Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos españoles se sienten olvidados

En los últimos cuatro años unas 370.000 personas han conseguido la nacionalidad española

Miles de nuevos electores que tienen la oportunidad de votar el 20-N

Un tercio, unos 118.000, son de origen ecuatoriano

Muchos lamentan el “olvido de la inmigración” en la campaña electoral

Son españoles, pero no dejan de ser también ecuatorianos, marroquíes, colombianos... Y ante el 20-N viven la campaña electoral con el mismo desdoblamiento existencial que experimentan a diario en sus vidas. “Somos españoles pero, ¿somos conscientes de ello o seguimos sintiéndonos inmigrantes, con los problemas que teníamos cuando éramos inmigrantes?”, se pregunta Susana Pozo, de origen ecuatoriano como un tercio de los 370.000 ciudadanos de origen extranjero que han conseguido la nacionalidad española por residencia en los últimos cuatro años, según datos del Ministerio de Justicia. Miles de nuevos electores que tienen la posibilidad de votar por primera vez en los comicios generales. Como muchos de sus compatriotas, Pozo lamenta la escasa atención que en la campaña electoral se le ha dado a los problemas y al futuro de la inmigración.

Los papeles ya están en regla, son y se sienten ciudadanos de pleno derecho, pero además de las preocupaciones que comparten con el resto de los españoles, conservan la inquietud por la condición de extranjero que ellos vivieron y que es la de muchos amigos y allegados. Si se les pregunta con qué espíritu van a votar, cómo ven los programas de los candidatos, por quién se decantan, una respuesta que se oye a menudo es que “nadie se ha interesado" por ellos.

“Estamos muy preocupados por la invisibilidad del tema de la inmigración en la campaña electoral. Parece como si los inmigrantes no existieran”, comenta Álvaro Zulueta, director de la ONG Asociación Cultural por Colombia e Iberoamérica. La colombiana es la segunda nacionalidad de origen de los nacionalizados (unos 70.000 desde 2008). “No se puede decir que la gente no se interesa, no se les motiva. El voto de los nacionalizados es el gran olvidado”, añade Zulueta. Su asociación cuenta con unos 18.000 afiliados y él asegura que su percepción “es que la mayoría [de los que podrían hacerlo] no irá a votar a menos que los partidos muevan la maquinaria, que aún estamos a tiempo…”.

En efecto, la inmigración ha desaparecido prácticamente de los discursos de actos y mítines de esta contienda electoral, que ya ha atravesado su ecuador. Tampoco hay actos o iniciativas en la campaña para intentar captar el voto de los nuevos españoles. En una encuesta hecha por este periódico con los principales partidos, solo se señalaron dos citas “dedicadas” a este asunto: un partido de fútbol, el “Partido de la Concordia” organizado para el 13 de noviembre por el Partido Popular de Madrid, y una iniciativa del Partido Socialista en Madrid para el día 15 en la que participará el candidato al Congreso por Madrid, Diego Pinilla, de origen colombiano. "La razón es que les consideramos ciudadanos con igualdad de derechos y obligaciones, y por tanto no creemos que haya que hacer hincapié especial en este asunto”, contestan desde UPyD.

Pocos candidatos de origen extranjero

Los propios partidos se confiesan incapaces de ofrecer todos los nombres

La presencia de ciudadanos de origen extranjero no abunda en las listas electorales de ninguno de los partidos que concurren el 20-N. Si los hay, en las sedes centrales tampoco tienen todos los nombres. En las respuestas remitidas a este periódico por la mayoría de las fuerzas políticas se repiten expresiones como “los candidatos de los que tenemos constancia”. En el caso de Izquierda Unida, por ejemplo, no hay un dato general, “aunque seguro que algún candidato con este perfil está”, subrayan desde el partido. El PP tiene al menos una, la senadora de origen colombiano Luz Elena Sanín Naranjo, candidata por Ceuta. En las listas del PSOE hay cuatro: Diego Emir Pinilla Zambrano, colombiano de origen, candidato nº 20 al Congreso por Madrid; Aouchi Ouaridi, de origen marroquí, candidata nº 6 al Congreso por Cádiz; Mayda Daoud, candidata al Senado por Ceuta; e Ivonne Cabrera Moreira, ecuatoriana, candidata nº 22 al Congreso por Barcelona. UPyD cuenta con dos candidatas de origen extranjero, ambas en Lleida: la cabeza de lista, Lucianne Natacha Silva Machado, de origen cubano, y la suplente Iryna Tymoshenko Chernoivanova, ucrania. Equo tiene al menos una: Janet Cardona, periodista de origen colombiano, candidata por Madrid.

No opinan lo mismo los interesados directos. “Me siento muy triste porque no se habla de inmigración en ningún momento y a mí, que he sido inmigrante, me afecta. El único que dijo algo fue Rubalcaba en el debate cuando se refirió a la educación”, comenta Rosa Gómez, colombiana de 36 años, desde hace nueve en España, y que por primera vez tiene la oportunidad de votar en las elecciones generales. “Aún no sé qué haré. Estoy pensando en votar en blanco o no ir como voto de protesta. Nadie me invitó a votar a nadie”, declara.

Pero entre los españoles de origen extranjero hay también quien cree que parte de la responsabilidad recae también en los nuevos electores. Es lo que opina Alami Sousi de su comunidad de origen, la marroquí, tercera nacionalidad de origen de los nuevos españoles (unos 36.000 desde 2008). Para el presidente de la Asociación Amigos del Pueblo Marroquí, si por un lado “la comunidad marroquí no le importa a nadie, ni siquiera al Gobierno de su país”, tampoco los propios ciudadanos “se involucran”.

“Nosotros intentamos luchar para que la comunidad se implique un poco más. Los políticos se han dado cuenta de que por un lado pueden utilizar a la comunidad marroquí para atacarla, por otro tampoco le puede hacer algún daño porque los ciudadanos de esta comunidad tampoco van a votar”, añade Sousi. Él, que ha vivido toda su vida en España, sí lo hará “y también muchos jóvenes, porque les insistimos”. Pero lamenta el escaso interés demostrado por los políticos: “Habíamos pedido una cita con representantes de diferentes partidos en Madrid. La única persona que se ha dirigido a nosotros ha sido Artur Mas. Para los demás partidos es como si no existiéramos, y mira que yo soy socialista”.

“Echamos en falta que se hable del tema migratorio. La gente ya está decepcionada, porque no tiene trabajo, y tampoco tiene información suficiente para decidir su voto”, declara Vladimir Paspuel, presidente de la Asociación Rumiñahui Hispano Ecuatoriana. “Los políticos tienen que entender que si España ya era plural, ahora lo es aún más”.