Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis escenarios de la guerra de cifras

Los conflictos internos en las provincias dificultan la atribución de delegados

Al congreso federal seguirán los regionales, y las ‘familias’ toman posiciones

Chacón y Rubalcaba con atril rojo del PSOE
Chacón y Rubalcaba con atril rojo del PSOE EUROPA PRESS

Por mucho que los congresillos provinciales del fin de semana hayan servido a Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón para hacerse una idea del reparto de fuerzas en el PSOE, no hay forma de determinar qué ocurrirá en el congreso federal, en Sevilla, el 4 de febrero. Primero, porque el voto es individual y secreto: en Sevilla votarán los 956 delegados, teóricamente atendiendo solo a sus preferencias; segundo, porque en esta guerra no se libra únicamente la batalla Rubalcaba-Chacón, sino también —y, en muchos casos, principalmente— la del reparto interno de poder en los aparatos de cada federación: habrá congresos provinciales o regionales en casi todas ellas en los próximos meses. La lucha entre familias en cada provincia ha influido en la elección de los delegados.

Por eso, hay sitios en los que no es nada fácil atribuir los delegados a Rubalcaba o a Chacón, y varias federaciones en las que ambos se apuntan el triunfo. EL PAÍS ha seleccionado seis casos: Extremadura, Canarias, Murcia y las provincias de Zaragoza, Toledo y Pontevedra. Entre los seis suman 168 delegados, una cifra suficiente para hacer caer la moneda de uno u otro lado.

Zaragoza. Aporta 32 delegados al congreso federal. Este periódico ha podido confirmar que diez de ellos tienen decidido su apoyo a Rubalcaba, y otros tres a Chacón; pero restarían aún 19 delegados sin atribución. La clave está en la actitud del secretario provincial del PSOE, Javier Lambán, que aún no ha dicho esta boca es mía. La estrategia es el mutismo para llegar de forma unitaria al congreso.

Aragón podría hacer a última hora como en 2000: apostar por el caballo ganador

La federación aragonesa, donde los dos candidatos tienen apoyos, podría hacer como en el cónclave que en el año 2000 aupó al cargo a José Luis Rodríguez Zapatero: optar a última hora, simplemente, por el caballo ganador. Pero en este momento en los cuadros del partido, en Zaragoza, hay más respaldo a Rubalcaba. Solo dos dirigentes se han pronunciado a favor de Carme Chacón: Juan Alberto Belloch, alcalde de la capital y exministro con Felipe González, y su vicealcalde, Fernando Gimeno.

Murcia. En el congresillo murciano —que llevará 26 delegados a Sevilla— hubo dos listas enfrentadas pero una de ellas no llegó al 20% de votos necesario para tener representación. La otra, triunfadora con más del 80%, es una lista de consenso elaborada, según fuentes de la ejecutiva, “más con criterios regionales, que de la lucha entre candidatos”. El equipo de Rubalcaba asegura que, de esa lista común, 20 delegados son suyos y seis de Chacón; pero ella también se da vencedora, por 14 a 12. Los delegados —salvo excepciones— no se pronuncian. Y el secretario provincial, Pedro Saura —que dejará de serlo en el próximo congreso regional del PSOE—, ni siquiera iba en la lista, así que tampoco se moja.

En Murcia, con 45 municipios, los socialistas solo ocupan tres alcaldías: Lorquí, Calasparra y Beniel. Los tres alcaldes van en la lista de delegados, pero no dicen públicamente a quién respaldarán. Sí lo ha dicho la que fue candidata a la presidencia murciana en las elecciones autonómicas del pasado año —y ahora delegada—, Begoña García Retegui: votará a Rubalcaba. Y en la lista va igualmente Rafael González Tovar, ex delegado del Gobierno en Murcia y padre de María González Veracruz, que es portavoz de la candidatura de Rubalcaba. La sucesión de Pedro Saura al frente del PSOE murciano, que se decidirá en los meses posteriores al congreso federal de Sevilla y a la que podrían aspirar varios candidatos, ha alimentado la indefinición en este proceso previo.

Pontevedra. Un caso paradigmático de provincia en la que los conflictos internos han desplazado la batalla Rubalcaba-Chacón es Pontevedra, que ha elegido a sus 17 delegados. Allí concurrieron tres listas: una impulsada por el secretario provincial del PSOE, Modesto Pose, y el alcalde de Vigo, Abel Caballero; otra identificada con el líder del partido en Galicia, Pachi Vázquez (enfrentado abiertamente con Pose); y otra del sector opuesto a Caballero en Vigo. En teoría, las tres —o las cabeceras de las tres— están más cercanas a Rubalcaba que a Chacón, pero lo que en realidad dirimían en el congresillo era su propio reparto de fuerzas de cara al congreso provincial de marzo. Pose obtuvo el 56% de los votos (diez u 11 delegados, aún está por decidir), la lista ligada a Vázquez el 36% (seis o siete) y la tercera lista no tendrá representación.

El expresidente de Extremadura, que suma 49 votos, aún no se ha decantado

Extremadura. El expresidente extremeño y secretario regional del PSOE, Guillermo Fernández Vara, no ha tomado aún partido por Rubalcaba o Chacón, y no parece que vaya a hacerlo. Un dato relevante teniendo en cuenta que su federación envía 49 delegados a Sevilla, que votarán, por tanto, sin mandato oficial. La indefinición es sobre todo patente entre los 29 delegados de Badajoz.

Toledo. Los 16 votos que se juegan por Toledo no tienen tampoco, públicamente, padre o madre (aunque el equipo de Rubalcaba se atribuye 15). El nombre del alcalde, Emiliano García-Page, había sonado en las últimas semanas como posible tercer candidato junto a Rubalcaba y Chacón, pero a lo que él aspira en realidad es a relevar a José María Barreda al frente del PSOE en Castilla-La Mancha, según dan por seguro distintos dirigentes del partido. Por eso, según estas fuentes, García-Page ha preferido no dar directrices a sus delegados, no mojarse en la batalla federal, porque necesita sumar apoyos, no dividir.

Canarias. Dieciséis delegados de Chacón frente a 11 de Rubalcaba y un indeciso. Es el reparto de fuerzas en las siete islas canarias, según cálculos de este periódico; pero ambas candidaturas se apuntan el triunfo. Los congresillos han puesto de manifiesto la profunda división interna del Partido Socialista Canario y evidenciado el enfrentamiento entre el exministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar, próximo a Chacón, y el máximo responsable del partido, José Miguel Pérez. Ese conflicto ha tenido tanta o más fuerza que el congreso federal a la hora de decidir las votaciones.

Con información de Anabel Díez, Concha Monserrat, Javier Ruiz, Pablo López y Pedro Murillo.