Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas: "Se acabó la fiesta. Recortaré en todo, salvo en educación y sanidad"

El dirigente popular se muestra convencido de que en Andalucía "el cambio" es imparable

Ampliar foto
El presidente del PP andaluz, Javier Arenas. EFE

El vicesecretario de política autonómica del PP y presidente del partido en Andalucía, Javier Arenas, ya da por hecho que será el próximo presidente de esa comunidad autónoma. Lo ha demostrado esta mañana durante una entrevista en la COPE. "El cambio es imparable", ha dicho. Arenas ha avanzado lo que hará cuando esté al frente de la Junta. "Recortaré en todo, todo todo. Salvo en Educación y Sanidad", ha asegurado tajante.

El dirigente popular ha defendido la política de austeridad y ajustes que ya han empezado a aplicar sus compañeros de partido en otras comunidades, como Dolores de Cospedal (en Castilla-La Mancha) o José Ramón Bauzá (Baleares), como única solución para combatir el déficit. "La fiesta se ha acabado", ha sentenciado. Arenas se ha mostrado partidario de reducir duplicidades en la Administración -"si en los próximos años queremos que nos vaya bien se parecerá muy poco a la de los últimos"- y de recortar subvenciones en todos los ámbitos.

Arenas se ha mostrado convencido de que todas estas reformas podrá hacerlas en solitario pues vaticina "una mayoría amplia" del PP en las próximas elecciones autonómicas. Se apoya en las encuestas y en los buenos resultados electorales de las elecciones municipales de mayo y de las generales. No obstante, tras reconocer que sus relaciones con izquierda Unida son buenas, no se ha mostrado reacio a mantener acuerdos con la coalición para poner en marcha sus reformas.

Al dirigente popular no le preocupa que los posibles recortes que deba aplicar Mariano Rajoy al frente del Gobierno puedan disuadir a los andaluces de revalidar su confianza en el partido de cara a las elecciones andaluzas. Considera que los electores "son conscientes de que con un millón de parados hay que adoptar medidas".