Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sobre Valencia: "No podemos dar esta imagen de nuestro país"

Fernández anuncia que comparecerá en la comisión de Interior del Congreso

Rubalcaba: "Las imágenes no son tolerables y espero que el ministro las aclare"

El sindicato mayoritario de policía habla de "cobardía política y personal del ministro"

Los estudiantes volverán a salir hoy a la calle en Valencia y en otros puntos de España

La protesta de los estudiantes contra los recortes es tema del momento a nivel mundial

Un policía antidisturbios carga contra un grupo de personas en el entorno del Instituto Lluís Vives EFE

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha admitido esta mañana que ha podido haber "algún exceso" y alguna "actuación desproporcionada" en la acción de la policía ante las protestas de estudiantes en Valencia. El ministro ha defendido, en general, la acción policial y ha limitado esos excesos a "alguna actuación individual",pero ha asegurado que se estudiarán los casos y "actuaremos en consecuencia". Por su lado, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha llamado desde Londres a la tranquilidad y "mesura" para que este tipo de incidentes no vuelvan a repetirse. "Todos debemos hacer un esfuerzo y tirar del carro porque es la hora de la tranquilidad y la serenidad. Si todos actúan con mesura, esta situación no va a repetirse", ha afirmado en presencia del primer ministro británico, David Cameron. "Los españoles no podemos dar una imagen de país que no es la que es", ha dicho respecto a la repercusión que los sucesos de Valencia han tenido en la prensa internacional.

Los estudiantes no se han arredrado y esta mañana han seguido protestando por los recortes en educación llevados a cabo por el Gobierno valenciano, y la contundente carga policial se ha convertido en tema del momento  a nivel global en Twitter.

En una entrevista a Catalunya Ràdio, Fernández Díaz ha calificado de "poco afortunadas" las palabras pronunciadas ayer por el Jefe Superior de Policía de Valencia, Antonio Moreno, que se refirió a los manifestantes como "el enemigo" para negarse a cuantificar los efectivos policiales que se desplegaron ayer por el centro de Valencia. "No voy a proporcionar esa información al enemigo", dijo. "Errar es de humanos", ha señalado el ministro que ha dicho "entender lo que quería decir" pero reconoce que no lo hizo "de la manera más afortunada". Además, Fernández Díaz ha anunciado que comparecerá en la comisión de Interior del Congreso para explicar la actuación policial y ha indicado que entre los estudiantes (que protestan por falta de calefacción en el Instituto Lluís Vives, al igual quer ocurre con otros) hay "radicales y violentos infiltrados que son los que están creando los problemas". "Los excesos de unos y otros son los que hemos de controlar", ha afirmado.

El exministro del Interior y secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, preguntado por la actuación policial durante un viaje a Bruselas ha destacado que "se han visto imágenes que no son tolerables" y por ello espera "que el ministro las aclare". Ferraz ha difundido entre los dirigentes socialistas un argumentario que señala "quien da las órdenes" como principal responsable, ya que la policía es "la misma que hace cuatro meses", antes del 20-N.

Lejos de estas declaraciones y también la relativa autocrítica de Fernández Díaz, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha defendido este martes la actuación de la policía en Valencia en respuesta a las protestas estudiantiles y ha advertido de que no hay que "llevar las simpatías a los que atacan" a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. En una entrevista en RNE, Gallardón ha subrayado que los agentes policiales han sido "violentamente agredidos" y han actuado "obligados" por esa violencia de las protestas estudiantiles. "El Estado democrático es el único capacitado para realizar una acción legítima de fuerza, porque todo lo que sea una acción de fuerza que no sea ejercida por el Estado democrático significa una vulneración de la ley, y tiene que dar respuestas equilibradas", ha afirmado el ministro.

Las palabras del ministro del Interior no han gustado a los miembros del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), que ha remitido un comunicado en el que califica sus declaraciones de un "acto de cobardía política y personal" ya que consideran que si cree que la actuación policial ha sido excesiva "debe empezar por cesar a la máxima responsable política, la Delegada del Gobierno". El sindicato justifica la actuación de la policía y asegura que la "orden de cargar" salió de la delegada del Gobierno y del jefe superior de Valencia que "cometieron un grave error".

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha dicho en la Cope que "hay que acabar con las protestas violentas" que "no respetan el derecho de manifestación" para no generar un "efecto llamada". Tampoco la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha querido hacer autocrítica y ha afirmado que las manifestaciones y protestas estudiantiles responden a "una estrategia predeterminada de la izquierda". En una entrevista en la Cope, Barberá ha dicho que las manifestaciones son fruto de "la izquierda, con métodos de la izquierda y objetivos de la izquierda".

La portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, ha pedido al ministro del Interior que “desautorice” las declaraciones de la delegada del Gobierno quien calificó estos hechos de "anécdota", y ha emplazado al director general de la Policía a que haga lo propio con el jefe superior en Valencia y “le diga que no está tratando con enemigos, sino con ciudadanos en una democracia, muchos de ellos menores de edad”.

Además, Jueces para la Democracia (JpD) ha expresado en un comunicado su "preocupación" ante el "salto cualitativo que se está produciendo en Valencia en materia de orden público" tras las protestas estudiantiles que tuvieron su origen en las críticas por los recortes en educación y ha lamentado la "situación caótica provocada por quienes tendrían que haber garantizado el orden público con una mayor prudencia y sentido de la responsabilidad". Lejos de esta consideración está la del PP valenciano que, en boca de su secretario general, Antonio Clemente, considera que las declaraciones del Jefe de policía se ha sacado de contexto.

El secretario de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, se ha reunido con la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León. Además de los socialistas, Esquerra Unida, Compromís, sindicatos y la Federación de Padres y Madres de Alumnos de Valencia han pedido su dimisión.La delegada del Gobierno ha recibido esta mañana de la Federación de Estudiantes un decálogo en el que reclaman, entre otras, cosas, que cesen las cargas policiales, que el Jefe Superior de Policía se retracte de sus palabras y que se retiren los cargos a los detenidos.

Más información