Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las conversaciones con el Gobierno de Aznar

Las conversaciones de Zúrich

El Gobierno de Aznar inició un diálogo con la banda terrorista que no tuvo ningún recorrido

Tres años después de llegar al Gobierno y tras múltiples gestos de aproximación a ETA, con acercamiento de presos y otras medidas penitenciarias favorables, el Ejecutivo de José María Aznar inició un diálogo con la banda terrorista que no tuvo ningún recorrido. Tras la primera reunión en Zúrich, a la que acudieron tres enviados del Gobierno Español, Pedro Arriola (asesor del PP), Ricarco Martí Fluxá (entonces secretario de Estado de Seguridad) y Javier Zarzalejos (entonces secretario general de Presidencia), las conversaciones se interrumpieron. Unos meses después, ETA rompió la tregua y volvió a los crímenes.

Lo que sigue es la transcripción de las conversaciones de Zurich que difundió ETA y que los representantes del Gobierno que acudieron a la reunión nunca desmintieron.

Intermediario. Breve introducción leída por parte del intermedia-rio en el sentido de subrayar la importancia del encuentro: "El diálogo normalmente suele desbordar las perspectivas iniciales", "el no hablar tiene sus efectos negativos..."; y sobre su aceptación de oficio de mediador testigo.

Enviado de ETA: Sitúa la reunión en el tiempo y en el acontecer político. La Organización renueva el contacto con el Gobierno español tras la declaración pública de Aznar el 3 de noviembre de 1998. Después de considerar que se daban las condiciones para el encuentro, éste se produce por parte de la Organización con el interés de saber si "el Estado español está dispuesto a aceptar y actuar democráticamente en el proceso en curso en Euskal Herria".

Por otra parte, ETA, aunque su postura sea conocida por escritos públicos y otros escritos hechos llegar de manera oficial a los distintos Gobiernos españoles tras la publicación de su alternativa para la paz conocida como "Alternativa Democrática", considera que es importante hacérsela llegar de viva voz y directamente a los representantes del Gobierno español en dicha reunión. Así, "ETA renueva su planteamiento de alto el fuego condicionado a la aceptación por parte del Estado español del derecho de autodeterminación que le corresponde a Euskal Herria en su totalidad, y la garantía de respeto escrupuloso del resultado del debate democrático que debe darse (que ya se está dando) en el seno de la sociedad vasca".

Por último, ETA recuerda que apuesta por la vía del diálogo para la superación definitiva del conflicto armado, como ha venido demostrando con sus distintas iniciativas de establecer un contacto directo y estable con el Gobierno español en los últimos diez años tras la ruptura de Argel. Se les recuerda que tras aquella ruptura el Gobierno español deportó y mantuvo encarcelada a la interlocución designada por ETA y que hace año y medio extraditaron a parte de esa interlocución para encarcelarla en España. ETA constata que tras diez años duros en ese campo por fin se realiza una nueva reunión entre representantes de la Organización y del Gobierno español, e invita al Gobierno español a no repetir los mismos errores.

A la frase de la Organización "esperamos no salir escaldados", uno de los representantes del Gobierno español responde que "eso lo va a decir el tiempo...", en el sentido de que ellos han jugado limpio. Por parte de la Organización se justifica la apertura de una nueva vía de contacto, desechando la de la Comunidad de San Egidio, siguiendo las declaraciones del presidente español Aznar donde daba por nulas todas las demás vías de contacto que no fueran la por él designada. Al hilo se denuncia la utilización policial realizada con la incipiente vía de comunicación abierta con San Egidio.

Enviado del Gobierno 1: Somos los representantes del Gobierno español. Se agradece con un largo discurso al intermediario su trabajo, su discreción y eficacia para superar desconfianzas iniciales. "Como representantes del presidente valoramos el haber llegado a este momento para hacer posible el mantenimiento del cese de la violencia. Sólo así el diálogo será posible". "Otras vías son inadecuadas, un contacto es más eficaz aunque sea más duro para las dos partes, pero es más adecuado". "Son dificultades objetivas, el abismo de desconfianza existente". "El Gobierno actúa de buena fe". "Nos definimos como algo más que adversarios". En referencia a la dureza de los últimos diez años mencionada por ETA, dice que «no hay que poner en esta mesa la dureza de determinados desenlaces pasados".

