Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gracita Morales entra en campaña

El vídeo del PSOE saca a las chachas del armario y Ana Mato ve escolares andaluces por el suelo

El PSOE necesita iconos y consignas. Las encuestas se le han puesto cuesta arriba así que ha tirado de vídeos. Con un mensaje directo y al corazón del indeciso. El leitmotiv, el habitual: si viene la derecha podéis iros preparando. Pero los temas escasean. La crisis y la acción de Gobierno han agotado algunos muy recurrentes en otras campañas como las pensiones (congeladas) o los derechos laborales (recién estrenado el contrato becario hasta los 30). Había un filón por explotar: la educación. Los recientes (y en algunos casos brutales) recortes del PP en las comunidades donde gobierna en esta materia son un buen hilo argumental para plantear que si el PP gana apostarán por la escuela privada en detrimento de la pública.

El vídeo del PSOE presenta a una empleada del hogar (Carmen) llevando a un niño, con corbatita y aspecto repelente, que se alegra de que Carmen tenga una niña de su edad “porque cuando seamos mayores podrá ser la cuidadora” de sus hijos. Tamaño determinismo social no podía pasar desapercibido para la troupe twittera.

A la responsable de campaña del PSOE, Elena Valenciano, y a Rubalcaba le han llovido los tuits recordando su tierna infancia cuando iban a colegios de pago. Muchos tuits afirman que, en realidad, el niño es el hijo del ministro Blanco o el del expresidente de la Generalitat, José Montilla, reconocidos admiradores de las escuelas elitistas/políglotas. En dar pistas para la réplica se ha mostrado tan activa como casi siempre @EsperanzAguirre, una alumna aventajada del Instituto Británico: “Se sentirán aludidos con el vídeo los dirigentes socialistas, q critican la privada y concertada y llevan a sus hijos a coles privados...”.

Pero por encima de la disputa partidista, y de las acusaciones de demagogia e hipocresía, otros usuarios se fijan más en los detalles. Por ejemplo, el hecho inusual de que la empleada del hogar primero lleve al niño pijo y luego a su hija a dos colegios distintos (y se supone que distantes). Los desvelaba @jaijime: "Lo que más me maravilla del vídeo del PSOE es el don de la ubicuidad de la mujer: lleva a dos niños a dos colegios". Y todavía tendrá tiempo para poner un par de lavadoras.

Cartel de la película '¡Cómo está el servicio!'
Cartel de la película '¡Cómo está el servicio!'

A otros le llama la atención el lenguaje políticamente correcto, "con tintes clasistas", de la pieza audiovisual que llama “cuidadora” a la que toda la vida se ha llamado “empleada del hogar”. Y como vamos de iconos, no ha tardado en aparecer el nombre de Gracita Morales en el debate. La actriz, que hizo papeles memorables en películas como Atraco a las tres, ha pasado a la historia del cine español como el prototipo de la chacha (perdón, por la incorrección), reafirmado por su grito agudo: “Señorito, señorito….” . La chacha del vídeo del PSOE, resignada a su destino y al de su hija, recuerda a aquella Gracita permanentemente maltratada por sus señores. Si el PSOE quería apelar a la lucha de clases bien podría haber dado el papel a las airadas criadas que en la brillante obra de teatro de Jean Genet se rebelan contra su condición y asesinan a su señora.

Y si los socialistas buscan estereotipos para difundir su mensaje, el PP no le va a la zaga. A Ana Mato, la responsable de campaña de Rajoy, no le importó decir que se han visto “niños andaluces que están en el suelo en las escuelas" . Tal afirmación se asentaba en la observación de unas fotos en las que unos niños en efecto estaban en el suelo para una práctica común de cuentacuentos. La metedura merecía un #Anamatofacts, donde se pueden leer reflexiones como: “Los niños andaluces no van a la escuela (Ana Mato, un sábado, a la puerta de un colegio)” o “A los niños andaluces han tenido que ponerle pizarras digitales porque se comían las tizas”. Por último, muchos se preguntan como la agudeza visual de Mato para ver niños por los suelos en las escuelas andaluzas no le sirvió para ver el Jaguar que tenía en el garaje su exmarido, el exalcalde de Majadahonda, Jesús Sepúlveda, e implicado en el caso Gürtel. Si quieren una lectura alternativa del debate electoral y de otras muchas cosas, mi recomendación de hoy es @mejillonsuicida