Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un veredicto cargado de faltas de ortografía

Algunos pasajes se refieren a Camps como presidente de la Generalitat

El acta del jurado dice que el expresidente no "tiene" influencia en la contratación

Ampliar foto

Saber leer y escribir es uno de los requisitos que la ley marca como exigencia para ser miembro de un tribunal popular. En los nueve que conformaron el jurado del expresidente valenciano, Francisco Camps, se cumplía este requisito ya que nada dice la norma sobre la ortografía.

El manuscrito del acta del jurado está plagado de fallos ortográficos. Es llamativo el primero de ellos, en la primera frase, que dice “El jurado, a deliberado, sobre los hechos”, en la que no solo falta la h del verbo haber sino que se pone entre comas el verbo, apartándolo del sujeto y el objeto. El “problema” con el verbo haber se repite. Más adelante, en una afirmación trascendental, el acta señala que “los supuestos regalos no han quedado demostrados que se les hallan pagado”. Y pese a que “favorable” y “desfavorable” está escrito en unas cuantas ocasiones en el objeto del veredicto que redactó el magistrado (en el que tenían que fijarse para redactar el acta), al encargado de la redacción del manuscrito también se le escapó un “faborable”.

En sus últimas consideraciones, el acta del jurado incluye además un error propio de los valencianos, el de la concordancia: “durante la deliberación no han ocurrido ningun tipo de incidencias”, dice.

Los miembros del jurado estuvieron unas 15 horas, divididas en cinco sesiones y tres jornadas, deliberando sobre el futuro de los acusados. Quizá fue ese el motivo por el que en la redacción se obviaron más de una treintena de acentos. Sin embargo, hay otras muestras que indican que, en algunos casos, se fijaron en la ortografía ya que hay un “atribuyen” en la que la y está corregida sobre la ll, al igual que un “devolvió” que se escribió inicialmente con b, o incluso un “probado” que finalmente fue bien escrito.

Al margen de las faltas ortográficas hay otros elementos que resultan no menos llamativos y es que, en alguna ocasión, el jurado habla de Francisco Camps, como presidente de la Generalitat, en presente. “El sr. Camps no tiene influencia alguna en materias de contratación como presidente de la generalitat” (sic). En otras referencias el “tiene” está corregido por el “tenía”, al igual que se puede comprobar en las ocasiones en las que se habla del ex secretario general del PP valenciano y también acusado, Ricardo Costa, en las que el tiempo verbal está corregido.

En cualquier caso, entre los juristas el debate se centra en si debería revisarse el catálogo de delitos que son competencia del tribunal popular o si podría ampliarse la circunscripción para la elección de los miembros de estos tribunales y no limitarla a la provincia en la que supuestamente se cometa el delito.