Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Robin de la banca’ hace de su juicio un alegato antisistema

El BBVA reclama al activista Enric Duran una deuda de 25.000 euros

Ampliar foto
Enric Duran, durante el juicio.

"Cuando contraté la tarjeta con el BBVA, en abril de 2008, miles de familias ya estaban endeudadas. Los bancos lo sabían, y aun así siguieron ofreciendo productos que no se iban a poder devolver". Son palabras de Enric Duran Giralt, el autodenominado Robin Hood de la banca; el héroe visionario de los antisistema y el villano que hizo perder casi medio millón de euros a las entidades financieras. Las pronunció ayer durante el juicio por la demanda de uno de esos bancos, que él intentó convertir en un alegato contra el sistema.

Entre 2006 y 2008, Duran estafó a 38 entidades con préstamos que no pensaba devolver. Lo hizo como protesta por la especulación financiera y usó el dinero, entre otras cosas, para pagar 300.000 ejemplares de una revista (Crisis) en la que anunciaba, con todo detalle, cómo había actuado y sus razones. Algunos de los bancos afectados le denunciaron ante el juez. El Robin de la banca puso un océano de por medio (se fue a Sudamérica), pero al regresar a Barcelona fue detenido y pasó un tiempo en prisión provisional.

La causa penal está aletargada, pero los juicios civiles por las deudas acumuladas se suceden. Ayer fue la primera vez que Duran se presentó a uno de ellos, en Vilanova. La deuda que le reclama el BBVA asciende a casi 25.000 euros. El contrato de la tarjeta "tres meses sin" permitía reintegrar 600 euros en un día, una vez al mes, sin intereses. Duran, sin embargo, se dio cuenta de que podía sacar mucho más dinero una vez superado el límite y que nadie le avisó. Lo hizo durante casi un mes, a razón de "1.200 y 1.500 euros diarios".

Su abogada, Montserrat Serrano, pidió a la jueza que declare "nulo" el contrato porque su cliente no fue informado de las condiciones y porque la publicidad era engañosa. El abogado del banco, Isaac Carbonell, insistió en que debe separarse la política de la justicia. "Las deudas hay que pagarlas".