Enviado de ETA: No nos referimos a la dureza del conflicto, sino precisamente a la dureza de estos diez años en el campo del diálogo, donde la Organización ha intentado una y otra vez abrir vías de comunicación y su interlocución ha estado secuestrada. Miramos al pasado para que no se repitan los errores que se han producido en este campo.

Enviado del Gobierno 1: Constata que ETA con su tregua no emplaza al Gobierno y menciona dificultades objetivas pero tenidas en cuenta a la hora de mostrar su disposición a hablar. Dice que «no es nuevo que ETA haya declarado una tregua, ni que el Gobierno quiera hablar, pero es nuevo que este Gobierno quiera hablar con ETA".

"No hay que repetir los errores del pasado. En las declaraciones públicas y privadas hemos querido plantear el no volver a fórmulas fracasadas en todos los terrenos, que obede- cían a concepciones distintas por parte de otros gobiernos y a otros planteamientos distintos por parte de ETA". Menciona el proceso abierto en "el País Vasco". Subraya repetidamente lo "nuevo" de la situación actual, "existe un nuevo escenario que se nos impone como tal al Gobierno y a todos los actores y hay que extraer lecciones del pasado y del presente".

Destaca que en el actual contexto no son necesarios nuevos actores, señala la existencia de dificultades objetivas y recomienda establecer unas bases mínimas que den continuidad a un proceso basado en una clara voluntad del Gobierno en aquello que como Gobierno puede hablar.

Enviado de ETA: Ustedes están realizando una lectura externa de la situación actual como si no estuvieran implicados. Nosotros no vemos claro lo que el Gobierno español está planteando. Queremos una respuesta positiva o negativa a nuestra pregunta. Puede que exista una reflexión distinta por parte del Gobierno a la hora de valorar lo «novedoso» de la coyuntura actual, pero, en todo caso, lo que no hay es una práctica distinta.

Enviado del Gobierno 1: El Gobierno no puede pronunciarse sobre lo que hagan otros estados (Parisen buruturiko atxiloketetaz ari dela dirudi). Estamos hablando de términos imprecisos. El Gobierno respeta todos los procesos democráticos: ahí está el acuerdo recién firmado en Vitoria (PNV-EA eta EHren arteko akordio parlamentarioaz ari da). No veo como el Gobierno no podría respetarlo.

Nosotros no planteamos este diálogo en términos de persuasión de una parte a la otra. Nosotros no queremos que dejen de ser independentistas, socialistas. Ustedes han puesto Lizarra. Ahora hay una confrontación política. No veo que nuestra respuesta no sea tan pertinente. No sé si se entiende.

Enviado de ETA: Pues no. Quizás porque hablamos distintos idiomas, pero todo lo que está planteando usted es muy abstracto, cuando nosotros estamos pidiendo concreción.

Enviado del Gobierno 2: "Las conversaciones en Argel fueron una catástrofe total, ellas mismas y sus consecuencias. Ese pedazo de la historia acrecienta las desconfianzas. Nosotros no hemos puesto dificultades para esta reunión". Mencionan el esfuerzo hecho para acatar todas las condiciones, "lógicas por su parte", para acudir. "Nosotros somos representantes del Gobierno español que está hoy gobernando, y que dentro de una fecha puede no estarlo. Mientras esté este presidente, sí sabemos que ninguna conversación será una trampa. Sería una barbaridad desde todo punto de vista".

Acto seguido hace una disertación académica sobre las diferencias entre Estado/Gobierno y presidente de Gobierno, distintas funciones y competencias.

El presidente de España no puede asumir compromisos que atañen al Estado: territorialidad (menciona "Navarra"). El presidente tiene funciones específicas en las que él puede decidir: disolución de la Cámara con el adelanto de las elecciones, nombramiento del Gobierno y el cambio del Gobierno, iniciativas legislativas... Pero, por ejemplo, el tema de Navarra o la modificación de ciertos estatutos no está entre sus poderes. No obstante, el Gobierno no impedirá un debate dentro de las instituciones. El presidente no puede reconocer por sí mismo, ni arrastrar a nadie a reconocer el de- recho de autodeterminación de determinados territorios. No tiene esa capacidad legislativa.

