Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MARÍA BARREDA | Expresidente de Castilla-La Mancha

“He dejado una región más preparada para el futuro”

El dirigente socialista defiende la herencia dejada en la comunidad frente a los ataques del PP

José Maria Barreda Ampliar foto
José Maria Barreda EUROPA PRESS

Desde que el expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda (Ciudad Real, 1953), dejó la presidencia de la Junta tras las elecciones autonómicas del 22 de mayo se ha convertido en la diana de las críticas del nuevo Gobierno de la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, pese a que le ofreció colaboración antes de pasar a la oposición. El nuevo Ejecutivo insiste en responsabilizar de los problemas de déficit regional, incluso judicialmente, a “la herencia de Barreda”, que él reivindica.

Pregunta. El Gobierno de Cospedal sigue insistiendo en que el déficit real de Castilla-La Mancha es del 6,4% y no del 4,1% como dijo la ministra de Economía, Elena Salgado. ¿Qué opina del desfase?

Respuesta. Esto solo demuestra que el Gobierno del PP ha estado hinchando y exagerando las cifras para tratar de fijar en la ciudadanía una idea que no se corresponde con la realidad para justificar su inoperancia y sus tijeretazos en función de la herencia recibida.

P. Durante su mandato, Castilla-La Mancha se convirtió en la comunidad con más déficit.

R. Yo soy un presidente autonómico, no un contable, y no afronto la política con esa mentalidad. Hay que lograr la sostenibilidad del sistema pero cuando llegué a la Junta, Castilla-La Mancha tenía un déficit histórico más importante. Somos la comunidad con más déficit pero también la que más ha invertido en educación, la que mejor sanidad pública tiene, la mejor comunicada por autovías, la mejor en atención a la dependencia... He dejado una comunidad mucho mejor preparada para el futuro.

P. Desde la nueva Junta se le reprocha su mala gestión y se le tilda de derrochador por gastar más de lo que debía.

R. Teníamos unos niveles de ingresos altos gracias al impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y habíamos diseñado un plan de inversión en proyectos de sanidad y servicios públicos. En 2008, cuando cayó abruptamente el sector inmobiliario, ese nivel de ingresos bajó y nos vimos afectados de la noche a la mañana, pero no renunciamos a mantener los proyectos emprendidos.

P. Cospedal ha presentado su plan de ahorro de 1.815 millones de euros como el único posible para terminar con la dura situación económica de la comunidad. ¿Hay otras fórmulas?

R. Es cierto que debe hacerse un esfuerzo de austeridad, pero desde luego que el único plan posible no es el de Cospedal. Ella se centra en el recorte de gastos pero habría que buscar el ajuste haciendo hincapié en el incremento de ingresos. El PP ha suprimido profesores interinos, nosotros contratamos a 15.000 docentes más, a 2.000 agentes forestales... En el plan de equilibrio presupuestario que mi Gobierno presentó el pasado abril se consideraron nuevos impuestos para gravar la energía nuclear, los molinos eólicos e incluso se barajó aumentar el tramo del IRPF transferido para las rentas más altas. Además, hemos reclamado al Estado en los tribunales casi 1.000 millones de euros por aplicación indebida del sistema de financiación.

P. Pero el Ministerio de Economía no dio el visto bueno a ese plan de ajuste porque no era suficiente para alcanzar los objetivos de déficit.

R. Establecer los indicadores de déficit en relación con el PIB regional es una trampa para las comunidades más atrasadas, que tenemos un PIB más reducido.

P. Usted tendió la mano a Cospedal en su nueva etapa como presidenta de Castilla-La Mancha, pero entre el PP y el PSOE solo se escuchan reproches.

R. No para de hablarse de la deuda y del déficit regional cuando cualitativamente es irrelevante respecto al total de la cifra nacional y todo se debe a la voluntad política de Cospedal de poner el foco en Castilla-La Mancha. Me gustaría que se pusiera la lupa de la misma forma en Murcia o Valencia. Dicho eso, en algunos temas podría haber habido acuerdo.