Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DRAMA DE LAS CUENTAS PÚBLICAS

Fabra desmantela los grandes eventos valencianos tras el fiasco económico

Vende el parque Terra Mítica pero asume las pérdidas de la Fórmula 1

Ampliar foto
Parque temático Terra Mítica en Benidorm (Alicante).

El Gobierno valenciano, que preside Alberto Fabra, reestructura todo el entramado creado para gestionar los grandes eventos ante el estrepitoso fracaso de estos. La portavoz del Consell, Lola Johnson, anunció ayer, en pleno puente festivo de diciembre, un plan de reestructuración de los grandes eventos y proyectos heredados de las etapas de gobierno de los populares Eduardo Zaplana y Francisco Camps.

La Generalitat venderá su participación —un 22,3%, que tiene a través de una sociedad pública— en Terra Mítica a la actual gestora del parque temático Aqualandia. Terra Mítica fue la joya de la corona de la Generalitat de Zaplana y costó 377 millones de euros (100 millones más de lo previsto). Esta operación permitirá cancelar una deuda de 45 millones de euros en préstamos y se evitarán nuevas aportaciones de la Generalitat para enjugar más pérdidas. Las dos cajas de ahorros valencianas, Bancaja y la CAM, ahora absorbidas o compradas por otros grupos, entraron en este proyecto de ocio de la mano del Gobierno valenciano.

El Gobierno de Valencia dice que compatibilizará eventos y ahorro

Otro pozo sin fondo para las arcas públicas valencianas ha sido el Gran Premio de Fórmula 1 de Valencia. La portavoz del Consell adelantó que Valmor, empresa privada que gestiona este campeonato, se fusionará con la firma pública que gestiona el Circuito de Cheste. La Generalitat comprará las acciones de Valmor por un precio simbólico y, aunque la portavoz no lo confirmó, se da por seguro que asumirá la deuda de la sociedad, que se estima en 15 millones de euros. Según Johnson, hasta que se realice una auditoría de 2010 y 2011 no se conocerán los números rojos definitivos. En unos seis meses se hará un plan estratégico de explotación de las instalaciones para incluir la posibilidad de externalizar su gestión, ya sea por concesión u otras fórmulas. La sociedad que gestione el gran premio se ahorrará, según el Consell, seis millones de euros anuales en concepto de IVA por ser de titularidad pública, así como otro millón más al año por concentrar la gestión.

La Generalitat ha invertido más de 200 millones de euros en la construcción del circuito urbano, en la adecuación e instalación de la infraestructura y en el pago del canon a Bernie Ecclestone (unos 90 millones de euros). La Administración valenciana negocia un acuerdo con otros gestores del gran premio que, previsiblemente, serán el expiloto de Fórmula 1 Adrián Campos y el exmotociclista Álex Debón.

En la Ciudad de la Luz de Alicante, complejo dedicado al rodaje de películas, series y otros contenidos audiovisuales, se varían las condiciones. Obligada por la ruptura del contrato con la sociedad que lo gestiona —Aguamarga—, la Generalitat pasará de pagar a quien dirige el complejo a cobrar un canon de explotación. La Ciudad de la Luz costó más de 250 millones de euros.

La oposición no ve el plan creíble porque no está ni en los Presupuestos

Johnson avanzó, además, que el Consell buscará nuevas fórmulas para vender el solar sobre el que estaban previstas las torres de Calatrava, por cuyo diseño la Generalitat pagó 15 millones de euros al arquitecto. La crisis inmobiliaria ha hecho inviable otro de los proyectos faraónicos alentados por el expresidente Camps. Johnson reconoció al término de la conferencia de prensa que ninguna de estas medidas quedaban reflejadas en las cuentas del año próximo.

Los partidos de la oposición recibieron con críticas el plan presentado ayer por el Consell. La diputada socialista en las Cortes Valencianas Eva Martínez acusó a Fabra de “nacionalizar la F1, mientras privatiza colegios y hospitales”. Para los socialistas, este anuncio “no tiene credibilidad” porque “estas medidas deberían haber sido incluidas en los presupuestos de la Generalitat Valenciana de 2012, en los que aumentó la partida correspondiente a grandes eventos hasta 213 millones de euros”.

La portavoz adjunta de Compromís, Mònica Oltra, se refirió a la operación con Valmor como “un escándalo que constituye malversación de dinero público y tráfico de influencias”. En EUPV criticaron que el Consell se deshaga de “cadáveres putrefactos como Terra Mítica pero conserve muchos proyectos que generan grandes deudas como la F1”.

Johnson insistió en que toda esta reorganización se produce en un contexto de austeridad, contención del gasto público y replanteamiento de la estrategia de proyectos. “Buscamos cómo hacer compatible la viabilidad de los proyectos existentes, con la necesidad de ahorro”.

La sangría de los grandes eventos

Terra Mítica. El parque temático de Benidorm que promovió el expresidente Eduardo Zaplana costó unos 377 millones de euros, 100 millones más de lo previsto. Su deuda ronda los 45 millones de euros. En 2010, el Consell, Bancaja y la CAM, sus tres socios, lo alquilaron con opción a compra a Aqualandia. Según el Consell, la venta permitirá cancelar toda la deuda.

Fórmula 1. Con un circuito ya montado en la cercana ciudad de Cheste, el Consell de Francisco Camps cerró en 2007 un acuerdo con Bernie Ecclestone para construir un circuito urbano en Valencia. La Generalitat ha gastado 211 millones de euros en el circuito, incluidos los 90 millones del canon. Valmor, que gestiona comercialmente el Gran Premio de F-1, arroja solo pérdidas, hasta el punto de que el canon solo lo pagó en 2008 y 2009. Después hubo de hacerse cargo la Generalitat. El importe de su deuda no se conoce con exactitud, pero sobrepasa los 15 millones de euros. El Consell dijo ayer que se ahorrará cinco millones de euros anuales en concepto de IVA y un millón más por la nueva gestión.

Ciudad de la Luz. El complejo costará cuando esté definitivamente acabado unos 300 millones de euros. La deuda acumulada estimada para 2012 se cifra en algo más de 30 millones de euros. La externalización de la gestión permitirá a la Generalitat ingresar el canon, siempre que haya alguna firma interesada.

Solar de las torres. La Generalitat pagó 15 millones de euros por el proyecto de las torres al arquitecto Calatrava. Unas torres que se han descartado. El solar está a la venta, pero no tiene comprador todavía. La sociedad pública Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA), propietaria del terreno, prevé ingresar 251 millones tras enajenarlo.

Más información