¿Qué se puede hacer? Si hablamos de buscar escenarios que hagan posible un clima de distensión (no sólo entre el Gobierno y la organización revolucionaria socialista ETA, sino del marco del que estamos hablando), ¿qué actuaciones favorecen un clima de diálogo y de actuación? Hay actuaciones que sí pueden favorecer. ¿Qué puede hacer el Gobierno? ¿Qué podemos hacer unos y otros? Venimos a salvar las desconfianzas". Manifestaron que venían "con las manos en los bolsillos", sin ninguna propuesta concreta.

Enviado de ETA: Nosotros estamos en tregua y los estados no.

Enviado del Gobierno 2: Todos nos sentimos coaccionados. Cabría explorar actuaciones que no signifiquen contrapartida. Actuaciones de desarrollo paralelo que crearan un clima de mayor confianza y de que el conjunto de las fuerzas actuantes puedan desarrollar iniciativas... Ha habido pocos contactos y han sido desastrosos. No repitamos errores.

Enviado de ETA: Manifiesta que es la primera reunión y que lo que hay que hacer es ir creando las condiciones de confianza que hoy en día no se dan. Para ello propone establecer un canal de comunicación estable fuera de las coyunturas. "¿Qué va a pasar después?, ¿cómo conseguimos que se respete la seguridad en el canal comunicativo?". En este punto se plantea: "¿Y la foto que han sacado a la entrada?", y se abre un paréntesis en que se comentan los movimientos anteriores a la reunión.

Enviados Gobierno: Nosotros no hemos sido, puede que haya otras fuerzas que quieran intervenir, hay sólo una persona que sabe de la existencia de la reunión excluyendo a los tres presentes. Insinúan si por nuestra parte los que han preparado la reunión son de confianza.

REPRESENTANTE ESPAÑOL-I: Estamos hablando de una vía de comunicación que aceptamos. Es necesaria la seguridad en los contactos, y por nuestra parte está garantizado, no nos ha acompañado nadie. Ayer a las once de la mañana nos hemos enterado de que la reunión iba a ser en X, luego nos hemos enterado que en Y, y ahora estamos en Z. En estas circunstancias, o en mejores, es posible consolidar una vía de comunicación.

Enviado ETA: En circunstancias futuras mejores... o peores.

Enviado Gobierno 1: En las actuales circunstancias el blindaje sería bueno, en otras no.

Enviado ETA: Hablamos de una vía de comunicación. No se trata de escenificar algo que sea estéril. Se trata de que cuando ETA quiera hablar con el Gobierno no tenga que ir a Madrid a tocar la puerta del Ministerio del Interior o cuando el Gobierno quiera contactar con ETA no tenga que ir al Petit Bayonne buscando contacto. Se trata de consolidar un canal comunicativo a salvo de coyunturas.

(Hay un silencio en el que el enviado del Gobierno 2 hace ademán de asentir ante la propuesta).

Enviado Gobierno 3: Quizás haga un pequeño salto, pero... ¿cómo tratamos esta reunión? ¿Cómo tratamos este contacto? Por nuestra parte ha habido secreto absoluto, sólo lo conoce el presidente. Y ni tan siquiera sabía dónde iba a producirse el contacto, está en Rusia. Podemos decir que ha habido un contacto sin decir dónde ni con quién.

Enviado ETA: Nosotros pensamos que va a ser difícil mantener que no ha habido contacto directo. En nuestro caso, si nos preguntan responderemos la verdad, aunque no se dan muchas ocasiones de que nos lo pregunten, así es que...

Enviados Gobierno: No van a mentir si les preguntan, claro. A nosotros tampoco nos va a preguntar nadie. En contactos con otra organización, se crearon suspicacias porque apareció en los medios de comunicación. No podemos controlar que salga en los medios, no tiene por qué ser secreto, aunque se pueden ocultar lugares y fechas. Pero nosotros no somos responsables de lo que dice la prensa. Eso es incontrolable. La falta de información favorece intoxicaciones a veces. Si siguen ustedes la prensa española...

Enviado de ETA: Cada vez menos.

Enviado del Gobierno 1: (...) habrán leído que me he reunido con un miembro de ETA en diversas ocasiones, que ETA me ha enviado no sé cuántos memorándumes y bulos de todo tipo...

Enviado del Gobierno 3: Hemos parado más de una historia...

