Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los familiares del Yak-42: “Es un agravio que Trillo sea embajador en Londres”

La asociación de víctimas del accidente recurre el tercer archivo del caso

El exministro de Defensa es, dicen, la “mano negra” que impide que el proceso avance

El avión militar ucranio Yakolev 42 en el que regresaban de Afganistán 62 militares españoles, estrellado cerca de Trebisonda.
El avión militar ucranio Yakolev 42 en el que regresaban de Afganistán 62 militares españoles, estrellado cerca de Trebisonda. ASSOCIATED PRESS

No han recibido buenas noticias últimamente. Las familias de los 62 militares fallecidos en el accidente del Yak-42, en 2003, conocieron el pasado 3 de febrero que el juez Fernando Grande-Marlaska exoneraba del siniestro a la cúpula militar de la etapa de Federico Trillo al frente de Defensa, por considerar que no existió "responsabilidad penal relevante" en la mayor catástrofe de las Fuerzas Armadas españolas en tiempo de paz. Era el tercer archivo del caso, contra el que ya han presentado recurso. Pero pocos días después recibieron otra noticia que también les cayó como un jarro de agua fría: el nombramiento del exministro de Defensa como nuevo embajador español en Londres. “Queremos expresar nuestro sufrimiento moral por esta decisión, para nosotros es un agravio”, han lamentado esta mañana.

La asociación de víctimas del accidente insiste en la responsabilidad penal de los mandos militares en el siniestro del avión ucranio. "Era vox populi que los aviones eran inseguros, hubo negligencia", ha defendido el presidente, Miguel Ángel Sencianes. Por eso han recurrido el auto de Grande-Marlaska, una decisión a la que se ha sumado la fiscalía. El Ministerio Público estimó que los mandos incurrieron en una "imprudencia grave" y una "absoluta falta de diligencia, pese a tener conocimiento de las enormes deficiencias e irregularidades que caracterizaban" ese tipo de vuelos. Todo ello, dijo el fiscal, "hacía previsible que pudiera suceder (un siniestro) que hubiera sido evitable".

Pedimos al juez que reabra al caso y que tenga en cuenta que es una cuestión de honor”

“Pedimos al juez que reabra al caso, es una cuestión de honor”. Grande-Marlaska acaba de ser nombrado presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, pero ellos no creen que la nueva organización de la sala, con el responsable de haber archivado el caso a la cabeza, vaya a perjudicar su pretensión: “Llevamos nueve años confiando en la justicia, eso no se quiebra por un nombramiento”, ha afirmado su abogado, Leopoldo Gay. El recurso que han presentado, que pide la apertura de juicio oral, tendrá que dirimirlo Grande-Marlaska en primera instancia, pero si lo deniega, como es previsible, la apelación recaerá en la Sala de lo Penal.

El proceso judicial se alarga ya nueve años. Están cansados de esperar: “Por salud mental, por todo, necesitamos un plazo, que los juicios no se alarguen tanto. Esto debía de acortarse porque no hay quien lo resista”, se quejaba Granada Ripollés, hermana de uno de los fallecidos. En opinión de la asociación, existen razones políticas para el retraso judicial. Federico Trillo, dicen, es la “mano negra” que lo obstaculiza. “Sigue sobrevolando, tiene mucho poder, más de lo que la gente se imagina”, añadía Francisco Parada, otro de los miembros.

Los familiares solicitan también al Gobierno que no conceda el indulto a los comandantes José Ramón Ramírez y Miguel Ángel Sanz, condenados por la Audiencia Nacional en 2009 por falsear las identidades de 30 de los 62 militares fallecidos en el Yak-42, en un sumario separado del que investigaba las irregularidades que rodearon la contratación del avión ucraniano. "Nunca han pedido perdón, no han mostrado arrepentimiento", defienden. La ejecución de la sentencia se ha paralizado por la petición de indulto que tiene que resolver el Ejecutivo de Mariano Rajoy. La asociación ha solicitado además audiencia con los ministros de Interior y Defensa, pero aún no ha obtenido respuesta. Su intención es seguir dando la batalla. "Ellos están muertos, nosotros estamos vivos y lo que nos queda es continuar", han concluido.