Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal sobre los 'nimis': "La reforma laboral está pensada para los jóvenes"

La secretaria general del PP asegura que la reforma laboral está pensada en esos jóvenes

Empleo público y contratos subvencionados, propuestas de los partidos para atajar el problema

Una joven 'nimileurista'.
Una joven 'nimileurista'.

La secretaria general del Partido Popular, Dolores de Cospedal, ha defendido la reforma laboral adoptada por el Gobierno como la mejor solución para los jóvenes y los parados que deseen trabajar. “Obviamente la situación es mala para todos”, ha asegurado en referencia a la generación de nimileuristas, para los que un salario de 1.000 euros supondría un privilegio. ¿La reforma laboral les condena a no tener otras perspectivas? “La reforma está pensada para ellos, porque persigue que los jóvenes no sean eternamente becarios”, ha señalado.

Las formaciones políticas son conscientes de que el "nimileurismo" o la precariedad de los menores de 34 que ni siquiera cobran 1.000 euros, lastra a toda la sociedad. Como apunta José Antonio García Rubio, secretario de Economía y Trabajo de Izquierda Unida, el problema laboral de los jóvenes españoles es un "tremendo despilfarro para la sociedad". "Todos hemos contribuido a formarlos, así que nuestro esfuerzo económico se está malgastando".

Paro juvenil de casi el 50%, precariedad, fuga de cerebros...¿Qué proponen los partidos ante esta problemática? La mayoría apuesta por medidas de fomento del empleo no solo para los jóvenes, pero en los que estos se vean también beneficiados con modelos de contrato específicos que incentiven a los empresarios a que opten por ellos. Los grupos, menos el PP y CIU (los que votaron a favor del decreto en el Congreso), añaden además que la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy va en el camino equivocado. "Esta reforma no da ni una sola solución al empleo juvenil, lo que hace es universalizar la precariedad más allá de los jóvenes", señala Sergio Gutiérrez, secretario general de las Juventudes Socialistas del PSOE. El PP defiende todo lo contrario: "La reforma laboral está pensada para los jóvenes", ha asegurado esta mañana la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal. "Lo que persigue esta reforma es que los jóvenes no sean eternamente becarios", ha añadido la número dos del PP, informa Francesco Manetto.

Los partidos proponen contra el "nimileurismo":

-PP. La reforma laboral es el instrumento principal para luchar contra este problema, "fruto de la herencia del Gobierno de Zapatero y Rubalcaba", defiende la diputada popular Belén Hoyo. El decreto va a "beneficiar sobre todo a los jóvenes", afirma Hoyo, que señala las medidas relacionadas con ellos que contiene la nueva norma: "El nuevo contrato indefinido de apoyo a los emprendedores con bonificaciones de hasta 3.000 euros para la contratación de menores de 30 años, la posibilidad de prolongar el contrato de formación hasta los 30 años, el fomento de la contratación indefinida y la prohibición de encadenar los contratos temporales durante más de dos años". La diputada no precisa cuántos jóvenes se han beneficiado de la nueva regulación ni cómo mejorará la precarización del trabajo juvenil. "La prioridad es crear puestos de trabajo", reconoce Hoyo. Contra la reforma, que abarata el despido, permite la bajada unilateral de salarios y los ERE sin permiso administrativo entre otros polémicos aspectos, los sindicatos han convocado una huelga general el próximo 29 de marzo.

El problema es fruto de la herencia del Gobierno de Zapatero y de Rubalcaba

Belén Hoyo, PP.

-PSOE. Los socialistas diferencian dos grupos de jóvenes: los que no tienen formación y están desempleados (en torno a un millón, según sus cálculos) y los que tienen una alta cualificación y no encuentran trabajo o el que encuentran es de mala calidad. 

Para los primeros, proponen un nuevo tipo de contrato al que llaman Contrato para la Formación y el Aprendizaje, que conjuga el trabajo remunerado en una empresa con la formación que permita adquirir una cualificación profesional reconocida, con protección social plena y derecho a todas las prestaciones de la Seguridad Social. El 75% de la jornada laboral se destinaría al trabajo y el 25% a la formación, para que el joven empleado pudiese adquirir un título.