Enviado de ETA: Sería mejor para todos evitar las especulaciones de la prensa.

Enviados del Gobierno: Todos de acuerdo.

Enviado de ETA (mirando al enviado del Gobierno 1): En el proceso irlandés la prensa ha sido más objetiva, los media han actuado mejor...

Enviado del Gobierno 1: Sigue con sus comentarios sobre la especulación informativa, y comenta la supuesta comunicación que la Organización envió al Foro de Lizarra sobre la no existencia de contactos, intentando achacar esa «fuga» de información a la Organización.

Enviado de ETA: Pero, ¿quién ha publicado esa información? ¿EL PAÍS”?

Enviado del Gobierno 1: Lo da a conocer Europa Press, se lo cuenta alguien a Europa Press.

Enviado de ETA: Eso les incumbe controlarlo a ustedes. Una cosa es la libertad de expresión y otra la libertad de tontería y con estos temas eso no se debe permitir.

Enviado del Gobierno 2: El que el presidente abriera la posibilidad con los tres interlocutores disparó las especulaciones. Si nos ponemos de acuerdo en dar publicidad a un acuerdo tipo “los representantes del Gobierno español han tenido una reunión con representantes de ETA”, sin hablar del intermediario, ni del lugar, ni de las fechas.

Enviado de ETA: Dejar las cosas en el aire se presta a la especulación... Podemos llegar a un acuerdo, si la palabra «acuerdo» no es mucho decir, de decir que ha habido una reunión entre ambas partes.

Enviado del Gobierno 2: De acuerdo, ustedes lo hacen antes.

Enviado de ETA: O conjuntamente.

Enviados del Gobierno: Discusión sobre la fecha más adecuada, alguien propone el 7 de junio, aniversario del intermediario, o el 6 de junio, aniversario de uno de los representantes españoles. Ante una posible utilización del tema electoralmente el enviado del Gobierno 1 propone hacerlo después de las elecciones, el 14 de junio.

Enviado de ETA: Plantea que ETA no se presenta a las elecciones.

Enviado del Gobierno 2: Por ahora.

Enviado de ETA: Y que no tiene problemas con la fecha.

Enviado del Gobierno 2: El Gobierno tampoco, "ya perdió todas las plumas que tenía que perder el 3 de noviembre... o se las puso".

Enviado de ETA: Propone aplazar esta cuestión para el final de la reunión.

Enviado del Gobierno 2: Esta vía de comunicación nos ofrece garantías de todo tipo, formales, la seguridad se ha cumplido escrupulosamente, sólo la sabe el Gobierno. Hay que proteger la identidad del intermediario.

Enviado del Gobierno 1: Lo que nosotros hemos hecho hoy es impensable: vuelta a X...

Enviado de ETA: Con San Egidio hubo seguimiento policial...

Enviado del Gobierno 3: A nosotros el ministro de Interior no nos informó lo de San Egidio. Sólo supimos lo de San Egidio por el intermediario...

Enviado de ETA: Pero si usted es del Ministerio del Interior.

Enviado del Gobierno 3: "Pero no me lo dijo el ministro". (Se puede decir que "se hacen los suecos").

Enviado de ETA: Pero nosotros cuando hablábamos con San Egidio, tenía una entrada directa con el ministro del Interior.

Enviado del Gobierno 3. San Egidio no tiene buena trayectoria ni bendiciones de la Santa Sede.

Enviado de ETA: A nosotros lo que nos importaba era el establecimiento de un canal de comunicación estable con el Gobierno español.

Enviado del Gobierno 3. Ese tema es una liada.

Enviado de ETA: Así pues, todo lo que venga ahora por otras vías no es válido.

Enviado del Gobierno 1. De lo que se trata es de mantener una vía a salvo de «contaminaciones policiales».

Enviado del Gobierno 2. Aquí no hay más interlocutores que nosotros.

Enviado de ETA. Dicen que la prensa no la pueden controlar, ¿y el CESID?

Enviados del Gobierno 2 y 3: Eso, más.

Enviado de ETA. Pues eso.

Enviados del Gobierno. Tomamos nota, recibido el mensaje.

Enviado del Gobierno 3. Realiza un discurso sobre cómo avanzar sin contraprestaciones, señala la necesidad de medidas, sin concretar qué tipo de medidas podrían ser, que construyan un clima de confianza.

