Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PAÍS VASCO

El PSE recupera el pulso y Amaiur castiga al PNV

Los socialistas volverían a ganar tras la derrota del 22-M y el PP llega a cinco diputados

El cabeza de lista por Vizcaya al Congreso de la coalición Amaiur, durante un acto electoral celebrado ayer en Portugalete (Vizcaya).

La encuesta del CIS desvela que el PSE-EE recupera en el País Vasco el pulso electoral perdido en las recientes elecciones locales y forales del 22-M y vuelve a ganar en los próximos comicios generales como ya lo hizo en los anteriores. A su vez, en la primera confrontación directa entre fuerzas nacionalistas sin presencia de ETA, Amaiur (Bildu más Aralar) recorta la representación tradicional del PNV y ambas candidaturas dispondrán de tres escaños en el Congreso.

La principal sorpresa que depara este sondeo se localiza en Gipuzkoa, donde se asiste a un empate entre socialistas e izquierda abertzale, que dispondrían de dos diputados cada uno. En caso de confirmarse esta igualdad, supondría una ostensible pérdida de votos de Amaiur con respecto a la holgada mayoría obtenida por Bildu en las urnas del pasado mes de mayo y que, de hecho, le permiten gobernar las tres instituciones más importantes del territorio. A su vez, aliviaría notablemente a los socialistas que se habían visto desplazados como tercera fuerza, con la pérdida, incluso, del Ayuntamiento de San Sebastián, cuyo exalcalde, Odón Elorza, es ahora el cabeza de lista al Congreso. En aquella cita electoral, los la izquierda abertzale, que comparecía por primera vez en una coalición junto a EA y Alternatiba, prácticamente duplicó en votos a los socialistas.

En Vizcaya, a su vez, los socialistas aguantan el tirón de hace cuatro años y también se sobreponen al descalabro de los últimos comicios locales, que llevaron a la inmediata renuncia de José Antonio Pastor como candidato a la Diputación. Según el CIS, el PSE solo perdería uno de los cuatro escaños de 2008, donde obtuvo su récord histórico de votos. En este territorio, el PNV cede su habitual tercer escaño porque le afecta el ascenso del PP, que doblaría su representación, y la irrupción de Amaiur.

Finalmente, en Álava, los partidos nacionalistas se quedarán sin representación en Madrid. La estimación del CIS habla de un empate entre PSE y PP, con dos escaños cada uno, aunque con ligera ventaja para los socialistas, seis meses después del holgado triunfo de los populares que mantienen el poder en la Diputación y en el Ayuntamiento de Vitoria. Con estas previsiones, un histórico diputado como Emilio Olabarria (PNV) no repetiría su acta.