Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy admite que la subida de impuestos es "dolorosa", pero "no había otra opción"

El presidente del Gobierno asegura que no se va a esconder ante la crisis económica

Rajoy presentará antes del 15 de febrero un plan de reestructuración del sistema financiero

Rajoy admite que la subida de impuestos es dolorosa.

Mariano Rajoy ha admitido en su primera entrevista como presidente del Gobierno, concedida a la agencia Efe, que el aumento impositivo aprobado en diciembre ha sido una medida "dura y dolorosa, pero absolutamente imprescindible”. “No quedaba otra opción", ha apuntado Rajoy, quien ha asegurado que “no se va a esconder” ante la crisis económica. Son las primeras declaraciones públicas del presidente, después de que el pasado 23 de diciembre anunciara los nombres de su primer Gobierno. Desde entonces, Rajoy ha dejado en manos de su equipo, y especialmente de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, las explicaciones sobre las medidas que ha tomado el Ejecutivo, principalmente para recortar gastos y subir impuestos. Además, Rajoy no tiene previsto comparecer en el Congreso para explicar estas medidas hasta el mes de febrero, más de un mes después de haber tomado posesión. La entrevista, de 25 minutos, se ha centrado fundamentalmente en asuntos económicos:

"Si hubiéramos pensado que era preciso subir el IVA no nos hubiera temblado la mano"

Impuestos

Rajoy ha justificado los ajustes y la subida de impuestos en que el déficit que encontró al llegar al Gobierno era superior a lo previsto -dos puntos por encima del 6% previsto inicialmente-. El presidente ha precisado que sigue sin ser "partidario de subir impuestos" y ha recordado que así lo ha manifestado reiteradamente, pero que se encontró al llegar al Gobierno con que el déficit era superior de lo que esperaba: el 8%, dos puntos por encima de lo previsto. Así se lo comunicó la Intervención General del Estado el 27 de diciembre: se habían gastado 20.000 millones de euros más. De ellos, ha precisado, 15.000 millones son de las comunidades autónomas. "En esa situación era urgente actuar", ha puntualizado. "Era una decisión dura, dolorosa, pero absolutamente imprescindible para salir de la espiral en la que nos encontrábamos".

El jefe del Ejecutivo ha señalado que no está en sus previsiones subir el IVA, porque no cree que sea necesario -"supone inmediatamente un aumento de los precios y no nos parecía lo más justo". Sin embargo, ha reconocido que "si hubiéramos pensado que era preciso subir el IVA no nos hubiera temblado la mano".

Medidas para reducir el déficit público

Retomando la expresión que usó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, Rajoy ha dicho que las medidas adoptadas hasta ahora son el "inicio del inicio". Para el jefe del Ejecutivo, lo primero es seguir reduciendo el déficit público: "En los Presupuestos Generales del Estado que presentaremos antes del 31 de marzo, volveremos a hacer una reducción del gasto público", ha afirmado.

En segundo lugar, Rajoy ha hecho alusión a una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, este mes, donde se pedirá a todas las Comunidades Autónomas que se aprieten el cinturón,  y también a laso Ayuntamientos en otra reunión. En tercer lugar, se presentará la ley de estabilidad presupuestaria para fijar el techo de gasto y endeudamiento, que no podrán sobrepasar ni el Estado ni las Comunidades Autónomas".

Sistema financiero

Con respecto al sistema financiero, Rajoy ha afirmado que no habrá un banco malo sino un plan de reestructuración del sistema financiero que presentará antes del 15 de febrero y que conllevará un nuevo proceso de fusiones.

Según Rajoy, el plan obligará "al saneamiento de las entidades financieras, a su transparencia y a un nuevo proceso de fusiones de entidades" para que las resultantes tengan un tamaño adecuado, sean solventes y, sobre todo, "para que vuelvan a dar crédito a las pequeñas y medianas empresas y a las familias, sin lo cual no habrá recuperación".

El "objetivo" es terminar con esa "terrible cifra" de cinco millones de españoles que quieren trabajar y no pueden

Los mercados

 "¿Qué aporta su Gobierno a los mercados que no aportara el de Zapatero?', ha sido preguntado el presidente. "Aportamos nuestra historia, nuestra convicción", ha respondido. "Y aportamos a los mercados una mayoría sólida que han apoyado los españoles, y estabilidad política para recuperar la confianza. Ir hacia un modelo donde las Administraciones públicas no gasten lo que no tienen".

Por eso, ha agregado, decidió no crear una vicepresidencia económica al formar su Gabinete. "La economía es lo más importante y he querido dar una señal, dentro y fuera de España, de que aquí hay un presidente que va a dar la cara y no se va a esconder", ha zanjado. Por eso, él preside la comisión delegada de asuntos económicos. "He querido nombrar un equipo muy económico": con ministros de Economía, de Hacienda, de Trabajo, de Industria, incluso de Asuntos Exteriores... de los que ha destacado su experiencia en el ámbito económico.

Estado de bienestar

También ha expuesto Rajoy que su Gobierno de corte económico busca lograr el crecimiento y mantener el Estado del bienestar, del que ha dicho: "Creo profundamente en él y no está en peligro. Creo en el sistema de pensiones, en un sistema sanitario universal, público y gratuito, y en un sistema educativo que hay que mejorar". Pero ha precisado que, para mantenerlo, "se necesitan dinero, crecimiento económico y empleo".

Reforma laboral

Rajoy sigue a la espera de un acuerdo entre patronal y sindicatos sobre la reforma laboral, y al respecto ha dicho: "Les pedí un esfuerzo que agradezco, pero no sé en qué terminarán las negociaciones. Tendré en cuenta sus acuerdos, pero en lo que no haya acuerdo el Gobierno hará lo que sea mejor para el interés general de los españoles". Además, ha puntualizado que le gustaría "el mayor acuerdo posible" para la reforma laboral.

Primer viaje oficial: Marruecos

En cuanto a política exterior, Rajoy ha avanzado hoy que su intención es que su primer viaje oficial al extranjero tenga como destino Marruecos, país que espera visitar "en un periodo de tiempo relativamente breve". "En cuanto las agendas se logren casar", se ha limitado a señalar el presidente del Gobierno, que ya habló por teléfono con el rey Mohamed VI el pasado 3 de enero. Si cumple con su intención, cumplirá también con la tradición que han mantenido los últimos presidentes del Gobierno de elegir a Marruecos para su primera visita oficial al extranjero tras llegar a la Moncloa.

Al margen de este viaje, ha recordado que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, visitará Madrid el próximo lunes, momento en el que recibirá de manos del rey Juan Carlos el Toisón de Oro. Espera recibir también próximamente al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y a la presidenta de turno de la UE, la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt.

El 30 de enero Rajoy se desplazará a Bruselas para participar en su primer Consejo europeo; "aunque eso ya no sé si calificarlo de viaje al extranjero", ha bromeado. Se trata de una cita clave en la que, según el presidente del Gobierno, tendrá ocasión de explicar sus reformas.

Con respecto a América Latina, el presidente del Gobierno ha señalado que es una "prioridad capital" de su Ejecutiv y ha recordado que España es el segundo país inversor en la región.

Tráfico

Rajoy no considera una prioridad cambiar al director general de Tráfico. "Ni siquiera me lo he planteado", ha dicho, y ha cedido al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, la responsabilidad de "tomar esa decisión". El presidente del Gobierno ha reconocido que los "accidentes han disminuido mucho en los últimos años". Sobre Pere Navarro, el todavía director de la DGT ha afirmado: "No ha hecho una mala labor, como todo el mundo reconoce, y yo también.