Enviado del Gobierno 1: No venimos a convencerles de que dejen de ser una organización armada. Es una decisión suya en función de sus análisis. Eso será un desarrollo unilateral de ETA, por razones estratégicas, de evolución, de eficacia... No venimos a ver si ustedes van a mantener la tregua. Es ETA la que decide.

Hemos llegado a una situación de no violencia sin contactos, ninguna parte ha condicionado a la otra. Queremos que esto continúe, que haya un nivel de comunicación...

Queremos saber cómo se puede consolidar un escenario de cese de la violencia y de apertura a la normalización. Estamos muy interesados en crear un escenario de cese indefinido (definitivo) de la violencia. Pero también hay algunas conclusiones del proceso que hay que extraer. Se trata de acompasar en una misma dirección dinámicas distintas, que no tienen porque estar enfrentadas...

Enviado de ETA. Se dirige en euskara al intermediario señalándole que no entiende el fondo del planteamiento, es decir, qué tipo de dinámicas podría implementar ETA, estando como está en una situación de tregua indefinida, y en cuanto a lo que el Estado español podría hacer en opinión de ETA, lo compara con la situación de un niño pobre al que se le hace entrar en unos grandes almacenes de juguetes para que elija lo que quiera. En una palabra, que no ve la viabilidad del planteamiento.

Enviado de ETA: ... igual no merece la pena hacer pública esta reunión.

Enviado del Gobierno 2. La posibilidad de negociar con una organización armada es ilegal. No tenemos posibilidad de negociar la salida de las fuerzas armadas, el derecho de autodeterminación... Lo que aquí representamos no puede abordar ese tipo de cuestiones. La Constitución española no es inamovible, tampoco, creo, los estatutos, existen vías de cambio, que no conozco en detalle...

Enviado de ETA. Nosotros tampoco porque no nos interesa, quizás su desconocimiento se deba a que tampoco les interesa.

Enviado del Gobierno 2. No sé lo que pasa en el Estado francés. Si como objeto de estas reuniones se llegara a acuerdos de este tipo estaríamos reproduciendo Argel y no llegaríamos a nada, no podemos entrar. Lo que estamos intentando es consolidar el escenario que se abre tras setiembre en los territorios. Se abre un nuevo escenario, se producen acontecimientos que antes no se producían, hay una nueva realidad. ¿Cómo afecta esto al sistema político? No podemos conocer la respuesta ante modificaciones que se planteen en el Gobierno Vasco.

Hemos venido a buscar un clima de encuentro. Hay que ver si nos ponemos unos objetivos inalcanzables o inabordables o decimos, podemos buscar fórmulas de que manteniendo el escenario, sin una expresión más fuerte de la violencia... a dónde nos lleva...

Enviado del Gobierno 1. Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro, y dentro de esa lógica no pensamos que ETA se va a rendir. Sabemos que ETA tiene todavía capacidad mortífera. No pensamos que lo que nosotros les podamos decir sobre la lucha armada, sobre la violencia pueda modificar actuaciones de la Organización. Esa es la lógica de esta interlocución. Hemos hecho un esfuerzo. No venimos a la derrota de ETA.

Luego existe la lógica del Estado, a nivel jurídico. La lógica del Estado es una realidad que existe y que tiene su propia dinámica. Un diálogo en la estratosfera es venir a convencer, no tenemos vocación misional. Venimos a inaugurar otra dinámica. Vemos necesario un escenario común, de no suma cero, relaciones que acumulen para ambas partes.

Hemos hecho un esfuerzo de acercamiento hacia la lógica de la Organización...

Enviado del Gobierno 2. ¡Sin conocimiento de la otra parte! Ustedes pueden creer que conocemos por qué han tomado esa decisión. Pero no sabemos los porqués. Estoy interpretando. Tenemos dificultades porque no sabemos. Yo no he hablado nunca con nadie. Lo de Argel nadie lo conoce...

Enviado de ETA. ¿Los archivos de Argel estarán en el Ministerio?

Enviado del Gobierno 3. Les puedo asegurar que jamás he tenido contactos con Vera, que nunca le he saludado, las cajas fuertes estaban vacías. Eso sí, en la mente de todos ha quedado la idea del fracaso de Argel.

