Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba y Chacón se lanzan a por el voto de decenas de indecisos del PSOE

La pugna en territorios clave mide las fuerzas ante los próximos congresos locales

La votación de Madrid se considera el primer pulso para el congreso

Rubalcaba y Chacón se lanzan a por el voto de decenas de indecisos del PSOE Ampliar foto

Los dos candidatos oficiales a la secretaría general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, se atribuyen entre 120 y 130 votos de ventaja, después de celebrados los congresos regionales. Junto a este dato hay que añadir otro. En torno a un 15% de los 956 delegados con derecho a voto, unos 143, no han manifestado su preferencia y de manera expresa han querido situarse en el grupo de indefinidos. Ese bloque, diseminado por todas las federaciones y territorios del PSOE, constituye ahora mismo el trozo de la tarta más codiciado por los dos candidatos; y a captar su voto van a dirigir todas sus energías. Esas decenas de delegados socialistas forman uno de los ingredientes esenciales para que la victoria sea de uno o de otro.

La confusión reinante durante el fin de semana, tras la celebración de los congresillos, al atribuirse la victoria los dos candidatos, tiene relación directa con que ambos colocaron en su casilla a gran parte de los indefinidos. Muchos de ellos están encuadrados en federaciones que llegan al congreso federal de Sevilla, de los días 3, 4 y 5 de febrero, en una lista única, por lo que resulta arriesgado hacer la radiografía de cada uno. “Yo no he dicho a quién apoyo y no lo voy a decir, ¿por qué me colocan como apoyo a una candidatura?”. La pregunta y la queja se la hace una delegada, que también pide el anonimato de su federación, que llegará al congreso de Sevilla en una lista única tras el acuerdo de su organización territorial.

La paz territorial ha guiado sobre todo y ante todo a las federaciones y a las organizaciones provinciales que han elaborado listas unitarias. Así ha ocurrido en Murcia, cuyos 26 delegados acuden juntos y sin que nadie se haya manifestado por Rubalcaba o Chacón. “Es una lista que refleja criterios regionales; con alcaldes, la portavoz parlamentaria y representantes territoriales”, explican fuentes de esa federación. Pero en voz baja las dos candidaturas hacen sus cuentas. “Murcia es abrumadoramente pro Rubalcaba”, dicen en su plataforma. “Más de la mitad está con Chacón”, se dice desde el otro lado. Con especial enojo responden los socialistas extremeños cuando se les quiere encuadrar. Su secretario general, Guillermo Fernández Vara asegura que los 49 delegados escucharán a los dos candidatos en su paso por Extremadura. En Badajoz, con 29 delegados, hubo una sola lista. ¿La mayoría de Rubalcaba? Seguramente, responden, pero está por ver. En Zaragoza hay 22 indefinidos, de los que tiran las dos candidaturas y en torno a 30 en Andalucía, fundamentalmente Córdoba y Almería.

En Toledo 15 de los 16 delegados no han expresado su preferencia, en línea con su secretario general, Emiliano García-Page, alcalde de Toledo. En su entorno explican ese silencio en clave del futuro congreso regional. García-Page podría por ser el futuro líder de la región, al haber anunciado José María Barreda que dará un paso atrás en su congreso regional. Barreda apoya a Chacón y con él muchos militantes de Castilla-La Mancha, por lo que ningún aspirante a liderar la región quiere desairar a parte de sus afiliados. “Aunque se da por seguro que Toledo está sobre todo con Rubalcaba; Ciudad Real está con Chacón, así que mejor guardar silencio”, explican en el entorno del alcalde de Toledo.

Razones puramente locales explican también la bolsa de indecisos que se registra en Pontevedra y en Valencia.

Aunque la pasión política a nivel federal se registra por la elección entre Chacón y Rubalcaba, en muchas federaciones el congreso de Sevilla está muy por debajo en el orden de sus preocupaciones. En primer lugar figura el congreso regional, e incluso el provincial.

La mayoría de ellos se celebrarán entre uno y tres meses después del congreso federal y en la mayoría de las federaciones se ha elegido ya a los delegados para los dos congresos. “Los pactos y las peleas tienen que ver en la inmensa mayoría de los casos con claves regionales”, explica un dirigente territorial. Así ocurre en Madrid, donde no ha habido lista propia de Chacón sino “de Tomás Gómez”, que ha ganado con el 55,3% de los votos, frente a la de Rubalcaba, encabezada por Jaime Lissavetzky. Se considera el primer pulso para su congreso de marzo. Esa situación se ha vivido en Valencia donde Jorge Alarte ha sufrido el primer envite para su congreso y así ha ocurrido también en Canarias.