Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sáenz de Santamaría y Jáuregui dirigirán los equipos para el traspaso de poderes

El líder del PP convoca el Congreso Nacional del partido del 17 al 19 de febrero

Ampliar foto
Pie de Foto: José María Aznar y Mariano Rajoy, al comienzo del Comité Ejecutivo del PP. EFE

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha elegido a Soraya Sáenz de Santamaría para pilotar el traspaso de poderes. La exportavoz popular en el Congreso de los Diputados tendrá toda la libertad para formar el equipo que negociará con el Gobierno socialista esta transición y para que coordine la "información" que deba dar el Ejecutivo. Aunque formalmente esto no tiene ninguna implicación, se trata de un gesto clarísimo que indica el poder que Rajoy tiene previsto dar a Sáenz de Santamaría, que suena en todas las quinielas como vicepresidenta.El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, será el encargado de dirigir el equipo del Gobierno que coordinará el traspaso de poderes.

El presidente electo ha manifestado que hay que respetar leyes y trámites, por lo que habrá Gobierno antes del día de  Navidad. Lo ministros serán nombrados según el calendario habitual, tras despachar con el Rey después de la investidura. Rajoy, según ha comunicado María Dolores de Cospedal tras la Ejecutiva Nacional del partido, está "muy satisfecho" con la conversación que ha mantenido con Zapatero, y ha anunciado un traspaso de poderes "modélico". 

El ganador de las elecciones, que no ha comparecido en todo el día a pesar de que la prensa internacional lo esperaba, ha decidido también convocar un Congreso Nacional para los días 17, 18 y 19 de febrero, alrededor de dos semanas después del Congreso del Partido Socialista anunciado esta mañana por José Luis Rodríguez Zapatero. El objetivo de esta convocatoria es que todas las organizaciones estén renovadas antes del verano.

Rajoy ha destacado los "magníficos" resultados y ha manifestado sus agradecimientos a Ana Mato y Cospedal. "En lo sucesivo, todos vamos a estar muy ocupados. Las cosas están muy complicadas", ha dicho. En la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del partido ha participado hoy el expresidente José María Aznar, pro primera vez en años. El exjefe del Gobierno ha pedido a los miembros del Comité ejecutivo que apoyen a Rajoy tanto como le apoyaron a él.

Cospedal ha explicado después del comité que Rajoy ha expuesto las dos líneas básicas de su Gobierno: decir la verdad a los españoles y gobernar para todos. Para lo segundo, el líder del PP planea reunirse con todos los partidos de la oposición, una vez se haya constituido el Gobierno. A preguntas de los periodistas, la secretaria general ha matizado que en el "todos" no está incluido la formación abertzale Amaiur. " El PP quiere hablar con todos los que tengan un objetivo amparado en la Constitución", ha advertido.

Cospedal ha confirmado que habrá que esperar hasta la sesión de investidura para conocer qué medidas piensa tomar el futuro Gobierno, pero sí ha adelantado que la solución a la crisis de la deuda tiene que venir de la Unión Europea. "Rajoy entiende que igual que España va a cumplir con sus obligaciones hay que exigir en Europa que se lo reconozca a aquellos que cumplan y que ayuden a quienes manifiestan voluntad de cumplir". La secretaria general ha pedido que, para que España deja de financiarse al 7%, hace falta "un acuerdo para garantizar la solvencia que tiene que venir de la instituciones europeas". "Algo parecido le ha dicho a (Angela) Merkel" en su conversación telefónica, ha dicho. En relación a la caída bursátil de hoy, Cospedal ha asegurado que "los milagros no existen" y que los resultados no se verán hasta que se ponga de manifiesto lo que se va a hacer. Y eso no será hasta antes de Nochebuena.

Conversación con Merkel

Antes, por la mañana, el presidente electo ha mantenido una conversación clave con Angela Merkel, la canciller alemana. Ambos han departido sobre "los grandes problemas que tiene España", según ha indicado Steffen Seibert, portavoz oficial de la dirigente alemana. La canciller se mostró además convencida de que mantendrá con el líder del Partido Popular "las buenas y estrechas relaciones bilaterales" de ambos países, señaló Seibert.

Rajoy recibió anoche varias llamadas de felicitación de presidentes importantes, como el francés Nicolas Sarkozy o el británico David Cameron, también del embajador de EEUU, John Solomont, y de dirigentes europeos también de su familia política –que en estos momentos tiene casi todo el poder en Europa- como José Manuel Durao Barroso.

Pero en su entorno consideran que la llamada clave es la de Merkel. Anoche, Rajoy recibió un mensaje de felicitación de la canciller pero quedaron en llamarse personalmente esta mañana, para mantener algo más que una conversación de cortesía. Rajoy admitía en la entrevista de EL PAÍS que lleva dos meses y medio sin hablar con Merkel ni siquiera por teléfono y cuatro meses sin verla. Asegura que mantienen contactos “a través de gabinetes”. Esto quiere decir que Jorge Moragas, hombre de confianza del líder y responsable de Exteriores del PP, que es quien le acompaña en todos los viajes y le ayuda a relacionarse, ya que el futuro ocupante de La Moncloa aún no habla inglés, mantiene contactos fluidos con el entorno de Merkel.

Pero él, pese a la profundidad de la crisis, hasta ahora había dejado que fuesen el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y la vicepresidenta Elena Salgado quienes hablasen con los líderes europeos. Sin embargo, ahora todo cambia. Después de la victoria de anoche, él debe empezar a asumir protagonismo y esta llamada de Merkel se considera en el PP el primer paso de esa nueva etapa.

Un hombre muy cercano a Rajoy como el ministrable Miguel Arias Cañete ha señalado en la Cadena SER que habría que pensar en saltarse los trámites legales para que Rajoy sea presidente cuanto antes. El Gobierno ha insistido varias veces en que esos plazos están muy tasados y no pueden modificarse, lo que hará que Zapatero se quien acuda a la próxima cumbre europea aunque esté ya prácticamente desahuciado como político en España.

El presidente y Rajoy hablan con mucha frecuencia últimamente, y el líder del PP asegura que no habrá ningún problema en esta fase de traspaso de poderes. Esto es, que confía en que todo lo que haga Zapatero, incluida la posición que mantenga en esa cumbre, será absolutamente consensuado con Rajoy.

Más información