Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy no aclara qué hará con los recortes de Zapatero

Dice que la congelación de pensiones o el sueldo de funcionarios dependerá de la economía

No tiene decidido ni el ministro de Economía ni el numero dos por Madrid

Promete concordia, "superar el pasado" y gobernar "con orden"

No ve "un cambio sustancial" en la postura de los presos de ETA

Mariano Rajoy está cada vez más seguro de su victoria, pero no quiere aclarar cómo bajará el déficit al 4,4%, como ha prometido. Rajoy no ha aclarado si piensa mantener la congelación de pensiones o la reducción del sueldo de los funcionarios. No ha avanzado nada.

Preguntado expresamente para saber qué hará a final de año, cuando tenga que decidir si prorroga los Presupuestos -y por tanto la congelación de pensiones y la bajada de sueldo de funcionarios que tanto criticó el PP- o los modifica con un decreto, ha dicho: "Todo depende de cómo esté la situación de la economía en esos momentos (a finales de año). El Gobierno está marcando una previsión de crecimiento del 2% que no es real. Tendremos que ver las previsiones cuando tengamos que tomar esas decisiones y a partir de ahí veremos". A pesar de que ha dicho que su Gobierno será "previsible", ha asegurado que no tiene decidido ni siquiera quién será su ministro de Economía, ni su número dos en la lista de Madrid -previsiblemente Soraya Sáenz de Santamaría- y tampoco ha aclarado que hará con el impuesto de patrimonio. Rajoy no se compromete así a eliminar el impuesto de patrimonio, pese a sus críticas, ni tiene claro qué hará con las grandes partidas del Presupuesto.

Tendremos que ver las previsiones cuando tengamos que tomar esas decisiones y a partir de ahí veremos

Rajoy ha cambiado su papel. Ya no se ve como el jefe de la oposición, sino como el futuro presidente. Así que el día en que se convocan las elecciones, ha querido hacer un llamamiento a la concordia. Ha querido decir, curándose en salud, que el Gobierno anterior le deja "una herencia muy difícil de gestionar" pero enseguida se ha puesto ya en La Moncloa: "El reto es superar el pasado. Tengo la certeza de que entre todos vamos a superarlo". Rajoy no ha dado apenas apuntes de cómo sería su Gobierno, más allá de señalar que será "creíble" y gobernará "con orden".

En un tono patriótico, con mensajes de esperanza, Rajoy también ha querido dejar claro que, al contrario que el Gobierno, él no ve un paso significativo el comunicado de los presos de ETA. El que, si es presidente, tendrá que gestionar desde La Moncloa esta situación, ha dicho que no ve "un cambio sustancial" y que lo único que espera es un comunicado de ETA diciendo que se disuelve. Por último, se ha mostrado cauto con la polémica por la prohibición de los toros en Cataluña, aunque ha dicho: "No me gusta gobernar a base de prohibiciones. Creo en la libertad".