Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordán siembra dudas sobre la factura de 30.000 euros de los trajes para Camps

La testigo protegida dice ahora que estaba "bajo mucha presión" cuando atribuyó esa nota al expresidente

La testigo Isabel Jordán sale de la Audiencia Nacional en febrero de 2009.

Isabel Jordán, primera testigo interrogada en la causa de los trajes vinculada al caso Gürtel, ha ratificado esta mañana haber visto un apunte contable de 30.000 euros, del que el contable de su empresa, Javier Nombela, dijo: “Esto será de los trajes del hijo de puta de Camps”. Se refería al expresidente valenciano, Francisco Camps.  Isabel Jordán fue empleada de Easy Concept, una de las muchas empresas que constituían el Grupo Correa hasta que fue desmantelado por la policía en febrero de 2009. Desde entonces Jordán, que denunció irregularidades en la firma y amenazas, lleva escolta. La mujer se convirtió hoy en la primera testigo del juicio de los trajes. Lo hizo, sin embargo, acompañada por su abogado porque ella misma está imputada en el tronco del caso Gürtel que se investiga en Madrid.

Jordán contó que el contable de su empresa, Javier Nombela, le dijo, al preguntarle por qué en Easy Concept existía un apunte de 30.000 euros a favor del establecimiento de Forever Young, que dicho importe debía de ser “de los trajes del hijo de puta de Camps”, en referencia al expresidente de la Generalitat.

La fiscal pidió poner un audio en el que era la propia Jordán quien afirmaba: “Durante cuatro años yo he mantenido a la empresa [Easy Concept] porque he hecho trabajos que no he facturado”; “incluso le hemos anticipado dinero para nóminas [a otras firmas de la red] y 30.000 euros para los trajes confeccionados a Camps”.

La grabación había sido realizada en secreto por José Luis Peña, exconcejal del PP de Majadahonda, quien grabó durante un año al líder de la red Francisco Correa y llevó el contenido a la policía dando inicio a la investigación del caso.

A medida que avanzaba su declaración, sin embargo, Jordán fue matizando su opinión sobre el apunte contable, sobre el destino final de la ropa y sobre el modo de funcionar de su propia empresa. Como si tuviera un ojo puesto en la causa en la que ella misma está imputada: el contenido de su intervención de este miércoles en el juicio podría ser utilizada en su contra.

Jordán declaró que no estaba segura de que el apunte de Forever Young fuese realmente de Camps. Que la mención de su nombre por parte del contable pudo deberse más bien al hecho de que asociase el nombre de Orange Market (la firma que cargaba la deuda de Forever Young a Easy Concept) con Valencia, pero que se podía “haber referido a cualquier otro de allí”. Y el insulto con que acompañó a la figura del expresidente, al tono entre “resentido” y “jocoso” con el que solía hablar.

Y justificó su propia afirmación grabada indicando que durante las semanas en que se realizó estaba “muy nerviosa y sometida a mucha presión”.

Jordán declaró, en cambio, que Easy Concept no encargaba ropa para sus empleados. Y que en una ocasión acompañó a la misma Forever Young a un alcalde de Madrid del PP. “Me dijo que ese año no le regalara una cesta porque le habían regalado 12 jamones. Que fuera otro tipo de regalo. Algo como un traje”. Jordán afirmó que trasladó la petición a su jefe Pablo Crespo y que éste le indicó que llevara al alcalde a ver al sastre José Tomás García. “Llevé allí al alcalde y le dejé cuando estaban tomándole las medidas”. La exempleada afirmó que aquel regalo costó 2.400 euros.