Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba alertará sobre “el exceso de concentración de poder en manos del PP”

El PSOE detecta entre los votantes indecisos temor “por el futuro ante la crisis”

François Hollande y Alfredo Pérez Rubalcaba, en la conferencia Global Progress. Ampliar foto
François Hollande y Alfredo Pérez Rubalcaba, en la conferencia Global Progress.

Un bloque muy importante de electores socialistas “sigue enfadado” con el PSOE, pero también está preocupado por “la excesiva acumulación de poder en manos del PP”. Esta es la impresión del comité electoral del candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, y se basa en sus estudios demoscópicos. Por ese camino quiere transitar Rubalcaba a partir de hoy, en una nueva etapa de su campaña que explicará a todos los coordinadores electorales del PSOE en una reunión.

Los españoles no han olvidado “la mayoría absoluta del PP en tiempos de Aznar, con la guerra de Irak y, sobre todo, la prepotencia en su manera de ejercer el poder”, señalan los interlocutores del comité de campaña.

Otra de las líneas del candidato en esta fase discurrirá por las políticas que un Gobierno puede adoptar en al menos los próximos dos o tres años, con la crisis económica en fase muy aguda. “El electorado se muestra cada vez más inquieto por el futuro de su propio bienestar y de los servicios esenciales: educación, sanidad, cobertura por desempleo y pensiones”, señalan en el equipo de Rubalcaba.

Los socialistas creen que sus votantes enfadados pueden cambiar de opinión

“Tenemos mucha gente cabreada que no sabe si votarnos, pero creemos que puede darnos su confianza porque empieza a darse cuenta de lo que está en juego”, dice un miembro del equipo del candidato. La misma fuente asegura que en la reunión de hoy con los coordinadores de las federaciones socialistas se mostrarán estudios cualitativos en los que estas preocupaciones se detectan entre los indecisos.

Esta percepción hará que el candidato no modifique en absoluto su línea fundamental de campaña: “El PSOE como garante y defensor del Estado de bienestar ante un periodo de incertidumbre prolongado”.

De todo esto habló ayer Rubalcaba ante la flor y nata de la socialdemocracia mundial, reunida durante dos días en un hotel de Madrid. Todos los participantes se reafirmaron en sus postulados ideológicos, apostaron por su actualización y quedaron en contraponerlos a las políticas de los partidos conservadores. El marco fue la tercera conferencia internacional Global Progress, organizada por la Fundación Ideas, que preside Jesús Caldera, y en la que Rubalcaba recibió parabienes entusiastas de sus correligionarios ideológicos.

El equipo electoral reúne hoy a todos los coordinadores regionales

En el encuentro se habló fundamentalmente de economía, pero con rostro humano. “Nuestros retos como progresistas son defender nuestros valores, regular los mercados financieros, crear empleo, afrontar el reto medioambiental, responder a la pobreza y, en suma, combinar la protección social, la redistribución y la igualdad de oportunidades”, les dijo el cabeza de cartel del PSOE. Para ello, “austeridad eficiente, sí, pero sin ahogar el crecimiento”, remató.

Las jornadas terminaron en el palacio de La Moncloa, donde los mandatarios socialdemócratas y progresistas acudieron a invitación del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Este les animó a “defender los derechos sociales conquistados”. Hubo foto de familia socialista. El expresidente Felipe González estuvo a la izquierda de Zapatero, y a la derecha de este estaba el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Rubalcaba se colocó entre González y el ex primer ministro italiano Massimo D’Alema.