Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"En España, por desgracia, la inmovilidad laboral sigue muy arraigada"

"A mis 26 años cobro 29.000 euros anuales. Ahora sí estoy en el rango que mi perfil merece"

Buenos días.

Les escribo mi caso particular sobre los jóvenes desempleados.

Tengo 26 años, soy psicólogo y en 2009 invertí más de 6.000 euros en una escuela de negocios para hacer un máster de Dirección de Recursos Humanos. De familia humilde, pude costearme mi formación a la vez que fregaba platos y era camarero en un restaurante mientras vivía con mis padres. Originario de Oviedo, me mudé a Salamanca con 20 años para licenciarme allí y que este renombre estuviese en mi CV.

Laboralmente y de "lo mío", comencé haciendo prácticas gratuitas a tiempo completo en una multinacional de la distribución (Leroy Merlin), posteriormente y compaginando el máster trabajaba como becario cinco horas por las tardes en una empresa de selección por 400 euros. Después volví a ser becario en una multinacional de telecomunicaciones por 550 eruos al mes y conseguí mi primer contrato laboral en otra empresa cobrando 14.500 eruos anuales (sí, licenciado con postgrado, dos años de experiencia e idiomas -año de Erasmus en Holanda-). Yo me llamaba a mi mismo "el eterno becario", pero en ningún momento dejé de realizar entrevistas (puedo asegurar decenas a mis espaldas), siempre estaba buscando trabajo de forma proactiva, no solo en jobsites, sino en foros de empleo, directamente en empresas, etc.

Ambicioso o no, desde el primer momento tuve claro lo que quería y lo que creía merecer; por ello no me conformé. Ahora mismo tengo un puesto internacional en una empresa de telecomunicaciones y a mis 26 años cobro 29.000 euros anuales. Ahora sí estoy en el rango que mi perfil merece y es por ello que animo a todos a que no dejen de buscar, porque oportunidades hay.

Termino comentando que llevo procesos de selección y la empresa está situada en la provincia de Girona. Nuestra práctica laboral es realizar la contratación indefinida desde un primer momento y ofrecemos sueldos bastante competitivos, incluso así, tengo problemas para obtener candidatos y para que la gente se mude a la zona. En España, por desgracia e incluso ahora en la crisis, la inmovilidad laboral sigue muy arraigada; esta comodidad nos lastra.

Saludos,

PD: estoy con la ingeniera de hoy, 70.000 euros como primer empleo es un auténtico despropósito y huele muy mal. Recordemos que Zapatero cobraba 85.000 y era presidente de España