Enviado de ETA. Nosotros hemos planteado claro cuál es nuestro objetivo: la superación del conflicto, con todas sus formulaciones abiertas... No se trata de interpretar lo que está sucediendo desde fuera. Queremos saber qué piensa el Gobierno espa- ñol. Si tiene esa inquietud... Si existe un nivel de reflexión sobre el conflicto existente y su superación, qué tipo de cambios precisa.

Enviado del Gobierno 2. Si Aznar no admitiera la existencia de un conflicto ¬que es evidente, no hay más que ver la Historia y las hemerotecas¬, si no existiera ese conflicto no estaríamos aquí.

Hace 25 años el escenario era distinto, no había la Constitución española. No estamos hablando de un tema de competencias. Nadie sabía hace veinte años en qué situación nos íbamos a encontrar ahora y si nos preguntan que va a ocurrir dentro de 15 años, nadie puede responder.

Desde su lógica, el último momento sería: tres provincias más una más tres unificadas e independientes. Es claro que es lo que ustedes quieren. Por otro lado tenemos la Constitución española. No somos capaces de averiguar el futuro. Hay que crear una nueva dinámica y lo que decidan los ciudadanos. Si la mayoría del Parlamento español lo decide, si la mayoría de los ciudadanos lo decide, entonces O.K.

Un gobierno no puede poner encima de la mesa los objetivos de una organización y no hay más que hablar; otra cosa es si ustedes dicen que ese tipo de procesos no se producen en esta mesa. Si la Organización dice que mantiene la tregua. Si ustedes creen que en el nuevo escenario distintos tipos de estrategia son posibles, que puede haber líneas de comunicación que lo hicieran posible. No situar al Gobierno frente a la Organización.

Enviado del Gobierno 1. No quisiera que la intervención del Gobierno 2 llevara a punto muerto. Hay dos elementos que condicionan: el panorama de la violencia ha cambiado y hay una nueva articulación de las fuerzas políticas. Hay que hacer una valoración de las elecciones en torno a cómo los ciudadanos articulan lo que quieren y al nuevo consenso en torno a resolver el conflicto, y a las formas de no resolverlo pero sobrellevarlo. Todo depende de cómo evolucionen esos dos elementos, el futuro de los vascos pasa por ahí y eso el Gobierno lo valora.

¿Qué opina el Gobierno sobre el conflicto?, pregunta de doble vuelta... ¿Qué esperan ustedes de nuestra interpretación?

Enviado del Gobierno 2. Cuando en el 78 se aprueba la Constitución se podía imaginar el Estado español, porque así lo deciden los ciudadanos, que se iban a producir cesiones de soberanía como las que se están dando hoy en día (Europar Batasunari erreferentzia eginez). Los estados se han configurado con capacidad de decidir políticas monetarias, fiscales. Hay dinámicas abiertas. Se apuesta por un modelo pero nadie sabe a dónde va, ¿cuál va a ser la configuración de la Unión Europea dentro de veinte años?, ¿qué papel van a tener las regiones, las naciones? ¡No lo sabemos!

Enviado del Gobierno 1. Hace referencia a un documento de la izquierda abertzale sobre las diputaciones, la importancia que tienen. Hace poco tiempo era poco creíble que la izquierda abertzale entrara a hablar sobre diputaciones, territorialidad, foralidad. Hace cuatro años era hasta regresivo.

Enviado de ETA. Desde la izquierda abertzale hay un proyecto abierto. Nosotros tenemos una postura abierta ante el futuro. De lo que se trata es de saber si por parte del Gobierno hay una postura abierta o cerrada.

Enviado del Gobierno 1. Vemos posturas abiertas nominalmente, pero cerradas... La participación de Euskal Herritarrok en las instituciones es valorada positivamente.

No hay que ir hasta la construcción de la Unión Europea. Hay procesos de construcción abiertos... pero, ¿vamos al embudo de tomarlo o dejarlo?

Enviado de ETA. ¡Precisamente eso es lo que hay hoy!, o lo tomas o lo dejas...; lo mismo que hace 20 años, hace 30...

Enviado del Gobierno 1. Yo comprendo que el Estatuto no es de su agrado...

Enviado de ETA: Pone como ejemplo el hecho de que el euskara se halle proscrito en partes de Euskal Herria.

