Rajoy subirá pensiones, recortará 16.500 millones y eliminará los puentes

El futuro presidente emprenderá 12 reformas legales en los primeros tres meses de 2012

La única partida de gasto que subirá es la de las pensiones, que se actualizarán con el IPC

Actualizar las pensiones con el índice de precios al consumo desde el próximo 1 de enero -el "único y exclusivo" incremento del gasto para el año que viene-, bloquear el empleo público, eliminar los puentes y las prejubilaciones y recortar el déficit en 16.500 millones de euros. Son los compromisos más destacados entre los muchos adquiridos para los próximos cuatro años por el presidente electo, Mariano Rajoy, en su discurso de investidura que ha pronunciado esta mañana en el Congreso. El futuro presidente emprenderá para ello 12 reformas legales en los primeros tres meses de 2012. Así lo ha explicado en la hora y 24 minutos que ha durado su discurso ante la Cámara. 

El primer compromiso de Rajoy se ha producido a los 20 minutos del inicio de su discurso de investidura en el Congreso: el recorte de 16.500 millones de euros en el conjunto de las Administraciones durante 2012. Si se cumple esta reducción del déficit y, además, se llevan a cabo los compromisos de Europa, Rajoy ha vaticinado que estará asegurada la salida de la crisis. La reforma aprobada por el Gobierno saliente, el del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, en mayo de 2010 ya supuso el recorte de 10.000 millones de euros.

Rajoy se ha puesto como objetivos de su Gobierno definir el papel de España en los próximos 20 años, "concentrar los esfuerzos en la creación de empleo" y gobernar "desde el diálogo y la transparencia". Además, ha afirmado que le tocará gobernar en las "circunstancias más difíciles" a las que se ha enfrentado un Ejecutivo desde la Transición. Pero ha precisado que no buscará excusas: "En política no existe la herencia a beneficio de inventario".

Después, el presidente electo ha hecho un diagnóstico de la situación económica, en la que ha recordado que existen 5.400.000 desempleados y que el índice de paro juvenil supera ya el 46%. Por eso, ha recalcado, España no ha logrado el objetivo de situarse al mismo nivel que los países de su entorno. "Hemos retrocedido a niveles de 2002", ha subrayado.

Congelación del empleo público

"El mayor esfuerzo no puede venir de los ciudadanos, sino de las Administraciones públicas", ha afirmado el presidente electo. Por eso, ha explicado, se propone abordar en esta legislatura una profunda reforma del Estado, para evitar duplicidades, reducir costes y mejorar su funcionamiento. Para ello, ha anunciado una reestructuración de la función pública, que incluye la congelación del empleo público "salvo las Fuerzas de Seguridad del Estado y los servicios públicos básicos". Además, se van a reducir empresas y fundaciones públicas y se reestructurarán los organismos autónomos.

Rajoy ha anunciado un pacto por la austeridad y eficiencia con las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Además, ha explicado que propiciará que ninguna Administración pueda comprometerse a gastos sin contar con un respaldo económico en sus arcas.

El presidente electo ha prometido también para el primer trimestre de 2012 una Ley de Transparencia, Buen Gobierno y Acceso a la Información Pública y la reforma de la Ley de Subvenciones. Otro de sus anuncios ha sido la reducción de organismos reguladores y una mayor participación del Congreso en el nombramiento de sus miembros.

Reformas fiscales de urgencia

En el ámbito fiscal, Rajoy ha anunciado "con carácter de urgencia" varias medidas. El primer aplauso que ha arrancado el presidente electo a la Cámara ha sido cuando ha anunciado que las empresas no tendrán que pagar el IVA de las facturas hasta que no cobren las correspondientes facturas de las Administraciones públicas. Se trata de una promesa electoral que llevaban los dos principales partidos destinada a los emprendedores. Pero también ha prometido un nuevo procedimiento para compensar las deudas de las Administraciones; recuperar la deducción en el IRPF de la adquisición de vivienda habitual y una ayuda fiscal de 3.000 euros para la contratación del primer trabajador, como prometió en campaña. Rajoy también ha anunciado reformas en el impuesto de Sociedades.

