Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 15-M frena otro desalojo

Vecinos de Marmolejo evitan que echen a dos ancianos

Ampliar foto
Manifestación contra las hipotecas y abusos bancarios, el 25 de septiembre en Valencia.

Miembros del movimiento del 15-M y vecinos de Marmolejo (Jaén) lograron ayer frenar el desahucio de la vivienda de dos ancianos que habían avalado con el inmueble el negocio de su hija y su yerno, que finalmente fracasó por la crisis. Precisamente, los hijos de este matrimonio de septuagenarios también tienen la amenaza del desahucio de su casa para el próximo día 25.

En torno a un centenar de personas, muchas de ellas llegadas desde otros puntos de la provincia, impidieron que los agentes del Juzgado de Instrucción de Andújar y el representante de la entidad de ahorros con la que mantienen la deuda, Cajasur, notificaran la orden de desahucio a los ancianos, que llevan más de 40 años viviendo en el inmueble de la calle San Sebastián. La medida fue recibida con aplausos de los vecinos y la emoción contenida de los inquilinos de las viviendas.

“Hemos ganado una batalla, pero la guerra continúa”, indicó el portavoz del movimiento del 15-M, Rafael Palomares, que anticipa una nueva concentración el próximo día 25 para evitar el desahucio de la vivienda donde viven la hija, el yerno y dos nietos de los ancianos de Marmolejo. Ni unos ni otros pueden hacer frente al precio tasado de sus viviendas, de 180.000 y 120.000 euros, respectivamente, aunque la adjudicación podría hacerse con una rebaja del 50% como contempla la ley. Los afectados por el desahucio han planteado, sin éxito, que la entidad de ahorros les deje seguir en la vivienda pagando un alquiler mensual.

No es el primer desahucio frenado por el movimiento del 15-M en la provincia de Jaén. Ya el pasado mes de julio, una acción similar impidió que una familia de cuatro miembros del barrio de La Magdalena de la capital jiennense abandonara su casa. En ese caso fue gracias a los miembros del 15-M y también la solidaridad de numerosos vecinos del barrio y también la mediación del Obispado de Jaén.