Enviado del Gobierno 2: Pone como ejemplo el hecho de que la política educativa en la CAV tampoco pueda ser del agrado de todos sus ciudadanos.

Enviado del Gobierno español 1. Yo no se cómo valoran ustedes el conflicto. Existe el conflicto; por otro lado hay un diseño institucional. Existe la pluralidad políticamente difícil de manejar. El conflicto como referencia explica cada vez menos. Hay conflictos en plural, como en toda sociedad moderna integrada. (Discurso extenso que tiene como eje el demostrar que de hecho el conflicto no existe como tal).

(Se produce un corto silencio)

Intermediario. Si me permitís una intervención.

Las dos partes sois factores... el proceso nos desborda. Yo creo que sería interesante que os hiciérais una pregunta: ¿Qué actuaciones de una parte y otra pueden favorecer salidas? Que éste fuera el tema de una próxima reunión. Cada cual creará las condiciones para una reflexión convergente. ¿Está claro?

Enviado de ETA. No para nosotros.

Intermediario. Sobre la mesa se ha puesto que éste no es un asunto que se va a solucionar en ella, sino que se va a lidiar en otro sitio... ¿Qué es lo que el Gobierno debería hacer para favorecer una dinámica de encuentro? y que el Gobierno por su parte dijera, si ETA hace esto u esto otro...

Enviado de ETA. Nosotros hemos expresado claramente que lo que pedimos al Gobierno español es el compromiso de respetar lo que Euskal Herria decida. No queremos otras dinámicas.

Enviado del Gobierno 2. Hay un elemento de fondo. Un gobierno puede hacer una negociación con las instituciones. Un gobierno no puede hacer un debate político con una organización armada, por ejemplo para cambiar la Constitución.

Enviado de ETA. En estos momentos hay un proceso abierto con una dinámica abierta. Lo que se pregunta es si el Gobierno es sensible ante esa situación.

Enviado del Gobierno 2. El Gobierno puede traer peticiones a esta mesa, pero no sabe qué piensa el PNV, ni el PP, ni el PSOE, ni los navarros. ¿Este equipo de interlocutores qué puede hacer para que no haya violencia? ¿Sirve para algo este tipo de encuentros?

Enviado de ETA. Plantea la reunión como una primera toma de contacto tras la cual cada parte tendrá que reflexionar sobre lo oído. Plantea dejar la puerta abierta a una segunda reunión, y mantener el canal de comunicación establecido hasta ahora. Insiste en la necesidad de que la comunicación sea escrita ante la actitud de los representantes del presidente de dejar la comunicación en manos del intermediario.

(Hay acuerdo en torno a estas cuestiones y se vuelve al tema de dar publicidad a la reunión)

Enviado de ETA. Plantea las necesidades de dinámica interna de comunicación y el compromiso de informar a las fuerzas políticas, sociales y sindicales comprometidas a su vez en el proceso democrático en curso. Plantea que sacará una nota de prensa dando cuenta escueta de la realización de la reunión.

(Hay consenso en que hay que evitar la creación de falsas expectativas)

REPRESENTANTE ESPAÑOL-III: Propongo que ustedes saquen un texto del tipo una nota de prensa: "Se ha producido un contacto entre representantes del Gobierno español y representantes de la organización ETA". Y nosotros respondemos que "es cierto".

Enviado del Gobierno. No consideramos esta reunión estéril. Ha habido un esfuerzo para trasladarles lo que pensamos; estamos de acuerdo en que en vista de lo hablado reflexionemos y estemos pendientes para un nuevo contacto.

Enviado de ETA. Plantea que para una nueva reunión sea el intermediario el encargado de la logística que evite a todos situaciones más o menos difíciles y esfuerzos desmedidos.

(El intermediario acepta y hay acuerdo en torno a este punto. Acerca del nuevo lugar, broma de mal gusto por parte del enviado del Gobierno 3 acerca de la posibilidad de realizar la reunión en el "Caribe". Acerca de las fechas el enviado del Gobierno 1 plantea en un primer momento que las vacaciones estivales no son las mejores... El enviado del Gobierno 2 coge al vuelo la inoportunidad de dicho planteamiento y plantea que, muy al contrario, pueden ser las mejores fechas, al hallarse todos ellos más o menos ilocalizables).

Enviado del Gobierno 3. El Estado no va a tender una trampa.