Para los segundos, apuntan un Programa de Primera Experiencia Profesional que, en unos casos, se concretará en la celebración de un contrato de trabajo y, en otros, consistirá en un sistema de becas para desarrollar prácticas profesionales no laborales en empresas. "Apostamos por el contrato más que por la beca, porque creemos que hay que delimitar el uso y abuso de las becas", dice el responsable de Juventudes Socialistas. El sueldo debería superar el salario mínimo interprofesional y el contrato tendría una duración mínima de un año. Se buscarían estímulos públicos para que los empresarios apuesten por este modelo (bien a base de bonificaciones de cuotas de la Seguridad Social o directamente con subvenciones, preferentemente europeas).

La reforma  universaliza la precariedad más allá de los jóvenes

Sergio Gutiérrez, PSOE

El PSOE añade además su propuesta de incrementar el Salario Mínimo Interprofesional a 1.000 euros (ahora está en 641 euros), "el mínimo de dignidad", y asegura que podría financiar las subvenciones a la contratación de jóvenes con dos nuevos impuestos: uno a las grandes fortunas y otro a las transacciones financieras.

 -IU. La coalición de izquierdas apunta a una ayuda económica a las empresas que contraten a menores de 30 años, en cantidad proporcional al salario que se les pague. Se trataría de ayudas de hasta 5.000 euros al año por cada joven contratado en proporción al sueldo, de forma que, explican, se lucharía al mismo tiempo contra los salarios bajos, porque la ayuda aumentaría en función de la retribución. IU añade también como solución al problema un aumento del empleo público. "Hacen falta trabajadores públicos en sanidad, en educación, para el desarrollo de la ley de dependencia, en la Agencia Tributaria, en los servicios públicos de empleo...", enumera García Rubio. No serían plazas específicas para jóvenes, "pero al empleo público suele acceder el recién licenciado", añade el secretario de Economía de IU.

Los fondos para ambas propuestas se obtendrían, según IU, de la lucha contra el fraude y la economía sumergida y de una reforma fiscal.

-UPyD. Al contrario de PSOE, PP e IU, en Unión, Progreso y Democracia no creen en soluciones específicas para jóvenes. Su propuesta pasa por un contrato único indefinido con un coste del despido creciente con el tiempo. "El gran engaño es sostener que por crearse 30 tipos de contrato se soluciona el problema, es al revés", afirma Carlos M. Gorriarán, portavoz adjunto de UPyD en el Congreso. El modelo de contrato único es "el que existe en los países nórdicos, a los que mejor les va en temas de empleo", dice Gorriarán. Los contratos temporales se reducirían solo a sustituciones y al empleo intrínsecamente temporal, como el del sector agrario o el del turismo. "Los jóvenes nimileuristas son el aspecto extremo de una realidad más extendida: que en España tenemos los sueldos más bajos de Europa", añade el portavoz.

-PNV. "No hay varitas mágicas", defienden los nacionalistas vascos. El diputado Pedro Azpiazu explica que el camino está en "concienciar a las empresas de que los jóvenes merecen una oportunidad. Hay que poner en valor el trabajo y la formación". El PNV no habla de modelos de contratos ni de subvenciones específicas, pero sí cree que la Administración debe "incentivar" que se contrate a los menores de 34, aunque no concreta cómo. La reforma laboral de Rajoy, sin embargo, "acrecienta" el nimileurismo, opina Azpiazu: "Va a generar más precariedad, va a ahondar el problema". El parlamentario nacionalista lo conoce de cerca, ya que tiene un hijo en esa situación: "Con la edad de mi hijo yo ya estaba independizado, y él está más formado que yo", concluye el diputado.

-CIU. En Corvengencia i Unió estiman que el problema "no va a depender del BOE". Según defiende su portavoz de Trabajo, Carles Campuzano, la solución es el cambio de modelo productivo hacia actividades que generen valor. Los incentivos, las subvenciones a la contratación de jóvenes "no van a generar un empleo de calidad. En España se gastan cada año 3.000 millones de euros en bonificaciones al empleo". La reforma laboral, dice Campuzano, "en la medida en que introduce más flexibilidad debe servir para que cuando la economía crezca se mejoren las condiciones de empleo".