se ha producido la marcha atrás en el caso de Ricardo de Cospedal, hermano de la número dos del PP, que muy probablemente será nombrado en breve presidente de la Fundación Carolina, con un salario de unos 70.000 euros. En este caso, se ha considerado que no perjudica a Cospedal.

En la versión de las fuentes del Gobierno, sin embargo, no solo Rajoy sino la propia vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, habrían trasladado de alguna manera su malestar. De hecho, casi simultáneamente anunciaba su retirada también como consejero de Red Eléctrica Alberto Nadal, un influyente economista y directivo de la CEOE, hermano gemelo de Álvaro Nadal, director de la oficina del presidente del Gobierno y persona muy cercana tanto a Rajoy como a Sáenz de Santamaría.

De forma oficial, la vicepresidenta señaló este viernes en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que el Gobierno no entra ni sale en qué tipo de consejeros independientes elige una empresa cotizada como Red Eléctrica. Sin embargo, todos esos consejeros son personas cualificadas pero muy cercanas al PP. Diversas fuentes insisten en que esos consejeros, como otros muy importantes que también se nombran por influencia del Gobierno y que tienen unos sueldos muy relevantes, muy por encima de cualquier ministro e incluso de presidentes de empresas públicas, llegan desde muy arriba, directamente del presidente, despachado con el ministro del ramo. Ni José Folgado, presidente de Red Eléctrica, ni Ramón Aguirre, presidente de la SEPI, ambos relevantes miembros del PP, controlan este tipo de nombramientos, señalan.

El malestar con el marido de Cospedal, e indirectamente con la secretaria general, cuya imagen ha quedado afectada, es profundo en el PP. Diversas fuentes coinciden en que su intento por entrar en empresas privadas controladas indirectamente por el Gobierno viene de lejos, y ya era un comentario habitual en algunos cenáculos del PP. Señalan que hizo muchos esfuerzos para lograr ser nombrado consejero de EADS, empresa europea puntera en la construcción de aviones. El Ejecutivo tenía una plaza para ocupar en el consejo, con una remuneración similar a los 180.000 de Red Eléctrica. López del Hierro pugnó por conseguirla, según estas fuentes, pero finalmente se la quedó Josep Piqué, otra persona muy cercana al PP —fue ministro y líder del partido en Cataluña— y que ahora es presidente de Vueling.

Molestaron en el PP las maniobras de López del Hierro para entrar en EADS

La ocupación de puestos en empresas públicas o participadas por el Estado por parte de expolíticos o personas muy cercanas a los partidos es la norma habitual con cada Gobierno. El Ejecutivo del PP, poco a poco, va sustituyendo los puestos ocupadas por personas cercanas al PSOE por otras vinculadas al centro-derecha. Es el caso del propio Folgado, que fue secretario de Estado de Energía y después de Economía con el PP, alcalde de Tres Cantos y ahora ha llegado a presidente de Red Eléctrica. Elena Pisonero, ex secretaria de Estado y ahora consejera y próxima presidenta de Hispasat, es un caso similar.

El malestar en el PP con el marido de Cospedal, un hombre acomodado muy vinculado al mundo de las cajas de ahorros y que está en diversos consejos de administración, viene de lejos. En algún momento ya fue polémica su entrada en el consejo de Caja Castilla-La Mancha. Su papel como hombre de negocios vinculado a la política siempre ha sido visto con recelo por muchos en el PP. Sin embargo, la polémica se recrudece ahora precisamente en el momento en que Cospedal ha salido victoriosa del congreso del partido, y ha asaltado el poder interno, desplazando a personas antes influyentes, como Ana Mato o Esteban González Pons, para colocar a Carlos Floriano y otros dirigentes de su absoluta confianza.

El entorno de Cospedal dice que quien hable de presiones “miente”

La tensión en la calle de Génova entre los dirigentes veteranos, más cercanos a Mato y Javier Arenas, y los cospedalistas es evidente y apenas se oculta. Y en este momento esta polémica no hace sino avivar las llamas. Algunos temen que esta crisis, que también tiene un trasfondo de la rivalidad nunca reconocida entre Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, la figura en alza del Gobierno como vicepresidenta y portavoz, perjudique la carrera política de la presidenta de Castilla-La Mancha.

La elección de López del Hierro como consejero de esta empresa no se ha hecho, obviamente, a última hora. Ya en el congreso del PP, hace un mes, las personas más informadas del partido sabían que ese proceso estaba en marcha, según señalan ahora. Ninguno de esos dirigentes, y desde luego ni el Gobierno, ni el presidente, ni la vicepresidenta, ni los ministros han mostrado ninguna objeción, al menos que se conozca, hasta el momento en que el nombramiento se ha hecho público.

