Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Muchos jóvenes no tienen la cultura de esfuerzo que tuvieron nuestros padres"

"Trabajo duro y sacrificio, no tiene más. Que nadie piense que los que tienen puestos bien pagados no se lo han currado y van enchufados"

Suscribo con integridad lo comentado previamente por otros lectores como Javier. Uno podrá tener más o menos suerte, pero, si no se trabaja duro, la suerte no aparece.

Soy Fernando, tengo 23 años, y soy de Madrid. Mientras muchos de mis amigos repetían curso, arrastraban tres o cuatro asignaturas a septiembre, o se dedicaban todos los fines de semana a emborracharse y durante los veranos a pegarse la fiesta en la playa, a mí me tocó sacrificar muchas noches de viernes para sacarme la carrera a curso por año porque si no me echaban en segunda convocatoria; y a sacar buenas notas porque si no el título no servía de nada. Me he pasado los dos últimos veranos (que han coincidido con los últimos dos de carrera y el máster) sin pisar la playa por hacer prácticas. Y he trabajado un tercer idioma fuera de las clases normales, quedándome por las tardes después de clase o reduciendo a la mínima expresión mi hueco para comer.

Me siento privilegiado en muchas cosas: soy bilingüe en inglés, he estudiado la carrera en el Reino Unido y el máster a caballo entre España y Francia, y he conseguido muy buenas prácticas. Todo gracias a mis padres y a su esfuerzo impagable por apoyarme en una buena educación, por recortar gastos en vacaciones y no en clases de francés; y a la cultura de esfuerzo y trabajo que me han inculcado.

Ahora tengo un contrato fijo indefinido firmado con una consultora extranjera en Madrid para empezar en septiembre cobrando un buen salario anual y con una progresión profesional y salarial exponencial. Me tocará pasar tiempo fuera sí, pero eso es inevitable en un mundo globalizado.

Me da muchísima rabia leer muchos post de gente como yo que ha trabajado y estudiado a destajo y aun así la suerte no les ha sonreído. Les deseo lo mejor y ojalá encuentren algo pronto. Pero hay una realidad y es que en este país hoy en día en gran parte de la juventud hay una falta de cultura de esfuerzo que tuvieron nuestros padres y que no tenemos nosotros.

Trabajo duro y sacrificio, no tiene más. Y por favor, que nadie piense que los que tienen puestos bien pagados no se lo han currado y van "enchufados" porque, al menos en mi caso y en el de muchos que me rodean, no es verdad.

Fernando Tister Mármol