Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy ignora al PP más duro: "Es una gran noticia, no hubo concesiones"

El líder del PP habla en un tono muy diferente al de otros dirigentes, como Aguirre

Hasta ocho manifestaciones protagonizó el PP de Mariano Rajoy contra la política antiterrorista del PSOE. "Usted ha traicionado a los muertos", llegó a decirle a José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso. Pero todo eso fue en la anterior legislatura. Desde hace mucho tiempo, Rajoy ha mantenido una enorme prudencia, sobre todo en los últimos días, con una estrategia de doble juego: mandaba a sus portavoces a ser duros y él se cuidaba. Sabía que este comunicado estaba muy próximo. Este lunes lo comentó con Zapatero en una conversación telefónica. Rajoy transmitía la sensación de que tenía mucha información y había pactado con el presidente la estrategia.

Y cuando llegó el comunicado, el líder del PP dio un giro radical a su discurso y utilizó un tono y un contenido opuesto al de algunos medios de comunicación próximos al PP y todos los dirigentes del sector duro que en los últimos días e incluso ayer seguían lanzando todo tipo de ataques contra el Gobierno.

Rajoy se mostró casi eufórico desde el principio, dejando claro que era el discurso de un día histórico, y no puso prácticamente ningún pero. Sobre todo lanzó un mensaje político de fondo que demuestra que hay dos PP: "Es una gran noticia. Este anuncio se ha producido sin ningún tipo de concesión política", remató Rajoy mientras buena parte de su partido y algunos medios de comunicación conservadores insisten en las supuestas concesiones a ETA por parte del Gobierno del PSOE. Rajoy asumía así que tampoco hubo concesiones durante la última tregua, algo que contradice el discurso de una parte de su partido.

Se esperaba su prudencia. Pero fue mucho más allá. Tal vez consciente de que este es un asunto que da por amortizado buena parte de la sociedad -se ha desplomado en el CIS a la hora de citar los principales problemas-, y sobre todo de que la dureza en este asunto no ha sido buena electoralmente para el PP, Rajoy habló en un tono presidencial y sin críticas a nadie. Evitaba así que el PSOE, y Rubalcaba, pudieran sacar algún tipo de rentabilidad política al anuncio y sobre todo a un discurso duro que sería difícil de entender en un día de alegría, especialmente en el País Vasco.

Rajoy solo puso una prevención, un guiño a quienes en su electorado aún tienen dudas sobre el comunicado: "Consideramos que este es un paso muy importante, pero la tranquilidad de los españoles solo será completa cuando se produzca la disolución irreversible de ETA y su completo desmantelamiento".

El líder del PP había hablado antes de comparecer con el presidente Zapatero, con quien mantiene en privado una clara sintonía en este asunto, y tuvo un reconocimiento para todos los Gobiernos e incluso dio por hecha la derrota de la banda: "A ETA la derrota la fortaleza del Estado de derecho y la fe en la democracia de todos los españoles, representada por el esfuerzo sucesivo de todos los Gobiernos que han actuado bajo el amparo de la ley. Y ese es el único camino de futuro". No hubo ni una mención a Bildu, ni a Amaiur, ni a nada que pudiera empañar la alegría que destilaba su discurso.

También tuvo un recuerdo emocionado para las víctimas, jueces, fiscales, policías y guardias civiles que han sufrido el zarpazo de ETA y han luchado contra la banda terrorista.

Mientras, Antonio Basagoiti, líder del PP vasco, dijo en la misma línea que el anuncio supone el triunfo del conjunto de la sociedad vasca y de los valores democráticos frente al terrorismo. Sobre el futuro, señaló lacónico: "El PP sabrá estar siempre a la altura". A los dirigentes se les veía muy satisfechos.

El PP vasco, que ha dado un giro desde que dimitió María San Gil, ha tenido mucha influencia en Rajoy y sigue teniéndola. Este comunicado supone además un aval a la estrategia de prudencia de Basagoiti y de no elevar el tono como hacían otros dirigentes, en una muestra más de los dos PP que coexisten y de un doble discurso cada vez más cómodo para Rajoy.

 

Más información