Las dimensiones de la polémica pública creada cambiaron las cosas y desataron el malestar en el Gobierno y en el propio presidente, que lo trasladó. El momento no podía ser más inoportuno para Sáenz de Santamaría, que precisamente ayer iba a vender tras el Consejo de Ministros un plan de extinción de 24 empresas públicas y nueve fundaciones, desinversión en otras ocho y venta de la participación en 25 sociedades mercantiles. Lo hizo después de haber aprobado hace dos semanas una reducción de los sueldos en este tipo de organismos. Sáenz de Santamaría aseguró que solo en consejeros se ahorrarán con esta eliminación 1,8 millones de euros anuales. Aunque no quiso aclarar cuántos de los 35.000 millones de euros que tiene que recortar España este año llegarán de este tipo de medidas de reestructuración de la Administración.

Sáenz de Santamaría contestó hasta en tres ocasiones a cuestiones sobre la polémica del marido de Cospedal, que trató de evitar. Después de insistir en que el Gobierno no quería entrar en cuestiones de empresas cotizadas, sí dijo que, como carácter general, el único criterio del Gobierno para elegir a presidentes y consejeros de empresas públicas o participadas por el Estado es el de “capacidad y mérito”. Lo dijo mientras el PSOE criticaba los vínculos familiares con altos cargos del Gobierno de algunos nombramientos. Sáenz de Santamaría defendió, por ejemplo, que Folgado sea responsable de Red Eléctrica porque “fue secretario de Estado de eso [Energía] y por tanto conoce la materia”.

Empresas públicas y cargos afines al PP

José Folgado. Es el nuevo presidente de Red Eléctrica Española, empresa con mayoría de capital público, por nombramiento directo del Gobierno. Desde 1996 hasta 2004, con los Gobiernos de José María Aznar, fue secretario de Estado de Presupuestos y Gasto Público, de Economía, y de la Energía y de la Pequeña y Mediana Empresa, en el Ministerio de Economía que dirigía entonces Rodrigo Rato. Fue diputado del PP por Zamora. Desde 2007 era alcalde de Tres Cantos (Madrid), cargo que acaba de abandonar para asumir su nuevo puesto.

Josep Piqué. Acaba de ser designado representante del Estado en el Consejo de Administración de EADS, la sociedad europea que fabrica el Airbus, también por decisión del Ejecutivo. Con José María Aznar en el palacio de la Moncloa, fue ministro de Industria y Energía, de Asuntos Exteriores y portavoz del Gobierno. Fue el candidato y líder del PP de Cataluña hasta que dimitió por graves discrepancias con la línea de la dirección nacional del partido, en la primera legislatura de Mariano Rajoy en la oposición. Desde 2007 es el presidente de Vueling, la compañía aérea privada de bajo coste.

Elena Pisonero. Consejera y futura presidenta de Hispasat. También formó parte del equipo de Rodrigo Rato en la etapa de José María Aznar en el Gobierno, con quien fue secretaria de Estado de Comercio, Turismo y pymes hasta el año 2002. Luego fue embajadora de España ante la OCDE hasta 2004, vocal del comité ejecutivo del Partido Popular y miembro del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid. E Ángeles Alarcón. Acaba de ser nombrada presidenta de Paradores, empresa pública que depende del Ministerio de Economía. Estuvo casada con Rodrigo Rato y fue asesora personal de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Ricardo de Cospedal. Ha sido nombrado director de la Fundación Carolina, una entidad mixta público-privada, en sustitución de Rosa Conde. Es hermano de la número dos del Partido Popular y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal. Es experto en cooperación y desarrollo.

José Ramón Bujanda Sáenz. Es cuñado del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete. Ha sido nombrado presidente de la Sociedad Estatal de Caución Agraria (Saeca), que depende de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y del Ministerio de Agricultura. Es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y diplomado en la Escuela de Negocios IESE. Era presidente de la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado y de la Asociación Europea de Fabricantes de Hormigón, y directivo de la empresa de cementos Portland.

Ignacio López del Hierro Bravo. Renunció el jueves, tras ser nombrado consejero de Red Eléctrica Española. Es el marido de Dolores de Cospedal. Ha sido miembro del Consejo de Administración de Metrovacesa y vicepresidente la constructora Bami. También ha sido consejero de la Corporación Industrial de Caja Castilla-La Mancha. En 1977 fue nombrado gobernador civil de Toledo. Actualmente es consejero de la empresa Gecina y asesor de la sociedad Avanzit.

Alberto Nadal. También renunció el jueves a ser consejero de Red Eléctrica Española. Es el hermano gemelo de Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, exdiputado por Albacete, excolaborador de Rato y persona de confianza en el Grupo Parlamentario Popular que dirigía Soraya Sáenz de Santamaría en la anterior legislatura.