Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero rinde honor a las víctimas y ensalza a todos los presidentes

“Será una democracia sin terrorismo, pero no sin memoria”, aseguró el presidente del Gobierno

"Será una democracia sin terrorismo, pero no sin memoria", aseguró de forma solemne el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una declaración leída en La Moncloa solo una hora después de que se conociera el comunicado de ETA.

Zapatero, necesitado de alegrías y satisfacciones en los últimos días de su mandato, quiso darle relevancia a la noticia con su comparecencia, en la que empezó por hablar de "importancia trascendental".

Su declaración, en tono institucional, incluyó referencias a las víctimas, a los gobiernos que han tenido que dirigir la lucha contra el terrorismo en la democracia y, de cara al futuro, a quienes tienen que gestionar después de las elecciones generales ese final de la organización terrorista. A la lucha contra el terrorismo, con sobresaltos y estrategias distintas que incluyeron un proceso de paz y la acción policial frente a ETA, Zapatero ha dedicado gran parte de su presidencia, con coste personal y electoral, especialmente en la primera legislatura en la que, además, el PP participó en multitud de manifestaciones en la calle. En la segunda, la oposición se mitigó con el final del proceso de paz y la firma de un nuevo pacto antiterrorista.

Para las víctimas, además de reivindicar la memoria, se refirió a "cada una" de las 829 personas "que padecieron el injusto y aborrecible golpe de terror, en particular en la sociedad vasca".

Hizo un reconocimiento a la justicia y a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, policía, Guardia Civil y servicios de información que han combatido a la banda terrorista durante 43 años. Habló de su "acción tenaz y eficaz" y de "sacrificio y generosa entrega tantas veces de su propia vida".

El presidente del Gobierno, que acabará su mandato con la declaración de cese definitivo de la violencia, hizo un reconocimiento especial a todos los ejecutivos de la democracia. Con mención especial a sus antecesores en la presidencia del Gobierno y los ministros del Interior, incluidos los que han trabajado con él.

Zapatero habló de su "determinación de acabar con la violencia" para referirse a sus antecesores. También hizo referencia a la "perpetua deuda de gratitud y solidaridad" con Francia por su colaboración, especialmente, del actual presidente, Nicolas Sarkozy.

Y para el futuro, Zapatero pidió unidad y apoyo para quien gobierne después de las elecciones y tenga que gestionar el final de ETA. "La unidad de los partidos españoles y vascos ha resultado decisiva para alcanzar este final" y aseguró que "al Gobierno y al Parlamento que resulten de las próximas elecciones generales les corresponderá conducir esta nueva etapa, que también deberá responder a un compromiso unitario".

"Ha sido posible, sobre todo, gracias al temple y a la firmeza de la sociedad española, guiada por la referencia segura del Estado de derecho, que hoy, definitivamente y sin condiciones, triunfa como único modelo posible de convivencia", aseguró Zapatero.

 

 

Más información