Política

Las claves del 'caso Dorribo'

Las acusaciones de un empresario gallego llevan a la fiscalía a pedir la investigación de Blanco

José Blanco / EUROPA PRESS

Las acusaciones del empresario gallego Jorge Dorribo contra José Blanco, ministro de Fomento, han llevado a la fiscalía del Tribunal Supremo a pedir la investigación del denominado caso Dorribo. Estas son las claves:

Origen del caso. En mayo de 2011, el empresario gallego Jorge Dorribo, propietario de Laboratorios Nupel, fue detenido en relación con una trama ilegal de cazasubvenciones públicas. Junto a Dorribo, los agentes del Servicio de Vigilancia Audanera detuvieron a otras 14 personas, entre ellas dos directivos de un Instituto Público de la Xunta de Galicia encargado del reparto de ayudas a empresas. La investigación detectó múltiples delitos. Dorribo, principal jefe de esta trama, cometió, según la investigación, fraude en las subvenciones públicas y un delito contra la administración. El empresario presentaba facturas falsas para justificar que había ejecutado proyectos para los que solicitada subvenciones públicas.

Acusación a tres políticos. El empresario gallego pasó tres meses en la cárcel hasta que decidió ampliar su declaración el 8 de agosto de 2011. En aquella ocasión y delante de la juez implicó con explicaciones confusas a tres políticos en su trama. Dorribo llegó a contar que había sobornado al diputado del PP, Pablo Cobián, y al ex consejero del BNG, Fernando Blanco, además de al ministro de Fomento, José Blanco. La juez decretó la libertad provisional para Dorribo. Dos meses después de aquella declaración y cuando trascendió a la opinión pública, Pablo Cobían y Fernando Blanco dimitieron de sus cargos.

Ayudas concedidas en Galicia, denegadas en la Administración central. Dorribo recibía supuestamente trato de favor de la Xunta de Galicia (llegó a reunirse en octubre de 2010 con el presidente Alberto Núñez Feijoo en el despacho de éste, sin que haya trascendido de lo que hablaron) y de la administración central porque supuestamente el ministro José Blanco intercedía ante otros departamento, aunque ninguna de las ayudas solicitadas al Gobierno central (Ministerios de Economía y de Sanidad) fuera atendida. El Instituto Gallego para la Promoción Empresarial (IGAPE) dependiente del Gobierno de la Xunta, le concedió unas ayudas a fondo perdido de 992.000 euros. Y un crédito del Banco Europeo de Inversiones de 2,9 millones de euros. Intentó acogerse al programa de incentivos regionales del Ministerio de Economía y solicitó 467-627 euros de ayuda, que le fue denegada. Dorribo no logró la licencia solicitada al Ministerio de Sanidad. Tanto Sanidad como Economía comunicaron la denegación de las solicitudes cuando Dorribo ya había pasado por la cárcel tras ser detenido.

La declaración de la gasolinera, tres meses después. Tres meses después de que Dorribo quedara en libertad provisional tras una declaración en la que aseguró que pagaba sobornos a políticos gallegos y al ministro de Fomento, aunque sin aportar pruebas de los mismos, el empresario imputado por corrupción regresó al juzgado para dar detalles de un encuentro en una gasolinera con el ministro de Fomento, José Blanco. La cita se produjo el 5 de octubre y en la misma, el empresario gallego pidió al ministro que le ayudase para conseguir subvenciones del ministerio de Economía y una licencia del ministerio de Sanidad. El ministro, supuestamente, se comprometió a hacerlo. Antes del encuentro en el coche del ministro, con un policía dentro del vehículo y con la guardia civil escoltando al ministro, Dorribo dice que le dio al primo de José Blanco 200.000 euros en billetes de 500 euros. El primero de José Blanco se llama Manuel Bran y tiene una empresa de montajes eléctricos a la que Dorribo contrato para diversas obras en sus naves industriales.

La implicación de otros empresarios. Dorribo se asoció con los empresarios José Antonio Orozco (responsable de la multinacional logística Azkar) y Javier Rodríguez y Carlos Monjero, dueños de la gestoría Proitec, para poner en marcha una empresa dedicada a la distribución de medicamentos. En su cuarta declaración ante la juez, Dorribo aseguró que había encontrado un papel en su casa que demostraba como de los 200.000 euros pagados al primo de José Blanco a cambio de la mediación del ministro, 150.000 los había desembolsado junto a sus socios y que de todo eso quedaba constancia en los libros de contabilidad de la empresa. De hecho, llegó a detallar cómo el apunte relacionado con los sobornos al ministro estaba oculto bajo las siglas IFb, que significa supuestamente Iniciativas Fomento Bran. La juez ordenó un registro de la empresa pero el apuntó no apareció por ningún lado.

El tráfico de influencias del ministro por la licencia de una nave en el Prat. A raíz de la acusación de Dorribo, la juez que investiga el caso en Lugo pidió algunas conversaciones telefónicas que había eliminado del sumario por entender que no tenían relación con el caso que investigada. En esas conversaciones telefónicas, figura un supuesto caso de tráfico de influencias que también ha llegado al Tribunal Supremo. El ministro de Fomento, José Blanco, habla con José Antonio Orozco sobre una licencia para construir una nave industrial junto al aeropuerto del Prat en Barcelona. Un permiso de la Agencia de Seguridad Aérea que supuestamente iba a tardar cerca de dos meses, necesario para que se tramite la licencia, llega en menos de un mes tras la conversación del ministro con Orozco.

La trayectoria empresarial de Dorribo. Tiene un proceso judicial pendiente por el que llegó a ser encarcelado y querellas presentadas por varios socios por estafa. Alguna de sus empresas ha presentado concurso de acreedores. Tiene un agujero próximo a los 100 millones de euros en sus sociedades.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana