Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un diccionario para el progresismo

55 líderes políticos mundiales redefinen conceptos como educación pública, igualdad, crisis...

La Fundación Ideas quiere que éste sea el primer volumen de un Diccionario más completo

Jesús Caldera, Poul Rasmussen, Gordon Brown y el Felipe González. Ampliar foto
Jesús Caldera, Poul Rasmussen, Gordon Brown y el Felipe González. AFP

Con la A, alianza de civilizaciones. Con la C, capitalismo verde. El libro Work in progress parte del mismo concepto que un diccionario, pero evidentemente no lo es. Primero, porque en lugar de una Real Academia de la Lengua lo escriben 55 líderes y personalidades políticas internacionales. También porque recoge definiciones exclusivamente desde la perspectiva del progresismo.

Work in progress redefine 55 términos para dar comienzo, en teoría, a un corpus, un Diccionario de ideas para el progreso que "debería ver la luz a lo largo de estos próximos años". El libro es el resultado de las conferencias Global Progress, organizadas por la Fundación Ideas y el Center for American Progress, como las que hoy se han celebrado en Madrid.

Codesarrollo, educación pública, igualdad de la mujer, multiculturalismo, sindicalismo, sostenibilidad, tercera vía... Los términos escogidos "forman parte del imaginario progresista colectivo" y "definen" el tiempo actual, señala la Fundación Ideas, el vivero de pensamiento político del PSOE. Las definiciones de Work in progress ocupan de dos a tres páginas y su tono es, más que didáctico, de alegato político. La definición de liderazgo por el expresidente de EE UU Bill Clinton, por ejemplo, empieza así: "El domingo 12 de marzo de 1933, el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt se dirigió a toda la nación en un mensaje por radio..."

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz analiza los efectos adversos de la globalización 

La elección de los autores de las definiciones tampoco se ha dejado al azar. Así, el expresidente de Brasil Lula da Silva, que llevó a cabo una intensa lucha contra la desigualdad social, habla sobre el término pobreza: "El fin del hambre y de la pobreza a escala mundial es la condición esencial para construir un mundo mejor, con más igualdad, democracia y paz entre los pueblos y naciones".

Sobre el hambre habla también Jeffrey Sachs, profesor de Economía y director del Earth Institute en la Universidad de Columbia y asesor de la ONU: "(...) por su carácter cotidiano y persistente, el hambre no recibe la atención que suelen obtener las hambrunas". Al Gore, el que fue vicepresidente de EE UU y ha protagonizado grandes campañas de activismo contra el cambio climático, se encarga de explicar precisamente este concepto como una "crisis" que, desde su punto de vista, "nos ofrece la posibilidad de experimentar lo que pocas generaciones han tenido el privilegio de vivir: una misión generacional, el estímulo de un propósito moral".

Stiglitz habla de globalización

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz participa con su idea de globalización reafirmándose en su idea de que este fenómeno tiene "un enorme potencial siempre y cuando se gestione de la forma apropiada". El economista, que participó en las asambleas del Movimiento 15-M, reconoce que, a pesar del "potencial", la globalización no ha elevado todavía el nivel de vida en el mundo. La causa principal de su actual fracaso, asegura, es la liberalización del capital y de los mercados financieros.

En la cultura china el ideograma para escribir "crisis" y "oportunidad" es el mismo, subrayan González y Al Gore

El presidente del Partido Socialista Europeo, Poul Nyrup Rasmussen, se encarga de uno de los vocablos más espinosos: socialismo. Para ello pone el ejemplo de una madre joven en Copenhague, que lleva a su hijo a la guardería cercana, usa transporte público, ha conseguido su título en una universidad financiada por el Estado y gana un salario "decente". “Debemos recordar constantemente a la gente que debe ser suficientemente consciente de su buena suerte y estar contenta de pagar más de un 40% de impuestos. Bueno, contenta quizás sea un poco exagerado”, reconoce, "pero ciertamente lo bastante satisfecho con mantener lo mismo mes tras mes".

Al candidato del PSOE para las elecciones generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, le corresponde el término democracia: "No existe democracia sin sufragio universal libre, ni sin separación de poderes, pero tampoco podemos homologar como democracia, en pleno siglo XXI, un sistema político que no promueva la justicia social, no combata los modos de producción que pongan en peligro la dignidad humana, y no aumente de manera clara y decidida la transparencia y la participación abierta a una ciudadanía activa".

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se explaya sobre uno de los conceptos del inicio de su mandato, la Alianza de civilizaciones, que, recuerda, nació para "contribuir a poner fin a los prejuicios y las polarizaciones en torno a las civilizaciones, culturas y religiones". "Los riesgos de los conflictos entre las distintas culturas y religiones, cuyas consecuencias, por desgracia, conocemos demasiado bien, justifican con creces la iniciativa de la Alianza y nos animan a que, con el esfuerzo de todos, sea cada vez más operativa", dice el presidente del Gobierno.

16 líderes y exlíderes políticos exigirán al G-20 un pacto global

Felipe González, expresidente del Gobierno socialista, se apunta a explicar la crisis con afán un poco más didáctico: "Para nuestra cultura, legataria de Grecia y Roma, "crisis" significa la ruptura de un proceso. En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua tiene diversas acepciones", comienza, antes de destacar que en la cultura china "el ideograma para escribir "crisis" y "oportunidad" es el mismo". El mismo argumento que utiliza Al Gore en su texto.

El ex primer ministro británico Gordon Brown habla, por su parte, del “pacto global”. La petición de este acuerdo, precisamente, la suscribirán mañana 16 líderes y exlíderes políticos que exigirán al G-20, entre otras cosas, el impulso al empleo, más protección del medioambiente y los derechos laborales y una fiscalidad “más justa”.