Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exasesor de Aznar, nuevo embajador en Estados Unidos

Gil-Casares irá a Washington y José Ignacio Carbajal a Moscú

Ramón Gil-Casares. Ampliar foto
Ramón Gil-Casares.

El diplomático Ramón Gil-Casares, jefe del Departamento de Política Internacional y de Seguridad en Presidencia del Gobierno con José María Aznar, será el nuevo embajador de España en Washington (EE UU), en sustitución del ex director general del CNI Jorge Dezcallar. El de Gil-Casares es el más destacado de la treintena de plácets que solicitó el viernes el Consejo de Ministros y que supondrán una renovación de los embajadores españoles en las principales capitales.

Entre los nuevos embajadores figuran José Ignacio Carbajal (Moscú), Pablo García Berdoy (Berlín), Eduardo Gutiérrez (Vaticano), Javier Elorza (Roma), Eduardo Junco (Lisboa), Alfonso Lucini (Atenas), Antonio Pérez Hernández (Caracas), Milagros Hernando (Beirut), Fernando Calderera (Tel Aviv), Antonio Fernández Mazarambroz (Kinshasa), José Eugenio Salarich (Abu Dhabi), Roberto Varela (Montevideo), Manuel de la Cámara (Brasilia), Víctor Fagilde (Quito), Román Oyarzún (Buenos Aires) o Gustavo de Arístegui (Nueva Delhi).

El exministro de Defensa y expresidente del Congreso, Federico Trillo-Figueroa, había pedido el puesto de embajador en Washington, pero el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, le ha ofrecido finalmente la Embajada en Londres. Margallo se había comprometido a que las embajadas fueran ocupadas por diplomáticos, no por políticos, y Trillo ha sido la excepción.

Trillo es el único de los 30 nuevos embajadores que no es diplomático

Gil-Casares, que fue también secretario de Estado de Asuntos Exteriores y embajador en Guinea y Sudáfrica, se vio relegado al ostracismo en los últimos años y en la actualidad era embajador en Sudán. La mayor sorpresa en los cambios es el relevo de la embajadora en el Vaticano, María Jesús Figa, primera mujer que ocupaba este cargo, en el que llevaba apenas un año. La sustituye Eduardo Gutiérrez, que era número dos de Jorge Moragas, actual jefe de Gabinete de Rajoy, en el departamento de Relaciones Internacionales del PP.

El nuevo embajador en Moscú, José Ignacio Carbajal, es un veterano diplomático que fue director general de Asuntos Consulares y embajador en México y Canadá. Actualmente ocupaba la vicepresidencia del Comité Conjunto Hispano-Norteamericano.

Pablo García Berdoy, nuevo embajador en Alemania, fue embajador en Rumanía y director general para Europa. Actualmente estaba en excedencia en la empresa privada. Eduardo Junco, nuevo embajador en Lisboa, fue embajador en Cuba y en la actualidad estaba en la Secretaría de Estado de la UE.

Milagros Hernando, nueva embajadora en Líbano, era la directora del departamento de Política Internacional y de Seguridad con el último Gobierno de Zapatero; mientras que el nuevo embajador en Israel, Fernando Calderera, era el número dos de la embajada en París. Precisamente los embajadores en París, Carlos Bastarreche; Rabat, Alberto Navarro, o Pekín, Eugenio Bregolat, son de los pocos que se mantienen al frente de embajadas de primer nivel.

Gustavo de Arístegui une a la condición de diplomático la de político. Ha sido portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso y será el nuevo embajador en la India, un país al que hasta ahora España no ha prestado la atención que merece su creciente peso político y económico. Sustituye a Javier Elorza, un diplomático de larga trayectoria, que ocupará la embajada en Roma, que deja Lucini para pasar a Atenas.