Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy promete deducir 3.000 euros a los autónomos por su primer empleado

“Es lamentable que las administraciones no paguen”, dice ante los gestores valencianos

El presidente valenciano, Alberto Fabra; el líder del PP, Mariano Rajoy, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.
El presidente valenciano, Alberto Fabra; el líder del PP, Mariano Rajoy, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Mariano Rajoy sigue desgranando sus propuestas para revitalizar la economía, y todas van en la misma línea de pensamiento tradicional liberal: reducción de la Administración, aunque sin concretar los recortes que se anuncian, y bajadas de impuestos para ayudar a los emprendedores. Nada hay de subidas de algunos impuestos para mantener los servicios sociales y repartir mejor las cargas de la crisis, la línea defendida por Alfredo Pérez Rubalcaba.

El líder del PP ha profundizado hoy en Valencia los detalles de ese plan con una propuesta novedosa: ha prometido una ayuda de 3.000 euros para cualquier autónomo que se decida a dar el paso y contrate a un trabajador. Rajoy lo ha explicado de forma muy confusa, y aunque en el equipo económico trataban de aclarar en qué consistirá finalmente la medida, y si es una ayuda o una desgravación, un documento oficial del PP señala que será “un apoyo fiscal por importe de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador que no tenga la condición de socio de una empresa de nueva creación”.

Rajoy ha presentado un plan con hasta 14 puntos concentrados en bajadas de impuestos para pymes –del 25% al 20% en sociedades para las que facturen menos de 5 millones y del 30% al 25% para las que estén por debajo de 12 millones- y facilidades para lograr que se pueda crear una empresa en España en 24 horas. Además ha insistido en que el PP reformará la negociación colectiva para que prime la negociación dentro de la empresa, lo que reducirá el poder de los sindicatos.

Ya en el discurso político, Rajoy se ha dedicado a plantear una reducción de la Administración en línea con lo que antes había señalado Alberto Fabra, presidente de la Generalitat valenciana desde la dimisión de Francisco Camps, ausente en el acto y al que nadie citó. Fabra, que dirige una Administración con 150.000 funcionarios y graves dificultades financieras, llegó a decir: “La Administración debe ponerse a dieta. No genera empleo la administración, lo único que puede hacer la administración es destruir empleo”.

Que las Administraciones no paguen es lamentable. Si no tienes dinero en los Presupuestos no asumas gastos

Uno de los problemas de las pymes es precisamente que las Administraciones no pagan sus deudas. Rajoy no eligió Valencia para hacer este foro, que estaba previsto en Madrid. Lo movió forzado por las críticas de Rita Barberá, que se quejaba del maltrato al partido en esta comunidad tras la dimisión de Camps. Rajoy le ha dicho hoy que es una "alcaldesa emblemática, querida y eficaz como pocas".

Pero el hecho de que sea en Valencia provocó una situación extraña. Rajoy hizo un discurso durísimo contra las Administraciones que no pagan o que asumen gastos que no están cubiertos que aplaudieron a rabiar consejeros y exconsejeros de la Generalitat que protagonizan todos los días impagos, especialmente en Sanidad, donde la comunidad paga a más de 600 días.

“Empresas viables han tenido que cerrar porque no les pagaban. En 2010 la media era 93 de demora en privadas y 157 días en contratos con Administración. Que las Administraciones no paguen es lamentable, la primera obligación de una Administración es pagar. Si no tienes dinero en los Presupuestos no asumas gastos”, ha dicho Rajoy entre aplausos entusiastas de todo el Gobierno valenciano.

Rajoy a Rita Barberá: Eres una alcaldesa emblemática, querida y eficaz como pocas

Rajoy, que después de rechazar la mayoría de las medidas impopulares del Gobierno asegura que cuando gane pedirá ayuda a todos los partidos para sacar adelante sus medidas, obvió cualquier otro asunto que no sea la economía, incluido el terrorismo. A la entrada, los informadores le preguntaron qué le parecía la disolución de Ekin, la organización política vinculada a ETA, y contestó con un “Buenos días”.

Después lo explicó: “Otros quieren que hable de otras cosas, digo que no, voy a hablar de economía, empleo y  pensiones”. La estrategia es evidente, y la ha seguido durante toda la legislatura: economía, economía, y economía.