Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arrepentido del 'caso Andratx', encarcelado en Palma

El funcionario Jaume Gibert ha sido culpado de cobrar un soborno de 3.000 de un constructor

Ya hay tres corruptos con condenas firmes por el escándalo urbanístico en Baleares

El excelador de obras de la localidad mallorquina de Andratx, Jaume Gibert. Ampliar foto
El excelador de obras de la localidad mallorquina de Andratx, Jaume Gibert. EFE

Tres corruptos con condenas firmes por el escándalo ligado al urbanismo salvaje del caso Andratx ya cumplen condena en la cárcel de Palma. El último, anoche, Jaume Gibert. Este funcionario celador de obras y promotor ingresó en prisión al acumular cuatro penas firmes, la mayor de ellas de 20 meses. Gibert es un arrepentido, colaborador con la Fiscalía Anticorrupción con la que pactó rebajas penales a cambio de reconocer su culpabilidad y delatar a sus cómplices.

En 2006, Gibert ingresó inicialmente en prisión, tras ser detenido al estallar el caso junto al exalcalde del PP, Eugenio Hidalgo, y el exdirector general de Ordenación del Gobierno de Jaume Matas, el funcionario de Andratx, Jaume Massot. Los tres están ahora encarcelados otra vez en el centro penitenciario de Palma.

Jaume Massot ha acudido hoy esposado a la Audiencia de Palma para ser juzgado por una nueva causa y afronta una posible pena de tres años y medio. En la vista, uno de los principales acusados, un constructor, ha cambiado su versión y carga la responsabilidad contra el arrepentido Jaume Gibert. El empresario acusa a Gibert de pedirle un soborno (un sobrepago en la venta de un yate) a cambio de una certificación urbanística para levantar una casa ilegal. Inicialmente el empresario culpó a Massot. La vista ha quedado suspendida temporalmente.

Gibert pactó rebajas penales con la fiscalía a cambio de reconocer su culpa y delatar a sus cómplices

El testimonio inculpatorio global -y delator de sus socios en negocios clandestinos- de Gibert fue determinante en varias de las condenas que acumulan el ex alcalde Hidalgo, cuatro años- y el excerebro de Urbanismo de Jaume Matas, Jaume Massot, que suma ocho de penas. Jaume Gibert, que tenía negocios inmobiliarios con el alcalde y otros funcionarios de Andratx, negoció con los fiscales tras pasar preventivamente 66 días interno en el centro penitenciario,en dos entradas y salidas. Pactó una pena global de cinco años como máximo por las distintos delitos asumidos en diferentes causas.

Los arrepentidos se benefician de las atenuantes de muy calificada colaboración con la Justicia, con una posible rebaja de dos grados de las penas. La declaración judicial de autoinculpación implica la confesión de supuestas complicidades con otros imputados, que quedan incriminados, como sucedió hasta ahora en el caso Andratx. En el caso hay 70 piezas penales diferentes. En los juicios celebrados se han constatado delitos de falsedad documental, cohecho, prevaricación urbanística y contra la ordenación del territorio, entre otros.