Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy sobre los matrimonios gais: "Esperaré a lo que diga el Constitucional"

Rubalcaba defiende las leyes de igualdad, matrimonio homosexual y aborto mientras que Rajoy vuelve a la economía en el bloque dedicado a democracia y política exterior

Ampliar foto
Rubalcaba y Rajoy, a su llegada al Palacio Municipal de Congresos de Madrid. GETTY IMAGES

Alfredo Pérez Rubalcaba arrancó el tercer bloque del debate, democracia y política exterior, exigiendo a Mariano Rajoy que aclarara qué haría, si el 20-N gana las elecciones, con la ley de matrimonio homosexual. El líder del PP se resistió a responder. Dedicó su primera réplica a intentar volver al primer bloque del debate, en el que más cómodo se siente: el de la economía y el paro, pero más tarde dijo: "Cuando el señor Zapatero anunció este tema, fui a verle y le plantee hacer una ley como la que tiene Reino Unido o Alemania, de uniones de hecho". "Yo no hablo de este tema en mi programa", reconoció, "se presentó el recurso y esperaremos a lo que nos diga el Tribunal Constitucional". 

Ambos candidatos dedicaron la mayor parte de este bloque del debate a enzarzarse en una discusión sobre la necesidad de mantener o suprimir las diputaciones. Rubalcaba planteó suprimirlas para eliminar  "1.000 cargos políticos" y "no duplicar servicios". Rajoy recordó que él había sido presidente de la Diputación de Pontevedra y defendió su permanencia. "Ustedes quieren suprimirlas porque se han quedado sin ninguna", se burló Rajoy, en alusión a los resultados de las pasadas elecciones autonómicas. "La deuda de las diputaciones es de 3.000 millones y la de España más de 700.000", añadió.

Rubalcaba llamó la atención sobre lo "liberal" que, en su opinión, es el PP en economía, y lo "intervencionista en las vidas de la gente", antes de hacer una enumeración de todas las políticas sociales a las que se había opuesto el PP durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero: "La ley de matrimonio homosexual, la investigación con células madre, la de la píldora postcoital...No han dejado títere con cabeza". 

Rajoy intentó volver de nuevo al primer bloque, economía. Aseguró que  "lo primero" que iba a hacer como presidente del Gobierno si gana las elecciones el 20-N es "llamar al líder de la oposición" para intentar mejorar la situación económica y el paro. "Hay que hacer una ley para ver qué puede gastar cada Administración y un pacto territorial por la austeridad y la eficiencia", dijo en el bloque titulado Democracia y Política Exterior.

Rubalcaba sacó entonces el asunto de la igualdad para recordar que el PP también había recurrido ante el Constitucional esta ley. "Me gustaría hacer real lo que está en la ley. Es políticamente correcto decir que todo el mundo concilia, pero no es real", admitió.  "Permitir que las familias estén más con sus hijos es algo fundamental", dijo el candidato socialista."Estamos tratando de corregir un problema de siglos: la prevalencia de los hombres sobre las mujeres". Mujeres, añadió, que "obtienen mejores resultados y acaban antes las carreras pero ganan menos y les cuesta más encontrar trabajo. A igual trabajo, igual salario".

Encuesta

¿Quién crees que ha ganado el debate?

Votar Ver resultados »

Rajoy dijo "estar de acuerdo" con Rubalcaba en la necesidad de mejorar las posibilidades de conciliación de las mujeres y en las ventajas del horarios europeo, con tiempos para el almuerzo menos prolongados y jornadas laborales más cortas.

Al inicio del debate ambos candidatos habían arrancado sus intervenciones con palabras de pésame para el sargento primero fallecido ayer en un atentado en Afganistán, pero ninguno de los dos desarrolló después en este tercer bloque asunto militar alguno. Rubalcaba no mencionó apenas la política exterior y Rajoy lo hizo brevemente para decir: "En los últimos años no hemos estado finos. Nos hemos concentrado mucho en Oriente Medio y Palestina y nos hemos olvidado de Latinoamérica y peleado con algunos países europeos. España debe tener un papel más importante en Europa y defender sus intereses: me preocupa mucho la Política Agraria Común".

Rubalcaba prefirió hablar del sistema electoral, que le gustaría reformar, dijo, para "mejorar la relación entre electores y elegidos, revisar la proporcionalidad y desbloquear las listas".Más adelante, sacó el tema de la seguridad. "Vivimos las tasas más bajas criminalidad de la década. Las más altas fueron en 2002, siendo usted ministro del Interior", le dijo a Rajoy. "La política de seguridad de su partido la definió muy bien un delegado suyo del Gobierno: 'El que quiera, que se lo pague'. Ustedes quitaron casi 8.000 policías y guardias civiles", denunció el socialista.  Y terminó con ETA: "Usted y yo no vamos a poder olvidar a las víctimas. Pase lo que pase le ofrezco, mi colaboración para el fin definitivo de este problema".

Rajoy prometió hacer lo mismo. "La unidad de todos frente al terrorismo es capital". Ninguno de los dos concretó en momento alguno cómo debe ser ese final de ETA, que ambos consideran "encauzado".