Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE estrena la oposición con una batería de iniciativas

Entre las proposiciones de ley se encuentran la de Muerte Digna y la de Igualdad de Trato

Las proposiciones no de ley están muy centradas en la crisis económica

Ampliar foto
Rubalcaba, ayer en la reunión del Grupo Socialista.

La provisionalidad está en el liderazgo pero no en el proyecto político. Este es el objetivo a corto plazo del PSOE, y para demostrarlo registró ayer por la tarde en el Congreso de los Diputados una batería de iniciativas que le convirtió en el grupo que más pronto inaugura su cupo de propuestas. Se trata de una quincena de proposiciones de ley y no de ley.

Las primeras han sido rescatadas de la anterior legislatura, ya que decayeron o no llegaron a presentarse por el adelanto electoral si bien quedaron culminadas por los ministerios correspondientes. Destacan las del área de la ministra en funciones de Sanidad, Igualdad, Consumo y Políticas Sociales, Leire Pajín, y también las del ámbito de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez.

Entre las proposiciones de ley destacan la de Muerte Digna, la de Igualdad de Trato, la de Transparencia en el funcionamiento de las Administraciones, la de ordenación de los servicios de telecomunicaciones y la de la Inspección de Trabajo.

Las proposiciones no de ley plasman promesas electorales, muy centradas en la crisis económica: un impuesto sobre las transacciones financieras; lucha contra el fraude fiscal; prohibición del copago en la sanidad; dación de la vivienda para saldar la hipoteca y financiación de la dependencia, entre otras.

A pleno rendimiento

Con este abundante material se presentó el presidente del Grupo Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la reunión de su grupo, al que recordó que para los socialistas la legislatura empieza ya y a pleno rendimiento.

Los cargos directivos del Grupo Socialista son interinos, hasta que se celebre el 38º congreso del PSOE, en la primera semana de febrero, en el que se elegirá a un nuevo secretario general y a su ejecutiva. Cuando termine el congreso, podrán sus cargos a disposición de la nueva dirección tanto Rubalcaba, como presidente; José Antonio Alonso, portavoz; Eduardo Madina, secretario general, y el resto de su equipo, Carmen Sánchez, Mariví Monteserín y Daniel Fernández.

De momento, no hay ningún movimiento de los aspirantes a la secretaría general. Todo está centrado en el Congreso hasta la investidura de Mariano Rajoy, la próxima semana.