Adiós a los 'puentes' festivos

El presidente electo ha anunciado de forma genérica, sin más precisiones, una "reforma integral del mercado del trabajo" en la que ha incluido varias medidas. Entre ellas, ha anunciado que se trasladarán las fiestas a los lunes "con la excepción de las fiestas de mayor arraigo social", para acabar con los puentes festivos. Esta ha sido una exigencia de la patronal CEOE.

Rajoy ha anunciado también un plan de igualdad para luchar contra la discriminación laboral entre hombres y mujeres y un plan de empleo juvenil, con incentivos que mejoren las bonificaciones (100% a las cotizaciones de los menores de 30 años que accedan a su primer empleo) y nuevas fórmulas para aumentar los puestos de trabajo para los jóvenes.

Tres años de bachillerato

El líder del PP ha avanzado que buscará el consenso para una reforma de la Educación porque, ha dicho, el país no puede permitirse que con cada cambio de Gobierno se produzca un cambio de las leyes que la regulan. Rajoy se ha comprometido a mejorar la educación obligatoria, a buscar vías más flexibles para la secundaria y a promover un bachillerato de tres años "para mejorar la preparación de los futuros universitarios y elevar el nivel cultural medio" de los españoles.

Rajoy recuperará la Estrategia Nacional de Calidad de Educación, ley que fue derogada por el Gobierno de Zapatero a su llegada en 2004. Además, promoverá el bilingüismo español-inglés en todo el sistema educativo y "la opción trilingüe en las comunidades con lengua cooficial".

Igualmente ha prometido un nuevo sistema de acceso a la enseñanza, "primando el mérito y la capacidad", que reconozca su autoridad [de los profesores] e incentive su labor, así como la reforma de las universidades, para apostar por la innovación, la excelencia y la internacionalización.

Uso de "todas las tecnologías energéticas disponibles"

Rajoy ha abordado la política energética, asegurando que España tiene en esta materia un "problema importante" por lo caras que son las tarifas eléctricas, entre otras cuestiones. Ha anunciado reformas y ha asegurado que se aplicará una política basada en reducir costes "utilizando todas las tecnologías disponibles, sin excepciones".

Cartera de servicios básicos sanitarios

Rajoy se compromete a promover un pacto por la sanidad con las comunidades autónomas para hacerlo más eficaz y eficiente. "Elaboraremos una cartera básica de servicios para todos los ciudadanos a través de una ley", ha anunciado.

Supresión de las prejubilaciones

"Nos proponemos suprimir las prejubilaciones", ha dicho Rajoy, tras prometer que se propone acercar la edad real de jubilación a la edad legal. "Y poner freno a la práctica abusiva que supone hacer de la prestación por desempleo en los últimos años de la vida laboral, un mecanismo de prejubilación encubierta".

Pero también ha anunciado incentivos para quienes prolonguen voluntariamente la vida laboral o quienes compatibilicen el cobro parcial de una pensión con la continuidad en la actividad.

Renovación del Tribunal Constitucional en tres meses

Rajoy ha asegurado entre aplausos de su bancada -la más extensa- que se propone abordar con la oposición la renovación del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y el Consejo de RTVE antes de tres meses.

Jubilación a los 67 años

El próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que no cambiará la Ley de la reforma de las pensiones que fija la edad de jubilación a los 67 años porque es un compromiso asumido por España ante la Unión Europea.

Durante su turno de réplica en el debate de investidura en el Congreso, Rajoy ha respondido así al portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien le había pedido que aclarara si su gobierno tenía intención de modificar la edad de jubilación y volver a los 65 años.

"No voy a cambiar la ley porque una de las obligaciones que tengo como gobernante responsable es asumir los compromisos que fuera ha asumido el Gobierno de la nación y en el programa de estabilidad del Reino de España está este compromiso" ha aseverado.